De Paul B. Preciado a Alana S. Portero: sobre lo trans y la magia que contar

En un año en que Alana S. Portero ha publicado la celebrada novela 'La mala costumbre' y Paul B. Preciado estrena la película 'Orlando. Mi biografía política', hay que celebrar la nueva narrativa trans.

paul B. preciado Alana S. Portero Ivan Soldo Shangay
paul B. preciado Alana S. Portero Ivan Soldo Shangay
10 octubre, 2023
Se lee en 3 minutos

Temas: ,

Roberta Marrero reflexiona sobre lo que suponen para la narrativa trans las aportaciones de dos creadores que este año están dando mucho que hablar, Alana S. Portero y Paul B. Preciado.

Con sus más recientes trabajo están logrando un impacto que ha sobrepasado ya nuestras fronteras, y lo que supone esto para la visibilidad trans es algo que merece la pena celebrar.


 

“Hay que ser absolutamente moderno.”
Arthur Rimbaud. Una temporada en el infierno.

Año 2023. Lo que me viene a la cabeza ahora es la magia. 2+0+2+3=7. Número impar, número trans. Lo trans (pienso en esta madrugada en la que me he desvelado y me he puesto a escribir, esta madrugada en la que como diría Rimbaud he sentado a la belleza en mis rodillas) para mí es impar. Somos por lo menos tres personas: la que nos dijeron que éramos al nacer, la que nosotros decimos que somos y esa tercera persona del singular plural que es ser trans, la persona social; ese monstruo divino de dos cabezas que camina a través de ese fuego llamado sociedad.

«Ser trans es un ejercicio de arte, de esoterismo individual»

Lo trans para mí es también un acto de magia. Como lo es el número 7. Alan Moore define la magia como el hecho de cambiar la realidad a través del acto de la voluntad, él lo asocia a la creación artística y yo digo que ser trans es un ejercicio de arte, de esoterismo individual, somos místicos del género, nos transfiguramos en un rito sagrado e individual para cambiar así la sociedad de manera colectiva.

Paul B. Preciado Alana Portero Shangay

Año 2023. Dos artefactos culturales maravillosos, dos gabinetes de objetos hermosamente raros, creados por dos personas trans ven la luz: la novela La mala costumbre, de Alana S. Portero, y la película Orlando. Mi biografía política, de Paul B Preciado. La alquimia era al final posible, ambos han descubierto cómo crear oro desde sus corazones, desde sus manos, desde el arte. Porque los corazones, las manos y el arte de Alana y Paul están hechos de ese material metálico que llamamos carne pero que ellos convierten en oro. Buenos, ellos son oro, eso es así.

Año 2023. Las personas trans contamos nuestras historias a través de la autobiografía, en el caso de Paul, y de la ficción en el de Alana, de una manera que es nueva. No porque antes las personas trans no hubiesen hablado ya en primera persona, cada hombre y mujer trans que ha formado parte de la historia hablaba desde el yo, desde su sangre, pero la mayoría de las veces lo hacían desde la mirada escandalosa y amarillista de la prensa, la televisión o las consultas médicas, siempre bajo el control y el deseo del otro.

Yo no reniego de esta parte de nuestra historia, estoy en paz con ella, gracias a los tabloides de la cultura popular hemos podido acceder a las historias de Christine Jorgensen o La Veneno. Sus personas fueron presentadas al gran público como monstruosas pero fascinantes, exotizantes pero cercanas; nosotras, que somos hijas del camp y de lo bastardo, sabíamos ver estas representaciones cis crueles y al mismo tiempo deseantes y fetichistas como joyas de fulgor cegador en el árido desierto de la cultura dominante.

Alana y Paul, sin renunciar a esta historia sensacionalista que es también (para bien y para mal) nuestra historia, paren dos monumentos a lo trans que son, a mi parecer, herederos del punk y su máxima “háztelo tú mismo”: creemos aquello que no existe. Dos diamantes magníficamente transexuales tallados con manos de plata de cuchillo, porque, sí, Paul y Alana son orfebres. Creadores de lujo, democratizadores del lujo, joyeros para las masas.

También son aristócratas, como lo era la Ocaña, como lo era Rimbaud, que abre este texto; personas tocadas por un don divino al nacer, pertenecientes a un linaje antiguo, el linaje de las travestis, de las desclasadas, de la silicona, de las hormonas, de las cirugías, de lo clandestino, de la magnificencia de vivir en el éxtasis y el dolor.

Año 2023. ¡Qué gran momento para estar vivas! Lean a Alana, vean la película de Paul. Amen, follen, hagan de sus vidas una obra de arte, atrévanse a ser frágiles, vayan a que les lean el tarot, digan a sus amigas que las quieren, compren flores, sean políticas y abominablemente bellas y, sobre todo, hagan este pequeño ritual mágico casero: enciendan una vela por el alma de todas aquellas personas trans que no tuvieron el privilegio de poder contar sus historias. WE LOVE YOU ALL.

ROBERTA MARRERO ES ARTISTA PLÁSTICA Y ESCRITORA. SU ÚLTIMA OBRA PUBLICADA ES TODO ERA POR SER FUEGO (CONTINTA ME TIENES)
ILUSTRACIÓN: IVÁN SOLDO

Shangay Nº 564
Portada de la revista Anuario 2023
  • Junio 2024
Shangay Voyager Nº 39
Portada de la revista Shangay Voyager 39
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023