17/10/2019

Empieza el ‘Orgullo Chico’: Emy y sus chicas montan su pasarela travesti en la calle del Oso del Madrid más castizo

8 agosto, 2019
Léetelo en 3 minutos

Agosto es tiempo de verbenas en Madrid. Y desde hace años las verbenas más castizas se han convertido en lo que ya es conocido como el ‘Orgullo Chico’. Las fiestas de San Cayetano son el pistoletazo de salida. Y la calle del Oso, con su pasarela travesti, el momentazo más castizo y drag de la capital, capitaneado por Emy (Milana) y sus chicas, como Chesare o Frankie Show.

El día de san Cayetano, justo cuando la imagen del santo entra en su iglesia tras la procesión que recorre el barrio de Embajadores, la calle trasera del templo se prepara para que Emy y sus chicas salgan de su casa y monten un maravilloso show en el que Rocío Jurado,(Emy)  Raffaella Carrá, María Jiménez (Frankie Show) y otros muchos iconos del travestismo patrio paseen sus plumas y taconazos entre adoquines y chulapas del barrio.

No hay duda: Madrid es una ciudad maravillosa. Todo es posible en sus calles. Desde hace ya muchos años (¿más de diez?) transexuales, travestis y transformistas montan este espectáculo callejero en el barrio de Embajadores que no ha perdido ni su espontaneidad –ni su gracia– en ese pequeño tramo de la calle del oso, que se acordona de forma completamente vecinal para que “las chicas desfilen sin que se escoñen con los taconazos que llevan”, según dice una de las chulapas que las ayudan cuando pide a la gente que se retire un poco a las aceras. Una maravilla.

Y comienza el show. Un espectáculo del mejor transformismo. Del que nos gusta. Del de toda la vida. Por esto, y por muchas cosas más, las fiestas de San Cayetano son el comienzo del ‘Orgullo Chico’. Las tradicionales y castizas verbenas de los barrios de Embajadores, Lavapiés y La Latina, se han sabido reinventar y hoy no solo están llenas de chulapos y chulapas con sus parpusas y mantones.

La fusión es perfecta, el fervor religioso de los vecinos no es incompatible con una explosión LGTBI que recuerda a aquellos primeros y maravilloso Orgullos festivos de los años 90. Eso es Madrid, una metrópoli internacional en la que las tradiciones más arraigadas no son en absoluto incompatibles con esos nuevos aires que han hecho de sus calles un paraíso para la diversidad y la fusión. Un escenario de zarzuela y chotis, pero también una pasarela de vanguardia artística y social. De hecho, el género de la zarzuela fue cuna de vanguardias, y así debe seguir siéndolo. Quedan dos semanas de fiestas. ¡Viva el ‘Orgullo Chico’! Aún queda San Lorenzo y La Paloma.

Sin duda alguna, Madrid es maravillosa. En sus contrastes y en su diversidad. Y la ciudad más LGTBI del mundo. No dejemos que se pierda nada de esto. Lo que se ha conseguido en estos últimos viente años es digno de ser exportado como Marca España.

Y sí: ¡Viva san Cayetano y san Lorenzo! ¡Y viva la Virgen de La Paloma! Ya se canta en el pasacalles de Doña Francisquita: “El pueblo de Madrid busca siempre diversión; lo mismo en carnaval, que en viernes de pasión”. Pues eso, a divertirse…

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.