Sam Smith: la gordofobia dentro de la comunidad LGTBIQ+

El artista británico lanzó un nuevo álbum, 'Gloria', el pasado viernes junto con el vídeo de su tercer single, y las redes han hablado de todo menos de su música.

Sam Smith: la gordofobia dentro de la comunidad LGTBIQ+
31 enero, 2023
Se lee en 5 minutos

Temas: ,

Gloria es un álbum creado a lo largo de tres años, pero por fin ha llegado a todas las plataformas para disfrutarlo. Para celebrar este lanzamiento, Sam Smith aparecía en el programa de entrevistas de Zane Lowe, donde el cantante ha reflexionado sobre la evolución de su carrera y todo lo que ha aprendido desde que salió del armario como persona no binaria.

Además de Gloria, Sam ha lanzado el vídeo de su tercer single, I’m Not Here To Make Friends, que lleva ya casi dos millones de visualizaciones y parece que está en camino de hacerse tan viral como su segundo single junto a Kim Petras, Unholy. Sin embargo, como siempre pasa con Sam Smith, las redes no han tardado en convertirse en juez, jurado y verdugo sobre su físico.

El vídeo está lleno de referencias al drag, además de una secuencia que ha recordado a más de uno al vídeo de Alejandro, de Lady Gaga. I’m Not Here To Make Friends es claramente una oda al amor propio, tan necesario en esta era de mostrar una falsa perfección en las redes. El amor propio lleva siendo la premisa de la música de Sam Smith desde que salió al salir del armario como no binario. El mismo artista se dijo a sí mismo que «debía tirar esa puerta abajo», aunque reconoce que al hacerlo todo fue un caos durante un tiempo. Finalmente, asegura que ha conseguido coger el ritmo y que por fin está haciendo lo que siempre ha querido hacer.

Después de salir del armario su vida se dividió en dos aspectos, el personal y el público. «En mi vida personal no hay nada negativo. Mi familia puede comunicarse conmigo, siempre lo han hecho, pero ahora se comunican conmigo incluso mejor. Mi vida amorosa ha mejorado. Me siento adorable, me siento cómode en mi piel, me pongo lo que quiero ponerme. Desde que cambié de pronombres, me he sentido como en casa. Ojalá hubiera sabido cuáles eran las palabras cuando estaba en la escuela, porque me habría identificado así. Porque es lo que soy y es lo que siempre he sido«.

Por otro lado, por su exposición a las críticas como personaje público, opina que «el único aspecto negativo ha sido la cantidad de odio y mierda. Era simplemente agotador. Fue muy duro, no era solo yo en casa buscando mi nombre en Google… Estaban las noticias. Era difícil no verlo, pero ahora puedo lidiar con no buscarme en Google. No leer comentarios ahora es algo que puedo controlar«.

Y es que desde que Sam se declaró persona no binaria las redes no han perdido oportunidad de comentar principalmente su físico, además de la feminidad que desprende ahora. Lo peor de estas críticas es que vienen desde dentro de la propia comunidad LGTBIQ+, la cual debería haberle recibido con los brazos abiertos y haber apoyado al artista. La principal crítica viene de la constante comparación del físico de ahora con el que tenía hace unos años.

Lo que mucha gente parece haber olvidado es que el mismo cantante ha confesado en varias ocasiones que ese físico que se ha glorificado era resultado de una TCA que el cantante sufría. «En 2017 me moría de hambre, estaba realmente famélico. Es indescriptible mirar hacia atrás y ver algunas de esas fotos. Creo que la gente no se da cuenta de que mido 1,88 metros, soy una persona grande. Tenía dismorfia corporal completa, creo que fue una reacción a la fama, un mecanismo de control durante mi segundo álbum, porque había mucha presión a mi alrededor y por la presión que me puse a mí misme«. Fue en 2019, con una publicación en Instagram sin camiseta en la que confesaba el haber tenido problemas con su físico y que por fin estaba aprendiendo a quererse.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de SAM SMITH (@samsmith)

Por suerte, no todo han sido críticas; los fans del artista han acogido el álbum entusiasmados, y más de uno ha dicho que llevaban mucho tiempo esperando escuchar el nuevo sonido de Sam Smith. La misma comunidad también ha defendido al cantante ante la gordofobia y la plumofobia que todavía tiene demasiada gente. El argumento principal en defensa de Sam Smith ha sido una comparación. Los fans han reiterado que si se tratase de un artista que entrase en los cánones de belleza, no sería rechazado como lo está siendo el cantante británico.

Y es que lo más preocupante a veces de la comunidad LGTBIQ+ es la autocrítica que nos hemos impuesto, esa necesidad de perfección constante que no solo exigimos de nosotros mismos, sino que en algún momento, sin darnos cuenta, hemos empezado a esperar del resto, como si estuviese dentro de nuestra jurisdicción examinar el físico ajeno e intentar controlarlo.

Con su cuarto álbum, Smith pretende cantar al amor, pero no al romántico. Es un canto al amor propio, el que cuesta reconocerse, el que brota aunque no siempre se quiera y cuyo poder es imposible de evitar, ocultar ni traicionar. En este álbum, el cantante vuelve a mostrarse de lo más vulnerable con ese estilo soul tan propio y esa voz tan única y cautivadora.

Shangay Nº 564
Portada de la revista Anuario 2023
  • Junio 2024
Shangay Voyager Nº 38
Portada de la revista Shangay Voyager 38
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023