19/10/2019

The Japanese House: “A las lesbianas nos encanta tener a nuestras ex como amigas”

17 abril, 2019

La británica Amber Bain, aka The Japanese House, tiene 23 años, y está promocionando su álbum de debut, Good At Falling. Abiertamente lesbiana, el disco radiografía su relación con la también cantante Marika Hackman, con la que rompió hace un año.

Con un exquisito pop electrónico como herramienta confesional, The Japanese House firma un primer disco impecable. Un trabajo que le obliga a hablar continuamente de esa relación que lo inspiró allá donde va.

Sucede también en Madrid, aunque lo primero que confiesa, entre risas, es que la promoción no le gusta especialmente de primeras. “Cuando me pongo la disfruto mucho, porque es como terapia para mí. ¡Hablo tanto de mis sentimientos!”. No tiene ningún problema en hacerlo, por lo que veo. “El problema es que a veces soy demasiado sincera”, y se echa a reír de nuevo. “No debería hablar tanto de mis relaciones, pero soy consciente de que, dado el disco que he hecho, no me queda otra. Y ser honesta resulta liberador”. Le molesta que la sociedad en que vivimos nos invite a no abrirnos. “Es absurdo que no podamos compartir todo aquello que nos preocupa; yo, desde luego, confío en hacerlo siempre”.

SHANGAY ⇒ ¿Es cierto que no era tu intención mientras grababas el disco que radiografiase tu última relación?
THE JAPANESE HOUSE ⇒ Sí, es verdad. Lo curioso es que suena como la historia de una ruptura, pero mientras lo grababa la relación iba aparentemente bien. Algo debía haber en mi subconsciente…

SHANGAY ⇒ ¿Sabía tu entonces novia que iba a jugar un papel tan destacado en el disco?
THE JAPANESE HOUSE ⇒ Sí, porque iba escuchando las canciones según las hacía. Me da que a ella debió hacerle pensar que algo iba a pasar [risas]. En realidad, yo pensaba que estaba hablando de mí en el álbum, no de ella… Dados los detalles tan íntimos que me inspiraban, al final me di cuenta de que estaba plasmando cosas de las que no era consciente. Porque es raro escuchar We Talk All The Time y escucharme cantar “We don’t fuck anymore / But we talk all the time so it’s fine” [“Ya no follamos, pero hablamos todo el rato, así que todo bien”]. Es uno de los casos en los que Marika sí me dijo “¿De verdad tienes que decir eso?”. Pues sí, por suerte sabíamos separar la música de nuestra vida personal.

SHANGAY ⇒ ¿Fue tu primera relación larga?
THE JAPANESE HOUSE ⇒ No. La primera duró menos de un año, ese fue mi primer amor, a los quince. Fue con mi mejor amiga, así que llevaba mucho tiempo sintiendo cosas por ella. Después tuve otra de año y medio, a los diecisiete. Y con Marika estuve unos tres años, aunque nos conocimos hace cinco, y hace uno que no estamos juntas. Así que parece que soy muy de tener pareja, nunca me había parado a pensarlo.

SHANGAY ⇒ ¿Habéis mantenido el contacto?
THE JAPANESE HOUSE ⇒ Sí, hablamos muy a menudo. Antes de esta entrevista ha sido la última vez, de hecho. Es algo muy típico de las lesbianas [risas]. Nos encanta mantener a nuestras ex como amigas.

«De pequeña me sentía lo suficientemente distinta a los demás como para encima ser lesbiana»

SHANGAY ⇒ ¿Es este disco, en cierto modo, un diario?
THE JAPANESE HOUSE ⇒ Simplemente me dejé llevar por mis pensamientos, no sabía qué iba a salir. Y terminó siendo una experiencia en parte dolorosa. Porque en las letras fui terriblemente honesta. Suelo serlo también en la vida real, y a veces acabo en líos por decir la verdad. Componer me resulta mucho más fácil desde que soy igual de sincera; antes tiraba mucho de metáforas y era más complicado.

SHANGAY ⇒ Frente a tus anteriores EPs, la producción en este álbum es más exuberante…
THE JAPANESE HOUSE ⇒ Creo que lo quise así para que la música transmitiera esperanza, y equilibrase la balanza frente a la depresión que destilan las letras. Me encanta la música pop, y eso es lo que quería hacer: un disco pop.

SHANGAY ⇒ ¿Tus artistas pop preferidos?
THE JAPANESE HOUSEBeyoncé, Ariana Grande (descubrí el otro día que es blanca, por cierto), Miley Cyrus y Lady Gaga. Todas mujeres, como puedes ver. ¿Hay algún artista pop masculino ahí fuera? Justin Bieber, sí, que me encanta.

SHANGAY ⇒ ¿Te inspiran esas artistas a la hora de hacer música?
THE JAPANESE HOUSE ⇒ En realidad, no. Bueno, Lemonade de Beyoncé sí me inspiró a nivel de producción. Mi único objetivo era conseguir que me gustase el disco a mí, y eso lo conseguí.

SHANGAY ⇒ El vídeo de Lilo lo protagonizasteis directamente Marika y tú. ¿No fue raro?
THE JAPANESE HOUSE ⇒ Fue muy raro… Pero cuando se lo pedí y le expliqué que quería que fuese una representación lo más real de nuestra historia, aceptó. Fue duro, pero gratificante.

SHANGAY ⇒ Tal vez te conviertas en un referente para lesbianas más jóvenes que agradezcan la honestidad de tu discurso…
THE JAPANESE HOUSE ⇒ Sería extraño verme como un referente LGTB. Pero también recuerdo cuando era pequeña y sentía asco al ver que me atraían otras mujeres. Hasta que empecé a descubrir que artistas que me gustaban eran gays y lesbianas, y enseguida sentí que era guay ser como soy. De manera que si solo por mostrarme como soy puedo ayudar a alguien, genial. Veo a gente que dice que estamos de moda, que es tendencia ser homosexual. ¿Pues sabes qué? Genial si es trendy.

«Veo a gente que dice que es tendencia ser homosexual. ¿Pues sabes qué? Genial si es trendy»

SHANGAY ⇒ ¿Por qué lo pasaste tan mal hasta que te aceptaste?
THE JAPANESE HOUSE ⇒ Porque ya me sentía lo suficientemente distinta a los demás como para encima ser lesbiana. Suerte que me duró muy poco. Pero mis dos primeras relaciones las llevé en secreto. Solo dejé pistas en mis canciones, porque ambas me inspiraron algunas. Still, por ejemplo [de su EP Pools to Bathe In (2015), me la inspiró mi segunda novia.

SHANGAY ⇒ Visto lo mucho que te han inspirado tus novias, ¿tienes miedo, ahora que estás soltera, de sufrir un bloqueo?
THE JAPANESE HOUSE ⇒ No, me centraré en mi corazón roto y en lo sola que me siento estando soltera, y lista… Ahora en serio, cuando más he compuesto hasta ahora ha sido en los periodos entre una relación y otra, así que todo apunta a que esta será una época fecunda para mí. Antes de que me embarque en la próxima relación que, al paso que voy, durará diez años o así [risas].

EL ÁLBUM GOOD AT FALLING ESTÁ EDITADO POR DIRTY HIT/MUSIC AS USUAL.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.