17/08/2019

Denunciada por ofrecerse a “ayudar a la gente a dejar de ser homosexual”

16 abril, 2019
Léetelo en 2 minutos

La Comunidad de Madrid ha decidido sancionar a una coach que afirma que puede acabar con la «tendencia homosexual» de sus clientes. Su nombre es Elena Lorenzo y ya te habíamos hablado alguna vez de sus particulares terapias. Calificada como una sanción muy grave, según el artículo 70.4 de la Ley LGTBI de 2016, la multa oscila entre 20.000 y 45.000 euros. Ante tal situación, ha grabado un vídeo con el que quiere aclarar algunos aspectos de su trabajo.

En dicho vídeo, subido a su canal de YouTube, podemos ver cómo Lorenzo decide contar el linchamiento público al que está siendo sometida después de que numerosos medios publicasen la noticia de la denuncia y utilizasen su nombre completo: «Están vulnerando la Ley de Protección de Datos», afirma enfadada Elena Lorenzo en el vídeo.

La coach también comenta la gran cantidad de insultos que está recibiendo en sus redes sociales, debido a la suplantación de identidad que está sufriendo por parte de un usuario en la red de citas, Grindr: «Este perfil actúa de forma delictiva, con lenguaje obsceno. Utilizando mi nombre y fotografías se dirige a los usuarios de la aplicación, vendiendo servicios de terapia de conversión y añadiendo mi página web».

A pesar de declarar que en ningún momento ha afirmado que es capaz de curar la homosexualidad, Elena Lorenzo no tiene reparos en afirmar que la homofobia «es una palabra oficialmente inventada por el lobby LGTBI, para excluir a todos lo que no piensan como ellos». En este vídeo, intenta hacerse la víctima afirmando que no hace nada malo, ya que hay un consentimiento entre cliente y coach. Sin embargo, con estos pretextos, es como si tratara de desviar la atención de lo que realmente está sucediendo. Porque, una persona que no es homófoba, no realiza terapias para «ayudar» a la gente a dejar de ser homosexual.

Este tipo de terapias no serían necesarias para algunas personas si existiese una mayor aceptación social hacia el colectivo LGTBI y a las distintas formas de vivir nuestra sexualidad y nuestra propia identidad. Que sigan existiendo este tipo de dinámicas lo que muestra a la gente es que hay algo que no está bien en lo que es, en lo que siente o en a quién ama. Hacen que se sientan culpables por algo que a día de hoy debería estar más que aceptado.

Se da la circunstancia de que, a primeros de este mes, se estrenó en los cines españoles Boy Erased (Identidad borrada), película estadounidense basada en el libro homónimo de Garrard Conley, quien sufrió en primera persona las atrocidades de las terapias de conversión hace quince años. En este magnífico filme, Lucas Hedges encarna a un joven obligado por sus padres –Nicole Kidman y Russell Crowe, ahí es nada– a entrar en el programa terapéutico de una organización llamada Love In Action para «curar» su homosexualidad… En el reparto también se encuentra el combativo cantante Troye Sivan.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.