22/01/2020

Grace Jones: “¿Qué más da la edad que tenga?”

19 abril, 2016

SHANGAY ⇒ ¿Estás disfrutando con el interés que está despertando el disco que marca tu retorno a la actualidad musical?
GRACE JONES ⇒ Mucho, porque me encanta el disco que estoy presentando, un álbum que nació de manera accidental. Grabé la canción Devil in my Life como una simple colaboración para el disco de un proyecto llamado Biomechanics, en el que estaba Ivor Guest, que acabó siendo coproductor de Hurricane. El grupo se disolvió antes de terminar su disco, y Ivor y yo decidimos trabajar en un proyecto mío, recuperando canciones que compuse hace diecinueve años y componiendo otras nuevas. Nos salieron suficientes para dos discos, pero nos concentramos en uno. Cuando estuvo terminado pensé: “¡Voy a presentarme a presidenta con este álbum!” [risas]. Y así estoy, en plena campaña…

SHANGAY ⇒ No es habitual que una artista de de tu prestigio y experiencia se embarque en una campaña promocional tan intensa…
GRACE JONES ⇒ Si lo hago es porque estoy orgullosa de mi álbum. Hay gente que tiene el valor de promocionar discos muy malos; yo no lo haría nunca. Como estoy tan contenta con mi trabajo, disfruto dándolo a conocer. Y más que voy a disfrutar cuando lo presente en directo.

SHANGAY ⇒ ¿Será una gira extensa?
GRACE JONES ⇒ Bastante. Arrancamos en Australia en unos días y seguiré hasta finales de enero en Inglaterra. Y en marzo empezaremos con el resto de Europa.

SHANGAY ⇒ ¿Ofrecerás un gran show con muchos artificios, a lo Madonna?
GRACE JONES ⇒ ¡No, no tendrá nada que ver con lo que hace Madonna, será al más puro estilo Grace Jones! Lo mío es, como siempre fue, performance art. Todo gira en torno a mí y a mi voz, y me acompaña una gran banda. Nunca he estado mejor de voz, así que pienso cantar como nunca. Nada de playback [risas].


“HOY TODO EL MUNDO ES UN ICONO O UNA LEYENDA, SON TÉRMINOS DEMASIADO TRENDY”


SHANGAY ⇒ En el Reino Unido solicitaste expresamente que querías dedicar un día de promoción para prensa gay, y también has accedido a esta entrevista, aunque técnicamente estás completamente centrada en tus ensayos. ¿Por qué estas facilidades?
GRACE JONES ⇒ Porque muchos gays me llevan apoyando desde los inicios de mi carrera; me parece normal tener algún detalle con ellos. Así aprovecho para dejar clara mi fidelidad hacia la escena gay: si salgo de noche, siempre me verás en una discoteca gay. No solo porque en ellas todo el mundo se divierte, sino porque a mí también me dan carta blanca para hacerlo.

SHANGAY ⇒ ¿Disfrutas siendo el centro de atención para tu público?
GRACE JONES ⇒ Es algo a lo que estoy acostumbrada, simplemente. Crecí en un ambiente muy religioso, hay muchos sacerdotes en mi familia, y me enseñaron que tenía que ser ejemplo para los demás con todo lo que hiciese en la vida. Siempre he detestado esa noción, y aunque acepto que llamo la atención, solo espero que a estas alturas no sea ejemplo para nadie. ¡No quiero serlo!

SHANGAY ⇒ ¿Se hace duro escuchar constantemente que eres un ‘icono’ y una ‘leyenda’?
GRACE JONES ⇒ Son palabras a las que no presto atención; pienso que solo se deberían utilizar para referirse a ti una vez que has muerto, y así no tendrías que escucharlas. Hoy día parece que todo el mundo es un icono o una leyenda, son términos que se utilizan con demasiada facilidad: son trendy. A mí no me gusta lo trendy.


“MUCHOS GAYS ME LLEVAN APOYANDO DESDE LOS INICIOS DE MI CARRERA, ES NORMAL QUE TENGA ALGÚN DETALLE CON ELLOS”


SHANGAY ⇒ ¿Qué te parece que a artistas como Beyoncé ya se las considere iconos?
GRACE JONES ⇒ Excesivo, obviamente. Pero te diré que Beyoncé me cae bien como persona. He hablado con ella un par de veces, porque va a la iglesia donde predica mi hermano, en California. Es una chica muy espiritual, y eso me gusta.

SHANGAY ⇒ ¿Has tenido tú muchos iconos a los que has admirado a lo largo de tu vida?
GRACE JONES ⇒ Por supuesto. Marlene Dietrich, Greta Garbo, Bette Davis, Joan Crawford, Nina Simone…, artistas con un estilo único. Y hay muchos más… ¿Cómo se llama esta artista negra…? Una que triunfó en el París de los años 20… Perdona, no he fumado hierba pero ahora mismo mi memoria no funciona bien, demasiada información almacenada [risas]. ¿Recuerdas tú a esa artista que actuaba con una falda decorada con plátanos? ¡Eso es, Josephine Baker, gracias! Y se me ocurren muchos más nombres: Humphrey Bogart, Clark Gable, Isaac Hayes, Helmut Newton, Andy Warhol… La lista es interminable.

SHANGAY ⇒ Esperábamos una portada brutalmente llamativa para Hurricane y nos encontramos con moldes de chocolate de tu cabeza en ella. ¿A qué sabe una Grace Jones de chocolate?
GRACE JONES ⇒ [Risas] ¡Sabe muy intensa! Fue idea de Banksy [artista británico cuyos grafitis callejeros valen su peso en oro] que toda la sesión de fotos del disco se desarrollase en una fábrica de chocolate. Pues no sabes el colocón que nos cogimos todos los involucrados en las fotos. Porque el chocolate tenía un olor muy fuerte, y te provocaba un subidón increíble. Yo miraba a mi alrededor mientras posaba y veía a todo el mundo sonriendo, fue muy gracioso. Y lo cierto es que la imagen que ha acabado en la portada tenía que haber estado en la contraportada. ¿Te puedes creer que se nos olvidó hacer la foto que habíamos previsto como imagen central del disco? Pues así fue.

SHANGAY ⇒ Siempre te has rodeado de grandes artistas para desarrollar cada proyecto. Ahora es Banksy como en su momento fue, por ejemplo, el fotógrafo Jean-Paul Goude. Juntos creasteis imágenes inolvidables a la vez que desafiabais estereotipo relacionados con el género y la raza…
GRACE JONES ⇒ Lo sé. ¿Y sabes que hemos vuelto a trabajar juntos hace unas semanas? Ha sido una experiencia increíble, siempre hemos sabido retroalimentarnos en busca del mejor resultado. Y a Jean-Paul le ha encantado mi disco, además. En esta ocasión hemos hecho un reportaje para una revista estadounidense en el que apareceré desnuda devorándome a mí misma [explota a reír].

SHANGAY ⇒ Un nuevo tabú que derribaréis, porque no es habitual que una artista de tu edad se muestre alegremente desnuda…
GRACE JONES ⇒ ¿Por qué no hacerlo? En su día pasé una etapa de hippy nudista, y algo se me quedó para siempre. De vez en cuando resulta sano prescindir de la ropa y mostrarte tal cual eres; yo me siento muy cómoda al hacerlo. ¿Y qué más da la edad que tenga? Yo veo a mujeres desnudas en las playas de Ibiza de ochenta o noventa años y no me escandalizo. Por suerte, tengo una piel estupenda y puedo permitírmelo.


“¡YO NUNCA HE TENIDO EXIGENCIAS PROPIAS DE UNA DIVA!”


SHANGAY ⇒ ¿Has necesitado recurrir a la cirugía estética en algún momento?
GRACE JONES ⇒ Jamás dejaría que nadie me pusiera un aguja o un bisturí encima por motivos estéticos, ¡nada de eso! A mucha gente que conozco y que se ha operado me cuesta reconocerla, parecen anfibios salidos de una película de ciencia-ficción. Yo quiero envejecer de forma natural, y afortunadamente he sido bendecida con una genética estupenda. Mi padre murió hace unos meses a los ochenta y cuatro años sin una arruga en la cara, y mi madre va hacia los ochenta y no tiene ni las líneas de expresión marcadas. Yo voy por el mismo camino.

SHANGAY ⇒ Como además vistes tan bien, aún mejor.
GRACE JONES ⇒ La moda es otro de los pilares de mi personalidad como artista. Y pienso aprovecharme de que sé coser desde que era niña, así que no tardaré en lanzar mi propia colección de ropa, con la que pretendo recaudar dinero para la lucha contra el sida. Se llamará Grace Aids Art. Por ese motivo, hace poco tuve que negarles a Dolce & Gabbana el permiso para utilizar imágenes mías en una serie de camisetas. ¡Necesito esas imágenes para mi propia línea!

SHANGAY ⇒ En Hurricane muestras dos perfiles, el fiero al que nos tienes acostumbrados y uno más frágil en cortes como I’m Crying (Mother’s Tears). ¿Es buen momento para mostrar que no eres tan dura y autosuficiente como pareces?
GRACE JONES ⇒ No es la primera vez que muestro mi lado más suave, ya lo había hecho antes en canciones como I’ve Done It Again, que no recuerdo en qué disco está [Nightclubbing]. Pero sí es verdad que en esta ocasión lo muestro de un modo más intenso, en Williams’ Blood y Mother’s Tears. Me gusta cultivar la versatilidad que me brinda mi voz. Así que no te extrañes si en mi próximo disco incluyo temas de corte operístico…

SHANGAY ⇒ ¿Volverás a hacer algún día música de baile?
GRACE JONES ⇒ Yo creo que toda mi música se puede bailar. Aunque reconozco que ahora me atrae más cultivar mi vena jamaicana. Aun así, hay cosas a la vista. ¿Has escuchado el Aeroplane Mix de Williams’ Blood? Pues hay más remixes previstos de futuros singles.


“QUIERO ENVEJECER DE FORMA NATURAL, Y POR SUERTE HE SIDO BENDECIDA CON UNA GENÉTICA ESTUPENDA”


SHANGAY ⇒ ¿Serán tus exigencias para la nueva gira tan estrambóticas y excesivas como se rumorea que siempre han sido?
GRACE JONES ⇒ ¡Yo nunca he tenido exigencias propias de una diva! [risas]. Jamás he incluido locuras innecesarias en mis riders, me resulta curioso que corra ese rumor. Lo único que siempre exijo en mi camerino es pescado crudo, porque se digiere bien, y ostras, muchas ostras, porque me dan energía para los conciertos. Y champán, claro. No solo para bebérmelo yo, también para compartirlo con los invitados que pasan a saludarme tras los shows. Aunque al final siempre suelo llevarme una botella al hotel para mi disfrute personal… ¿Qué tienen esas peticiones de extrañas? Si hiciera que me trajeran ostras de fuera del país cuando no es temporada lo entendería, pero nunca haría algo parecido. Si resulta complicado conseguirlas, pido sashimi y ya está. En cuanto al champán, siempre he bebido Cristal, desde mucho antes de que los raperos lo convirtiese en sinónimo de ‘bling’. Un concepto que no me interesa nada, lo siento.

SHANGAY ⇒ ¿No te llama la atención la actual cultura asociada a las celebridades?
GRACE JONES ⇒ No, el ‘universo bling’ destila mal gusto. Yo adoro el glamour auténtico. Por eso verás que para mi look actual utilizo máscaras de Philip Treacy y diseños de Issey Miyake o Azzedine Alaïa. Ni mi público ni yo merecemos menos.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.