fbpx
01/02/2023

Yenesi, en ‘Generación selfi’: “Me molesta que los haters digan que soy un gay con peluca”

6 septiembre, 2022

Yenesi forma parte de una nueva generación drag que llega pisando muy fuerte. A sus 21 años, aún se está forjando su personalidad artística, y nos cuenta en primera persona sus vivencias y objetivos.

Parece mentira que haya sido en este año cuando Yenesi (su nombre se lo inspiró una marca de cosmética de bazar) haya debutado como drag, y lo ha hecho en Madrid, en fiestas como Shantay. El asturiano Álvaro Suárez tiene solo 21 años, y se acaba de establecer en la capital dispuesto a dar mucha guerra como Yenesi.

Ya la ha dado Yenesi en redes sociales gracias a divertidísimas publicaciones en sus redes, algunas de las cuales se convirtieron de inmediato en clásicos virales. Sobre los escenarios ha demostrado una personalidad arrolladora, aunque asegura que Yenesi es, como su vida, un work in progress.

Relacionado

Arcoíris autodidacta

"Nací en Avilés, aunque me crie en San Juan de la Arena. En el colegio no tuve problemas en general; me considero un afortunado, porque siempre me he llevado muy bien con la gente. Sí recuerdo un comentario que me hizo la madre de un compañero con seis años, que se me quedó grabado. En una fiesta temática de disfraces, me tuve que disfrazar de arcoíris. Me llamó mariposón, y yo no entendí lo que quería decirme con eso; le sonreí, pero se me quedó dentro. Con los años fue cuando lo entendí, y siendo una señora superbutch nunca entendí por qué lo hizo, me da que tenía sus cositas... [risas]. Tampoco es que ambiente fuese súper favorable, así que me fui construyendo a mí mismo en base a lo que veía en televisión y en Internet, soy un autodidacta en toda regla. En el instituto tampoco tuve problemas, porque si alguien se reía de mí, yo le sacaba punta también, porque siempre he sido muy así. Con mis padres, aunque son mayores, todo bien, aunque esas cuestiones se tratan poco; me suele hacer sentir un poco incómodo hablarlas con ellos. Además, sigo conociéndome y haciéndome preguntas sobre mi identidad; estoy en constante conflicto".

Sin prisa pero sin pausa

"Repetí primero de bachiller porque soy una persona vaga, aunque solo en lo físico, porque la cabeza me gusta tenerla siempre ocupada. Para haberme cambiado al artístico, que era lo que quería, habría tenido que levantarme todos los días súper temprano e ir a otra ciudad a hacerlo, así que decidí que no, que seguía con el de sociales, que me pillaba en un pueblo muy cerca de casa. Por la comodidad de no salir de mi zona de confort, lo que conseguí fue repetir segundo también. Es que nunca he sentido prisa por nada, siento que lo tiene que llegar lo hará. Aprobé la EBAU, pero se me pasó el plazo de la matrícula en la universidad, y eso que ni sabía qué quería estudiar. Empecé a vender mis dibujos por Internet, y lo cierto es que me fue bien, y me pude comprar un iPad con lo que gané para empezar a hacerlos digitales. ¿Ves? Siempre he sabido sacarme las castañas del fuego. Empecé a hacer magisterio en una universidad privada gracias a la ayuda de mis padres, pero cuando llegué a la facultad Padre Ossó y empecé a ver crucifijos y cayetanos por todas partes, me quise morir. Al final del segundo cuatrimestre hice el vídeo de las imitaciones que me llevó a actuar en Shantay..., y hasta hoy. Quiero tener un plan b por mucho que me guste este mundo del travestismo, pero aún no sé por dónde tiraré. Me gusta comunicar sobre todo a través de la imagen, porque como siempre he sido muy poco lector, no tengo demasiado vocabulario".

Un triunfo personal

"Mis primeros referentes reales fueron mujeres empoderadas como Selena Gomez en Los magos de Waverly Place, porque no aparecía especialmente femenina, y tenía un nombre sin género definido, Alex. Cuando realmente empecé a reafirmarme fue al ver Operación Triunfo en 2017, aunque me dé un poco de vergüenza reconocerlo [risas]. Se hablaba mucho de género e identidad sexual en un programa tan mainstream como ese, y es lo que me tocó vivir. María Escarmiento fue una persona que me marcó y que me inspiró un montón. Incluso ya antes veía RuPaul's Drag Race, creo que desde los 14 años, y entonces fue cuando empecé a deconstruirme un poco. En cuanto a mi primer contacto con el mundo drag, tengo que recordar cuando de pequeño viví en Ibiza, porque mis padres trabajaban allí durante la temporada alta. Los miércoles descansaban, que era el día en que se celebraba La Troya Asesina. Íbamos al puerto y salían todas las drags a hacer el desfile... y a mí al principio me daban miedo. Poco a poco se me fue pasando, y ya las veía muy divertidas".

Bienvenida a Shantay

"A raíz de uno de mis vídeos virales  me llamaron para actuar en Shantay [la fiesta oficial de visionado de Drag Race España, en la que organizaron un concurso para drags emergentes]. Ese fue realmente mi primer bolo como Yenesi. También la primera vez que realmente traté con otras drags, porque cuando fui a ver el Gran Hotel de las Reinas lo hice como público, sin más. En Shantay la gente se volvió loca conmigo, y gané ese día, fue algo increíble. Una pena que en la final no lo hiciera tan bien, pero acabar empatada con Shani LaSanta [en la foto con ella] fue lo mejor que pudo pasar. Somos grandes amigas (aunque nos han intentado shippear, no), y ahora es un poco mi mánager. Igual que Samantha Hudson, otro de mis grandes referentes, es como mi madre drag".

Simplemente Yenesi

"La creé porque siento que es el mejor vehículo para unir todo lo que me gusta (el humor, la música y la moda camp) en un solo arte. Cuando se estrenó Drag Race España fue cuando realmente me animé en serio. Y si me acabo de instalar en Madrid es porque sueño con entrar en la próxima edición, ojalá haya suerte, torres más altas han caído [risas]. Si antes soñaba con entrar en Gran Hermano, ahora lo hago con Drag Race. Lo que más me molesta ahora es que haya haters que digan que soy un gay con peluca, cuando no es así. Ahora mismo me identifico como persona no binaria, y me molesta que se nos haga burla. Respeto a quien no quiera que existan etiquetas, pero a mí me parece bien que existan. No tanto para Yenesi, porque quiero hacer muchas cosas con ella. Voy a empezar a formarme como DJ, para pinchar y no depender siempre de hacer lipsyncs en mis shows. También están por venir canciones nuevas en las que estoy trabajando, y algunas puede que sean colaboraciones muy chulas, aunque aún no puedo adelantar ninguna".

Esta es la historia hasta el momento de Yenesi, un nombre a tener muy en cuenta dentro de la nueva generación de drags que se está dando a conocer.

Seguro que Yenesi, que se define a sí misma como "una payasa con nombre de muñeca", nos da muchas alegrías en esta nueva temporada que acabamos de inaugurar. De momento, este fin de semana podréis verla en el madrileño Cuenca Club, para que lo tengáis en cuenta.

Relacionado

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.