15/07/2020

El Bundestag prohibe las terapias de conversión en Alemania

8 mayo, 2020

Ya es oficial. El parlamento de Alemania acaba de aprobar la prohibición de las aberrantes terapias de conversión. Ayer, jueves 7 de mayo, el Bundestag alemán dio luz verde a un proyecto de ley que impide “la publicidad y la realización de cualquier terapia de conversión” a menores. Al aprobar este proyecto de ley, Alemania se une a Malta, Ecuador, Brasil y Taiwán para convertirse en el quinto país del mundo en prohibir estas aberrantes prácticas.

Aunque parezca increíble, las tristemente famosas terapias para ‘curar’ la homosexualidad se siguen practicando en muchos países. En España no estamos exentos de polémica sobre ese tema, como demuestran los lamentables hechos ocurridos hace muy poco en el obispado de Alcalá de Henares.

El pasado mes de noviembre, el ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, expuso un proyecto de ley para terminar con las terapias de reorientación sexual. En él se protegía a los menores de edad, aunque se dejaban algunos frentes abiertos para las personas adultas, que podrían recurrir a dicho ‘tratamiento’, pero siempre que dieran su consentimiento expreso.

Aunque parezca increíble en pleno siglo XXI, con su exposición en el parlamento, lo que quiso transmitir Spahn –abiertamente homosexual– fue el mensaje de que “ser LGTB no es una enfermedad”, y por ello no se nos debe tratar como enfermos.

La terapia de conversión es el término más utilizado para describir las prácticas que intentan cambiar, suprimir o desviar la orientación sexual, la identidad de género o la expresión de género. La Federación de Lesbianas y Gays en Alemania (LSVD) –una importante organización no gubernamental LGTBIQ– celebra en un comunicado publicado en su web este momento. Pero expresa su preocupación de que solo los menores de edad estén cubiertos por las importantes protecciones de la nueva ley.

En agosto de 2019, OutRight Action International lanzó un informe pionero sobre el tema. Este mostraba que, si bien tales prácticas varían según los contextos religiosos, culturales o tradicionales, también son diferentes en sus formas de violencia psicológica y física. Y lo peor, que prevalecen en muchos países de todo el mundo.

Su directora ejecutiva, Jessica Stern, asegura ahora: “Los llamados esfuerzos de terapia de conversión se basan en la creencia de que la heterosexualidad de género cis es la norma. En esta mentalidad, las identidades transgénero y la atracción hacia el mismo sexo no solo caen fuera de la norma, sino que deben ser cambiadas, si es necesario, por una fuerza brutal e inhumana. El Bundestag alemán dio un paso increíblemente importante hoy. Al prohibir la terapia de conversión, envió un poderoso mensaje de que las personas LGTBIQ no necesitan cambiar ni curarse. Al mismo tiempo, la demanda de terapias de conversión solo disminuirá si crece la aceptación de las personas LGTBIQ. Insto a las autoridades en Alemania a que refuercen esta prohibición legal con medidas diseñadas para promover la comprensión e inclusión de las personas LGTBIQ, abordando así las causas profundas de estas prácticas dañinas e inhumanas”.

Lo terrible es que, en pleno año 2020, sigamos teniendo que dar noticias como esta. Y más terrible aún: si lo hacemos, es porque estas barbaridades siguen vigentes. Ver películas como Identidad borrada, basada en hechos reales, pone los pelos de punta. Pensar que hoy se sigue hablando del tema, también.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.