14/08/2020

Stefano Sannino, en su despedida como embajador de Italia: “Gracias al colectivo trans; con vosotras he aprendido el valor de la dignidad”

9 abril, 2020
Léetelo en 5 minutos

Deja huella. Stefano Sannino acaba de irse [el pasado domingo 5 de abril se trasladó a Bruselas, su nuevo destino] y ya le echamos de menos. El embajador de Italia en España durante los últimos cuatro años ha hecho una impagable labor por el colectivo LGTBI, en especial por el trans. Y así queda de manifiesto en su discurso de despedida, que acaba de colgar en el Instagram de la Embajada.

Se va en un momento muy duro, con la crisis sanitaria del COVID-19 afectando, de lleno, a los dos países que más quiere, Italia y España. El coronavirus ha acabado con muchas vidas, y a este drama dedica sus primeras palabras. Luego hace un repaso a lo que ha sido su gestión en estos cuatro apasionantes años.

“Un gracias muy especial al colectivo LGTBI, y particularmente al colectivo trans. Con vosotras he aprendido, con profundidad, el valor de la dignidad y del respeto“, dice en sus sentidas palabras de despedida, en las que se nota la tristeza que siente por dejar nuestro país. No es la primera vez que lo hace, pues en todos sus discursos oficiales en la embajada ha dedicado, siempre, una referencia muy especial al tema.

Stefano es, sin duda, una gran persona. Perdemos a un gran embajador que ha roto moldes en la forma de afrontar la visibilidad LGTBI en nuestro país. Pero, sobre todo, se nos va un gran amigo, un aliado. Tenemos la certeza de que desde su nuevo puesto en Bruselas seguirá luchando por esa visibilidad e integración del colectivo trans, esa letra ‘T’ que desde Shangay no paramos de recordar que es la más desfavorecida de todas.

Personalmente, solo puedo darle las gracias. He visto, desde primera línea, su implicación en causas por las que otro embajador no pasaría siquiera de puntillas. He podido comprobar como ‘integraba’, de verdad, a todos los sectores de la sociedad (sobre todo, insisto, a esas letras menos favorecidas y ‘glamourosas’ del colectivo LGTBI) en todos los eventos de la embajada, algo inédito hasta ese momento. Y he visto cómo desarmaba, con una sonrisa, a todos aquellos que intentaban atacarle precisamente por ello…

Nos conocimos hace cuatro años en el pregón del Orgullo, en la plaza de Pedro Zerolo. Ahí nació una amistad sólida, sincera. Hoy siento pena por su marcha. Pero emoción por su despedida. Hoy siento orgullo por ser su amigo. Y una gran responsabilidad por intentar estar a tu altura.

En el día a día de un diplomático siempre hay una gran parte de vida social. En ella, Stefano ha hablado de su marido en situaciones donde más podría molestar. En esos salones en los que hasta hace poco se podía ser gay, sobre todo si eras de determinado círculo social, pero no ‘ejercer’ de ello de manera oficial y pública. La doble moral de toda la vida. Stefano se atrevió a dar el paso y lo hizo, insisto, con su eterna sonrisa.

“Lo que más me gusta de España es mi marido”, nos dijo en su primera entrevista en Shangay. Y ha sido precisamente su marido, Santiago, su mejor aliado en esta aventura. Así lo reconoce también en su despedida.

Hoy, con la pena de tu marcha, como amigo solo puedo decirte, Grazie tanto, Stefano! Y como medio LGTBI, y conociendo tu amor por la ópera (no solo la italiana), nada mejor que Bravo Stefano!.

Bravo entrambi, Santiago e Stefano. Bravi!


Stefano Sannino, en el último Fitur, donde nuestra revista tenía un stand con La Palma en Fitur Gay (LGTBI+). Es un enamorado de Canarias y, en concreto, de La Palma. En su discurso hace mención a su visita a Los Llanos de Ariadne, un pueblo de la isla canaria.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.