18/10/2019

Guía para respetar a personas no binarias (para aprender a hablar bien con elles)

5 octubre, 2019
Léetelo en 3 minutos

La preferencia por un lenguaje neutro es una realidad. Una realidad que experimentan miles de personas no binarias, pero que es ignorada por la mayoría de la población. La idea de este artículo es dar voz, y visibilidad, a todes les que no se sienten identificades ni con el género masculino ni con el femenino, y que luchan diariamente por que se les incluya en el lenguaje para sentirse iguales que el resto de la sociedad. Con este texto también se pretende guiar a aquellos que quieren mostrar su apoyo a este colectivo, y dirigirse a elles correctamente.

Existen muchos frentes abiertos en cuanto a la inclusión de un pronombre neutro en el lenguaje oficial, el aceptado por la RAE. Para la elaboración de este artículo, hemos hablado con Darko, activista y defensore de la inclusión y reconocimiento del gran espectro de identidades de género que existen. Charlamos sobre temas que necesitan respuestas cuanto antes y que probablemente tarden años en ser aclaradas. ¿Qué hay de los documentos oficiales donde obligan a elegir entre masculino o femenino? Una muestra más de la invisibilidad que sufre este colectivo.

A partir de este momento escribo en primera persona, como persona no binaria que siente en su piel esta discriminación. Ese respeto empieza con dirigirse a nosotres con un lenguaje inclusivo, que no nos defina automáticamente según el criterio de quien que se dirige a nosotres.

Porque ese es el primer problema, cuando una persona evalúa inconscientemente nuestro aspecto físico y llega a una conclusión binaria, automáticamente utiliza los pronombres binarios, él o ella. Y todo este proceso mental ocurre sin habernos preguntado antes cómo nos identificamos nosotres mismes. Esta idea nos lleva a pensar que el lenguaje en sí ha sido sexista desde el principio de los tiempos y la sociedad no ha hecho nada por modificarlo.

Le activista trans no binario Darko nos ha servido de guía para la elaboración de este artículo.

Darko –que está volcade en la causa de la visibilidad no binaria– nos da unos sencillos tips para aquelles que quieran ayudar a cambiar esto: “El lenguaje es sexista cuando se utiliza el género masculino de forma genérica como neutral, por ejemplo, cuando te refieres a un colectivo no usar pronombres como LOS alumnos y cambiarlo por algo realmente genérico como ALUMNADO. El tema está en no anclarnos en el pasado, todo evoluciona, la clave está en respetar a cada individuo con su identidad de género”, nos dice.

El lenguaje ha ido cambiando a lo largo de los siglos según el uso que le da la sociedad, se transforma y se adapta a las necesidades actuales. ¿Por qué hay tanta reticencia a que se haga en este campo?

Le preguntamos a Darko cuál sería el primer paso para incluir el lenguaje neutro en el día a día. ¿Qué va antes, la aceptación del Gobierno o la de la de la sociedad?: “La sociedad, sin duda, antes. La sociedad es la que modifica el lenguaje, y cuanto más se use, más posibilidades hay de que lo incluyan en el diccionario oficial”.

La buena noticia es que cada vez hay más conciencia de este asunto, y asociaciones como Transgresión No-binaria o el proyecto Rivera, que moviliza el manifiesto y día de la visibilidad trans.

Incluso celebrities como Sam Smith hacen pública su identidad para mostrar su apoyo, y aplicaciones de smartphones y medios de comunicación mainstream están defendiendo nuestros derechos humanos: “Todo el mundo está expectante con la gran revolución  que se está viviendo en torno a las identidades personales, el autorreconocimiento y la expresión de cada individualidad. Para que te hagas una idea, Facebook reconoce más de setenta identidades de género en sus perfiles, y Grindr y Tinder más de treinta y cinco. Así que más vale que te pongas al día pronto con este tema”, según asegura la revista GQ, una de las cabeceras ‘masculinas’ más famosas del mundo.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.