fbpx
24/09/2022 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

‘Orphée’ de Philip Glass levanta el telón del Teatro Real en el Canal: surrealismo de Cocteau para el mito (con homoerotismo latente)

20 septiembre, 2022
Léetelo en 2 minutos

Un reparto de auténtico lujo protagoniza el estreno en España de esta ópera sobre el mito de Orfeo, con el que comienza la temporada del coliseo madrileño.

Si algo bueno tienen los años noventa del siglo pasado es que rompieron con todas las fronteras que ponían puertas al campo de la creación artística. Se llegó a un punto de onanismo cultural tan bestial que solo importaba lo que hacía el creador, sin que lo que pensase el espectador tuviese mucha importancia.

Se creaba por el propio placer del artista, sin tener en cuenta el placer que esa creación pudiese generar en el espectador. Todo ello amparado por el paraguas –una especie de mantra– de que la misión de los ‘hacedores de cultura’ era remover los cimientos de la comodidad burguesa que, en el caso de la ópera, pagaba por las caras entradas de los patios de butacas. Era la evolución natural del épater le bourgeois de finales del XIX y principios del XX.

Pero si algo bueno ha traído este –por ahora– caótico siglo XXI en ese tema es poner un poco de cordura. La burguesía ya viene epatada de casa desde hace muchos años, y no hace falta seguir en ese empeño. Eso se nota en esta impecable producción de Orphée, de Philip Glass, que llega a los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid, y que levanta el telón de la temporada 22-23 del Teatro Real.

La colaboración entre ambos coliseos madrileños está resultando de lo más fructífera, y la Sala Roja del Canal es perfecta para la puesta en escena de esta ópera de cámara –inspirada en el mito de Orfeo y la película de Jean Cocteau de 1950– que Glass estrenó en 1993 en Massachusetts.

Relacionado

Ahora llega a Madrid con un reparto que no puede ser más perfecto. Todos y cada uno de los protagonistas están espléndidos en su papel, tanto a nivel canoro como actoral, en un montaje sobrio y elegante, con un arranque con una gran dosis de homoerotismo en torno al personaje de Cégeste, maravillosamente cantado e interpretado por el tenor cordobés Pablo García-López, papel que se alterna –hay un doble reparto– con Emmanuel Faraldo (también dan vida al reportero y a Glazier).

El propio cantante nos define a sí esta especie de obsesión de su personaje, con tintes homoeróticos: “Cégeste es muy singular y complejo. Orfeo se obsesiona con él, con ese ‘algo’ de los artistas que ese joven tiene y no lo encuentra dentro de sí…, y nace esa especie fijación que va más allá de la parte artística o sexual“, nos dijo en una reciente entrevista.

Pablo García-López, como Cégeste; Mikeldi Atxalandabaso, Heurtebise, y Sylvia Schwartz, Eurídice. [Fotos: Pablo Lorente, Teatros del Canal]

Los barítonos Edward Nelson y Alejandro Sánchez dan vida a Orfeo; las sopranos Sylvia Schwartz y Natalia Labourdette, a Eurídice; las sopranos María Rey-Joly e Isabella Gaudí interpretan el rol de la princesa; los tenores Mikeldi Atxalandabaso e Igor Peral, el de Heurtebise; la mezzosoprano Karina Demurova, a Aglaonice; los bajos Cristian Díaz, al poeta, y David Sánchez, al juez. Un reparto, insistimos, impecable para esta apuesta escénica de Rafael Villalobos, limpia y clara, que despoja la escena del surrealismo de Cocteau para centrarse en la música.

Edward Nelson como Orfeo y Sylvia Schwartz como Eurídice, en un momento del montaje de Orphée que inaugura la temporada del Teatro Real en los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid.

La obra, como hemos apuntado, fue estrenada en 1993 en el American Repertory Theater de Cambridge, Massachusetts, y está basada en la película homónima de Jean Cocteau de 1950, a su vez inspirada en el mito de Orfeo. En el foso, Jordi Francés demuestra la versatilidad de la Orquesta Sinfónica de Madrid, titular del Teatro Real. Una vez más, los cuerpos estables del teatro demuestran la capacidad de nuestro principal coliseo operístico de enfrentarse (y muy bien) a cualquier estilo musical.

La soprano María Rey-Joly, la princesa, y el tenor Pablo García-López, Cégeste.

Orphée es una parábola de la vida de un poeta obsesionado consigo mismo y con la inmortalidad. En compañía de Heurtebise y de una misteriosa princesa, los personajes transitan entre el mundo de los vivos y los muertos a través de espejos comunicantes, habitando un reino desconocido e intermedio entre ambas dimensiones.

Con estas funciones de Orphée, el Teatro Real se une a la conmemoración del centenario de nacimiento de María Casares, la legendaria actriz gallega que protagonizó la trilogía fílmica de Jean Cocteau, y quien, exiliada en Francia, se convirtió en la predilecta de grandes nombres cinematográficos como Robert Bresson, Marcel Carné y el propio Cocteau, además de primera figura de la Comédie Française y del Teatro Nacional Popular.

Relacionado

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.