18/07/2019

Melody: “Me gusta el ‘chow’, y el mundo gay me ha enseñado a ser más libre”

13 marzo, 2019

Algo pasa con Melody. Tras su participación en la serie Arde Madrid, donde dio vida a Carmen Sevilla, ahora vuelve a ser Melody en su más pura esencia en el single Rúmbame, con visos de convertirse en un hit prolongado hasta el verano.

¿Por qué de repente se está prestando mucha más atención de la habitual a Melody? Nada mejor que hablarlo con ella, para ver los porqués de este momento dulce que vive la perseverante artista.

Melody ha sabido adaptarse a los distintos cambios de la industria musical, porque ha llovido mucho desde que comenzó a los diez (!) años arrasando con El baile del gorila y De pata negra. Fue una niña prodigio que arrancó pisando fuerte, y no se ha dejado amedrentar. Tomó las riendas de su carrera siendo muy joven, y aquí sigue, a su ritmo, creyendo en lo que hace y dirigiendo sus propios pases. Rúmbame es un ejemplo más de lo mucho que cree en lo que hace, un single y un videoclip que reflejan a la perfección lo que es Melody a sus 28 años. Pisando fuerte, racial y sin miedo al exceso.

SHANGAY ⇒ ¿Eres una artista 100% independiente ahora?
MELODY ⇒ Sí. Monté mi propia empresa hace seis años. No podía quedarme esperando a que me pasaran cosas, y creé mi propio equipo. No me dio miedo dar ese paso, porque soy muy valiente, y hay que tirarse a la piscina. Tener esa valentía de autofinanciarme me dio la vida.

SHANGAY ⇒ Son ya 19 años de carrera, que se dice pronto…
MELODY ⇒ ¡Ya! Hay quien me dice “muchos artistas que hace diecinueve años estaban ahí han desaparecido”, y es verdad… Además, estoy en un momento muy bueno, tanto personal como profesional; no paran de pasarme cosas positivas, siento que estoy yendo hacia arriba, que se está apuntando mucha gente a mi viaje, que me apoyan cada vez más… Y eso es muy difícil de lograr.

«No puedo pisar un escenario y cantar como si estuviera en el salón de mi casa»

SHANGAY ⇒ ¿En algún momento difícil pensaste en tirar la toalla?
MELODY ⇒ Me gusta demasiado mi profesión como para abandonarla, ni siquiera cuando he sufrido me lo he planteado. Cuando una empieza tan joven a veces se te subestima; no sé cuántas veces habré escuchado eso de “en realidad no canta”, “es un producto creado”… No pasa nada, no puedes gustar a todo el mundo. Por suerte, tengo una familia maravillosa que me ha enseñado a tener paciencia.

SHANGAY ⇒ ¿Cuál fue el momento más complicado para ti?
MELODY ⇒ El de la adolescencia. No era ni niña ni mujer, y era difícil escoger canciones, me lo ponían complicado para encajar en programas… En esa época trabajé más en Latinoamérica, y aprendí mucho. Después tuve un parón, lo necesitaba para saber qué quería hacer. Esas experiencias me hicieron ver claro qué quería mostrarle al público.

SHANGAY ⇒ ¿Y qué quieres mostrar ahora?
MELODY ⇒ Lo que soy como artista. Me apasiona el chow: bailar, cantar, derrochar creatividad, sacar la esencia de mi tierra pero de manera muy internacional, crear buenos videoclips, hacer buenas producciones… Y todo eso cuesta mucho.

Fotos: Miguel Zaragoza

SHANGAY ⇒ ¿Notas que con Rúmbame estás enganchado a gente que quizá antes no te tomaba en serio?
MELODY ⇒ Sí, porque con ella digo “aquí estoy”. Y escucho cosas como “¿Qué pasa con Melody? ¿Esto qué es? ¡No me lo puedo creer!”. Supone un antes y un después en mi carrera, que es lo que quería.

SHANGAY ⇒ Y despliegas en el vídeo una sensualidad, y una sexualidad, hasta ahora inédita en ti…
MELODY ⇒ Antes no sentía que fuera el momento de apostar por un punto sexy, ahora sí. Creo que se puede apostar por algo muy clásico, como hago yo, pero sin renunciar a eso.

SHANGAY ⇒ ¿Tan clásica eres?
MELODY ⇒ Lo soy, también en mi vida personal. Estoy chapada a la antigua y tengo unos principios bien marcados: me gusta cuidar a mi familia y respetar mucho a mi gente. Tengo mi carácter y mi raza, pero solo los utilizo cuando canto. Cuando, por ejemplo, canto siempre en el Orgullo Amante de la luna yo no puedo hacerlo relajá; es escuchar el principio y me entra una energía por el cuerpo que no la puedo explicar. No puedo pisar un escenario y cantar como si estuviera en el salón de mi casa, no estoy hecha para eso…

«Soy una mezcla de folclórica y diva pop, son mis dos grandes influencias»

SHANGAY ⇒ ¿Cuándo surge ese amor recíproco con el público gay?
MELODY ⇒ Desde que era pequeña. Como soy tan espontánea, tan expresiva y racial, creo que eso llamó la atención de ese público desde el principio. Se empezaron a sumar factores y cada vez formamos una familia más grande.

SHANGAY ⇒ ¿Qué te ha enseñado el mundo gay?
MELODY ⇒ Lo importante que es ser libre. Cada persona deber ser como quiera ser, de vestir como le apetezca y teñirse el pelo del color que quiera. No tenemos que juzgar a nadie por cosas así, y siento que estamos evolucionando para bien en ese sentido. Esa libertad que siento en la comunidad gay la admiro, como la capacidad de diversión. He conocido a mucha gente sin problema para reírse de sí mismos, y eso también lo hago yo [risas].

SHANGAY ⇒ De la mano de Paco León y Anna R. Costa descubrimos en Arde Madrid a una nueva Melody, interpretando nada menos que a Carmen Sevilla. ¿Qué tal la experiencia?
MELODY ⇒ Maravillosa. Me sorprendió mucho cuando me llamó. Me dijo que no iba a encontrar a nadie que se pareciera más a Carmen que yo, así que allí fui. Carmen Sevilla es una mujer maravillosa, guapísima, y fue un orgullo interpretarla. En su día, Carmen me dijo que si alguna vez se hacía una serie sobre ella, querría que fuera yo quien la hiciera. Ojalá la vida me dé esa oportunidad, porque siempre he tenido mi punto folclórico.

SHANGAY ⇒ ¿Te tiran más las divas del pop o las folclóricas?
MELODY ⇒ Es que nuestro mundo folclórico es tan grande… Luego hay divas internacionales como Beyoncé, Madonna o Tina Turner que son maravillosas. Así que esas dos influencias las llevo fusionadas, soy una mezcla de todo ello.

SHANGAY ⇒ Lo vimos claro cuando actuaste en la fiesta del estreno de Arde Madrid, con ese vídeo impagable que viralizó lo más grande… ¿Qué te pasó ese día?
MELODY ⇒ Siempre he sido así, y he bailado así. Lo que pasa es que tiene que llegar esa oportunidad de que alguien lo grabe y se viralice para que todo el mundo lo vea [risas]. Soy puro temperamento y lo doy todo cuando actúo. La gente me decía después de verlo “Melody, ¿qué te ha pasado?”. No me pasó nada, solo que llegó mi momento de actuar y me dejé llevar por la música. El arte no es para pensarlo, es para sentirlo.

SHANGAY ⇒ ¿Qué sientes cuando, como ahora, se saca continuamente el tema de que fuiste una niña prodigio y se menciona, una vez más, lo importante que fue arrancar tu carrera con El baile del gorila? ¿Te provoca una sensación agridulce recordar aquella infancia continuamente?
MELODY ⇒ Han debatido más sobre ese tema los medios de comunicación que yo [risas]. A los diez años tenía que cantar canciones que me pegaran con esa edad. Y si volviese atrás, me gustaría volver a experimentarlo todo de la misma manera, porque he vivido cosas espectaculares y me siento muy orgullosa. Me sentiría mal si mirara atrás y no hubiese sido una niña cantando las canciones idóneas, como El baile del gorila y De pata negra. Va a haber diferentes etapas, porque la vida es así, y las voy disfrutando todas. Hay que evolucionar, no solo física, también mentalmente, y quitarse prejuicios.

EL SINGLE RÚMBAME ESTÁ DISPONIBLE EN TODAS LAS PLATAFORMAS.
MELODY ACTÚA EL DOMINGO 17 DE MARZO EN EL 3º ANIVERSARIO DE TANGA! (LA RIVIERA) EN MADRID.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.