15/10/2018

Relatos gays de fin de semana: ‘De héroes y canallas’

13 octubre, 2018
769
Léetelo en 2 minutos

Una vez salvé a un hombre mayor en una boda. Me creí un héroe. Se atragantó con un trozo de carne y, tras el revuelo inicial y unos segundos sin respirar, me coloqué detrás él y le hice la maniobra esa que te explican en todos los cursillos y piensas que nunca llegarás a utilizar en tu vida.

Me sentí un héroe. La novia lloraba, el novio no paraba de darme las gracias y los hijos del anciano abrieron la barra libre para mí. Al lunes siguiente tenía una resaca increíble y un jamón de Jabugo, cortesía del anciano, colgado en la cocina.

Estuve tres meses sin empezar el jamón. Hasta que un día, me llamó la novia de la boda y me dice que el anciano había fallecido. De un cáncer. “Ha pasado los peores tres meses de su vida, con unos dolores insufribles”, me dijo. “Hubiese sido mejor que no hubieses hecho nada por él el día de mi boda”, apuntilló.

A veces nos pensamos que somos héroes y luego resulta que lo que hemos hecho es ser unos canallas porque hemos llenado de dolor y de agonía la vida de alguien y nosotros andábamos por ahí tan panchos creyéndonos héroes.

Como tú, lo mismo que tú, que después de nueve años conmigo vas y me dejas para casarte, este fin de semana, con ese niñato tan mono, tan fuerte, tan cachas y que solo hace seis meses que conoces.

Él te ve ahora como un héroe, de aquí a nada, cuando te canses de él, cuando se te atragante en la garganta como un trozo de carne y tengas ganas de echarlo, entonces te verá como un canalla.

Lo peor es que cualquier estúpido como yo le salvará la vida para agonizar, tiempo después, en otra relación que le dejará bien muerto. Pero, ¿a cuántas muertes podemos sobrevivir nosotros que somos las víctimas, los héroes y los canallas?

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.