23/10/2019

Relatos gays de fin de semana: ‘El primer día de verano’

27 octubre, 2018
Léetelo en 2 minutos

El sol estaba a punto de ocultarse en el horizonte frente a nosotros. Ambos habíamos recostado la espalda en la pared de tu azotea y la ciudad, ajena a todo, nos ofrecía el mejor atardecer que ninguno de los dos habíamos visto nunca.

Sentados en el suelo, tú dabas una calada al cigarro mientras yo bebía a pequeños sorbos una de las dos cervezas que apenas diez minutos antes habíamos cogido de tu nevera. “Te voy a hacer un regalo”, me dijiste.

Y cogiéndome de la mano habíamos subido escaleras arriba hasta llegar al terrado. El sol estaba anaranjado y poco a poco comenzaba a ocultarse en el horizonte. La ciudad pareció teñirse de naranja y, por un momento, te miré mientras fumabas con los ojos cerrados y vi cómo tú también estabas bañado por el sol.

Estuve tentado a coger tu mano. A tocarte aquella musculada pierna que apenas cubría los pantalones que llevabas. A besarte los labios e inhalar tu humo, tu respiración, tu aliento.

El sol se ocultaba en el horizonte. Sabedor de que aquel momento era solo nuestro, se retiraba ante nosotros como un súbdito; haciendo reverencia a su amo. Las baldosas rojas del suelo parecían anaranjadas, el cemento de la pared parecía anaranjado y tu pelo rubio parecía de color naranja cayéndote por la cara. Con cuidado te cogí el cigarro de entre los dedos.

Le di una calada, como no podía besarte, era la única forma de sentir tus labios. Solo cuando el sol estaba a punto de ocultarse, cuando aún iluminaba con sus rayos, tú abriste los ojos y me miraste fijamente.

Supe en aquel momento que te marchabas, que aquel era el primer día del verano, mi último día a tu lado. Solo por un segundo sonreíste y tus ojos, al igual que sol, me inundaron con su luz durante aquel segundo. Luego, el atardecer de tu mirada dio paso a la noche, y tus labios, a modo de despedida, me besaron.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.