20/09/2020

¿Por qué Katy Perry ya no hace tanta gracia como antes?

27 agosto, 2020

Katy Perry es ahora mismo tendencia mundial en redes. Un hashtag de lo más solicitado. Y es que, como cabía prever, han acabado coincidiendo en el tiempo sus dos proyectos más anhelados, y acaba de anunciar el nacimiento de su hija Daisy Dove Bloom, horas antes del lanzamiento oficial de su nuevo álbum, Smile. ¿Cuánto hay de programado en esta supuesta casualidad?

Desde luego, no puede ser más feliz la noticia del nacimiento con su hija con Orlando Bloom, en uno de esos embarazos eternos que tenía a los fans en vilo, porque el feliz desenlace parecía no llegar nunca. Lo que no parece que le vaya a hacer tan feliz a Katy Perry, salvo sorpresas, es la recepción que pueda tener Smile, un álbum del que hablan bien quienes lo han escuchado al filtrarse, pero que llega descafeinado, tras una serie de poco afortunados singles que apenas han tenido repercusión comercial.

Si no eres fan entregade, haz la prueba: ¿serías capaz de tararear Daisies o Harleys in Hawaii? La selección de singles hasta el momento no ha sido nada afortunada, y todavía duele más ese hecho al haber coincido esta semana tan movida para Katy Perry con el décimo aniversario de Teenage Dream, seguramente su mejor álbum. Del que se extrajeron cinco singles que fueron auténticos bombazos, y ya clásicos del pop. ¿Qué se le habrá pasado por la cabeza a Perry si ha reflexionado sobre el tema?

Tampoco a nivel de imagen es una era muy apetecible la de Smile. Está muy trillada la inspiración circense, y Katy Perry como payasa triste –atención al doble sentido de la expresión– no invita mucho a acompañarla en esta nueva etapa artística.

Que vale, que ha pasado una etapa algo oscura, de la que sale ahora y que le ha llevado a hacer este disco, pero es que Katy Perry se ha forjado su carrera ejerciendo de payasa –en el mejor sentido del término–, y si ahora de repente decide que se han acabado las payasadas, mucho tendrá que esforzarse para reencaminarse artísticamente de manera que resulte creíble su evolución.

Miedo da pensar que lo próximo sea un disco de baladas dedicadas a su hija, ¿verdad? En fin, mejor no adelantarnos… Y con la excitación –muy contenida, eso sí– que despierta el lanzamiento de Smile, lo único que invita a albergar ciertas esperanzas sobre cómo le pueda funcionar es verla sonreír en la portada del remix que Giorgio Moroder del tema que le da título que acaba de lanzar.

Sin duda, Katy Perry estará ahora mismo en una nube gracias al nacimiento de su niña. Quizá así le pase desapercibida la recepción de su sexto disco, que salvo milagro, será la confirmación de que ya no nos hace la misma gracia que antes. Y eso también nos hace poner el morrillo torcido, como ella en la portada de Smile.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.