25/05/2019

Cuba: las dos caras del arcoíris. Represión y violencia policial contra la Marcha del Orgullo LGTBI 

12 mayo, 2019
Léetelo en 4 minutos

El pasado 7 de mayo, el CENESEX –institución oficial dependiente del Ministerio de Salud Pública de Cuba– lanzó un comunicado en el que informaba sobre la cancelación de la Conga cubana contra la homofobia y la transfobia, una especie de Orgullo LGTBI oficialista donde, además de consignas para reivindicar igualdad de derechos, suelen mezclarse lemas ideológicos y políticos que defienden la soberanía del régimen. La nota informativa alegaba que la Conga se suspendía «por determinadas circunstancias que no ayudan a su desarrollo exitoso».

En un segundo comunicado afirmaban: «La agudización de la agresividad contra Cuba y Venezuela, que en el caso de nuestro país tiene su máxima expresión en la activación del capítulo III de la Ley Helms Burton, ha envalentonado a grupos que si bien ya existían, en los últimos tiempos intentan con más fuerza tergiversar la realidad de Cuba, y para ello pretenden utilizar nuestra Conga para desacreditar, dividir y sustituir el verdadero sentido de esta actividad».

Este hecho representó un duro golpe para la comunidad LGTBI en la isla, el cual ya se define en redes sociales como «un paso atrás» en la lucha por la igualdad. Todo esto, junto a la eliminación del artículo 68 que aprobaba el matrimonio igualitario en la reforma de la Constitución cubana, ha enfurecido y desesperanzado a gran parte de la población que está identificada con la causa. Por lo que ayer sábado 11 de mayo, la policía detuvo violentamente a periodistas y activistas independientes que de manera pacífica decidieron organizar una marcha alternativa por los derechos de la comunidad LGTBI en el Parque Central, y les fue negada la continuidad de la misma por el Malecón de La Habana.

Mientras, al otro lado del arcoíris, quienes decidieron ‘cerrar filas’ en torno al Cenesex y a la jornada contra la homofobia y la transfobia liderado por Mariela Castro, celebraban la jornada oficial en un complejo cultural de la capital, La Fiesta por la Diversidad, en la que estaban programados varios artistas como la orquesta de música popular Charanga Habanera, la presentadora Yasbel Rodríguez o Kiriam, una popular transformista cubana.


En el acto, que presentó Castro, instó al publico presente a que exclamaran repetidamente el lema ‘Todos los derechos para todas las personas’. Sin embargo, este lema no se ponía de manifiesto cuando a pocos metros del Malecón de La Habana el biólogo Ariel Ruiz era detenido a la fuerza por el cuerpo represivo policial. La mayoría de los detenidos son colaboradores en medios de prensa independientes como Cibercuba y el diario 14ymedio, entre otros.



Famosos artistas, como el reconocido cineasta Lester Hamlet, la actriz Violeta Rodríguez o el actor Luis Alberto García se han hecho eco y han denunciado y pedido explicaciones de este penoso incidente, así como Haydeé Milanés, hija del cantautor Pablo Milanés, que convocó días antes a sus seguidores por Instagram a la marcha, y que estuvo conversando con Ariel Ruiz antes de su detención.

Recientemente, Pablo Milanés denunció en un documental sobre su vida la tragedia que vivió en las UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción), unos campos de concentración que Raúl Castro, el padre de la actual directora del Cenesex, creó en 1965 para «limpiar de escoria la sociedad» donde, además de artistas, intelectuales, presos políticos y religiosos, encerraron a cientos de homosexuales –hecho por el cual todavía ni Castro ni ninguna institución oficial han pedido perdón–. La propia Mariela Castro ha calificado de «show» la marcha alternativa.

Desde Facebook, la red social mas utilizada por los cubanos, se ha hecho evidente que una gran mayoría denuncia los hechos como una «injusticia y una demostración de abuso de poder». Y critican al Cenesex y a sus dirigentes por justificar, estar ausentes y no apoyar a todo aquel que no marche en una misma sintonía, dándole mas fuerza a los movimientos religiosos fundamentalistas que presionan fuertemente a la comunidad LGTBI en ese país.

Según fuentes consultadas, en la marcha se escucharon gritos como «que viva el matrimonio igualitario», «Cuba diversa» y «sí se pudo», haciendo referencia a la cancelación de la conga, entre otras. Además, un grupo de jóvenes activistas independientes respondieron con besos públicos entre parejas del mismo sexo, haciendo una demostración de que la convivencia y la diversidad con amor es posible. Esta marcha marca un antes y un después en la reivindicación por los derechos en Cuba, al margen de la aprobación oficialista de su régimen totalitario, lo que añade una efeméride muy importante en la historia de la lucha mundial por los derechos LGTBI.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.