18/08/2019

Fernando Grande-Marlaska, el ministro del Interior que fue Premio Shangay

7 junio, 2018
Léetelo en 4 minutos

Su nombramiento ha gustado. Y mucho. Fernando Grande-Marlaska es el nuevo ministro del Interior del Gobierno de Pedro Sánchez. Y en el año 2010 fue Premio Shangay. Lo recogió en una emocionante gala que se celebró en el Teatro Coliseum de Madrid, en plena Gran Vía. Cinco años antes se había casado con Gorka.

Era el décimo aniversario de nuestros premios, y nuestro director, Alfonso Llopart, explicaba entonces los motivos por los que Shangay le daba el galardón: «Es muy importante que un juez de su categoría haya dado este paso y esté fuera del armario. Es un gran referente para toda la comunidad LGTB. Y me parece también muy importante que sea una ministra, Bibiana Aído, quien haya querido entregarle el premio en la gala» [Aído era entonces ministra de Igualdad].

El juez de la Audiencia Nacional había hecho pública su homosexualidad en el año 2006 a través de una entrevista con Rosa Montero en El País Semanal, y en Shangay quisimos premiar su apoyo por la visibilidad LGTB.

En esos años era una de las personas más queridas y respetadas de España. Esa visibilidad era muy necesaria entonces, como lo sigue siendo hoy. 

Esta salida del armario causó sensación en su momento. Años más tarde, contó cómo se había gestado: “Todo fue muy anecdótico. Yo me casé en octubre de 2005 y a la vuelta de un viaje con mi marido organizamos una cena de amigos. ‘Es el momento de que des una entrevista ahora que estás en la Audiencia’, fue lo que me dijeron, y entre copa y copa y algo más animado dije que sí, pero si me la hacía Rosa Montero”, aseguró a Vanitatis cuando le preguntaron por ello.

Gorka y yo vivíamos juntos desde el 98. Lo sabían todos mis vecinos y también en mi trabajo. Además, por aquella época yo ya participaba en actos a favor del matrimonio gay. No había ocultación ninguna», continuó el magistrado.

Desde ese momento, el juez se ha convertido en todo un icono de los derechos LGTB. En más de una ocasión ha relatado los ‘peajes’ que ha tenido que pagar por ello: Cuando lo dije tendría 33 o 32 años… o sea, mayorcito. He pagado peajes importantes, que dejan siempre una cicatriz. Mi madre lo ha llegado a aceptar pero decir ‘entender’ me parecería excesivo, porque ella nunca me ha dicho que lo ha entendido o lo ha comprendido”.

En esta misma entrevista con Pepa Bueno, en Cuatro, aseguró que uno de los motivos por los que tardó tanto hablar con libertad de su condición sexual fue por la falta de referentes en la época. “No era cuestión de negarlo, era una forma de adaptación al entorno”.

Añadió que todavía “a día de hoy se necesitan referentes” en estas cuestiones para ayudar a otros y cooperar, porque “el índice de suicidios es mayor en quienes son diferentes, pero que son tan normales como los demás”. “En temas de minorías, de diferencias dentro de la normalidad, parece que muchos se amparan en la vida privada. Pero no solo los jueces: políticos, empresarios, futbolistas, etcétera. No hace falta decirlo, basta con vivirlo ante todo el mundo”, aseguró entonces ante el ‘chester’ de Pepa Bueno.

Fernando Grande-Marlaska recibe el Premio Shangay 2010 en el Teatro Coliseum de Madrid.

Y si en 2010 recibió el Premio Shangay por su valentía, este 2018 acaba de recibir otro galardón por la misma causa: el Premio de Honor de Periodismo Pedro Zerolo en Torremolinos “por su papel en la reivindicación por la igualdad del colectivo LGTBI”.

Grande-Marlaska posa con José Ortiz, alcalde de Torremolinos, el pasado mes de enero, cuando recogió el premio en la localidad malagueña.

Durante el acto, el juez quiso homenajear y recordar a Zerolo “en la reivindicación y consecución de los derechos del colectivo”. Aclaró allí que “no se trata de la defensa de derechos LGTBI sino de defender los derechos humanos para todos y todas”.

El Ayuntamiento, representado a través de su alcalde, José Ortiz, quiso destacar a Marlaska como uno de los activistas más reconocidos en la lucha por los derechos de la comunidad LGTBI, que a pesar de sufrir en primera persona las dificultades de reconocer su orientación sexual siempre ha luchado desde su posición por la igualdad de género y por la implantación de los derechos de todas las personas, por encima de su condición sexual.

“Hablar de libertad, igualdad y diversidad no es adoctrinar, es desarrollarse como cada uno quiera, y no quiero olvidar que estamos en Torremolinos, un referente de diversidad en nuestro país, que incluso durante la dictadura fue uno de los pocos oasis de paz y amor a la diversidad y el respeto a cada uno, por lo que es vital que premios como este sigan teniendo lugar aquí”, dijo Grande-Marlaska al recoger el galardón.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.