18/10/2019

CRÓNICA: Little Mix, empoderadas y aliadas de la comunidad LGTBI en Madrid

17 septiembre, 2019

Anoche actuó en Madrid la girl band Little Mix, iniciando su nueva gira europea en la capital española, y lo cierto es que salieron por la puerta grande del Wizink Center, porque superaron las expectativas de la mayoría de los asistentes con un show tan entretenido como, por momentos, poderoso.

Little Mix son ahora mismo la girl band más grande del mundo –con permiso de las intermitentes Spice Girls, por supuesto–. Tres años después de su última visita a nuestro país, aterrizaron con un nuevo show que las va a mantener muy ocupadas en los próximos meses por toda Europa. Planteado como una invasión feminista en toda regla –no parece casual que sonara minutos antes de que empezara su show (Run The World) Girls, de Beyoncé–, Little Mix se han tomado muy en serio su actual papel como inspiradoras de una juventud que anoche se desgañitó todo lo que hizo falta.

Desde las proyecciones iniciales, cargadas de consignas feministas –una constante durante todo el concierto–, Little Mix mostraban una imagen combativa y comprometida. Riéndose de aquellos medios británicos que se burlaron de ellas en su momento por utilizar, aparentemente, un vestuario “poco apropiado” (por sexy) en su actuación en los Brits –en concreto, lanzaron sus dardos contra el presentador Piers Morgan–, era evidente que pensaban defender su actitud y su imagen. También su música, claro, porque quizá no todo el mundo valora la cantidad de bops que acumulan en su catálogo.

Ver esta publicación en Instagram

Thank you Madrid for making it the best first night we could’ve imagined! ❤ #LM5TheTour ▽ 📷 @georgiegibbon

Una publicación compartida de Little Mix (@littlemix) el

Cuando se cumplen justo 30 años del lanzamiento de un álbum clave en la historia del pop, Rhythm Nation 1814, de Janet Jackson, le rindieron homenaje explícito en el primer segmento del show. Ataviadas cual soldados listos para la batalla –pop–, abrieron el espectáculo brillantemente con Salute. Muy bien escoltadas por diez bailarines que dieron mucho juego durante toda la noche. ¿Y los músicos? Inexistentes; estaba claro que este no era uno de esos conciertos en los que prima el virtuosismo musical –con sus voces también lo evidenciaron en varios momentos–. Con Power y Woman Like Me terminaron un primer acto arrebatador.

Para el segundo acto, los visuales recordaban a los que siempre asociamos a otra guerrera, M.I.A. Tropicalismo comprometido –aunque ellas ya ataviadas con shorts y bodies con los que parecía un milagro que pudiesen respirar–, el color inundó ya del todo el Wizink Center, y el primer gran momento llegó con una versión remezclada de Black Magic –el hit que Kika Lorace versionó como La reina del Grindr–. Porque su más reciente single, Bounce Back –con glorioso guiño al clásico Back To Life de Soul II Soul– pasó tan desapercibido aquí como en las listas.

Curioso cuando menos resultó que su himno de empoderamiento más evidente, Strip, lo aprovecharan para ponerse los vestidos de gasa de cara a las baladas, y solamente sirvió de interludio con el vídeo proyectado en la pantalla gigante que dominaba el escueto escenario. Salvaron esa parte con un poderoso mensaje de apoyo a la comunidad LGTBI que precedió a Secret Love Song Pt. II, su particular Mujer contra mujer, momento en que el escenario se llenó de los colores del arcoíris, para regocijo de todo el público.

Ver esta publicación en Instagram

First day of the #LM5tour 🇪🇸 Madrid – you were a dream!!! 💃🏻🙌

Una publicación compartida de Little Mix (@littlemix) el

A partir de ahí comenzó el verdadero encadenamiento de hits para dejar sin respiro al personal. Llegaba uno de los segmentos en que sus mensajes feministas son más evidentes, y en él sonaron desde la reciente Joan of Arc a Shout Out to my Ex, deliciosa. Curioso resultó que uno de sus temas más coreados –quizá el que más– fuera una canción que no es suya, el Reggaeton lento de CNCO, con los que grabaron la versión en spanglish que interpretaron aquí. Anecdótico para mí, imborrable para el resto del Wizink.

Una poderosa interpretación de Think About Us dio paso al bis, que cerraron a lo grande con Touch. Según fue avanzando el concierto, se vio a las cuatro componentes más sueltas, menos encopetadas y nerviosas, y lo cierto es que resultaba curioso ver que cuanto más se salían del papel de guerreras pop y dejaban ver a la persona tras la starlette, más fueron ganando en carisma. También tuvo que ver el comprobar la reacción de los asistentes, que parece que superó todas sus expectativas. Las mías frente a su show también las superaron, y esa invasión de algo más de hora y media que propusieron se pasó en un suspiro.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.