Beyoncé arrasó en el espacio seguro más grande de Barcelona con ‘Renaissance’

Brutal el paso de Beyoncé por Barcelona con su 'Renaissance World Tour', toda una celebración de la cultura –y las personas– LGTBIQ+. Así fue el concierto.

Beyoncé arrasó en el espacio seguro más grande de Barcelona con ‘Renaissance’
Agustín Gómez Cascales

Agustín Gómez Cascales

He viajado en limusina con Mariah, he tomado el té con Beyoncé, he salido de fiesta con J.Lo y he pinchado con RuPaul. ¿Qué será lo próximo?

9 junio, 2023
Se lee en 5 minutos

Temas: , ,

La expectación era máxima y Beyoncé no defraudó en Barcelona con su monumental Renaissance World Tour.

La colosal puesta en escena hizo más que justicia al magistral álbum Renaissance, y anoche se coronó como la reina indiscutible de las superestrellas pop actuales.

Pasear por los alrededores del Estadio Olímpico de Barcelona antes del inicio del concierto de Barcelona era un auténtico espectáculo. Les fans se tomaron muy en serio la “invitación” a esta versión maxi del Club Renaissance que Beyoncé había organizado en la capital catalana, y se veían looks impresionantes, que iban de lo divino a lo excesivo, pero que en absoluto dejaban indiferentes.

La misma sensación que deja este Renaissance World Tour, que pasa directamente a la historia como el show más ambicioso creado por una pop star en lo que llevamos de siglo. Qué maravilla la excitación previa, multiplicada por mil cuando apareció, sin estar anunciada, Arca para marcarse un DJ set 100% marca de la casa, atrevido, sexy y altamente bailable.

Beyoncé Renaissance World TOUR

Imágenes del concierto inaugural del Renaissance World Tour en Estocolmo

De repente, en el gold circle tenía a un lado a Arca, escoltada tras acabar su set, y en el otro, a Lola Índigo. Entre medias, multitud de looks plateados –el must del día, junto a todo el brilli-brili posible– que reforzaban esa sensación de diversidad tan bienvenida en este concierto. Es la sensación más poderosa que deja esta cita: el club Renaissance de Beyoncé es, ante todo, un espacio seguro en donde no solo se celebra a la diva en un excelente estado de forma. También se invita a todes y cada uno de les asistentes a expresarse tal cual son, y a respetarse. Pocas veces he estado en un macroconcierto en el que haya sentido eso. Bravo por Queen B.

«Reivindicó a lo grande el poder de unión que surge bajo una bola de discoteca»

Qué atrevido por parte de Beyoncé ascender desde las tripas del escenario para arrancar el concierto con un set de baladas, que inauguró con Dangerously in Love 2. La reacción del público la dejó tan anonadada que verbalizó que daba por hecho que iba a ser el mejor concierto de la gira hasta la fecha. Una vez homenajeó a Tina Turner –no sería la única estrella negra a la que rendiría sentido tributo a lo largo de las más de dos horas y media de concierto–, desapareció. No solo tocaba cambio de look: era el momento de que arrancara oficialmente Renaissance, como quedó bien claro en la macropantalla, que es un elemento clave del espectáculo.

Ya transformada en una fascinante alien superstar, comenzó a desgranar su último álbum con los temas que lo abren, I’m That Girl y Cozy. Qué grande que haya tenido tan claro que el concepto del álbum se trasladaría tal cual al escenario, interpretándolo entero y mostrando en vivo ese visual álbum que llevamos esperando un año. Su celebración de la música de baile nacida en los legendarios clubs underground que en los 80 y 90 servían de refugio para las personas racializadas queer ha supuesto su renacimiento –literal– de cara al mainstream.

Beyonce Renaissance Barcelona

Ha recogido el testigo de otra grande, Madonna, que ya lo hizo hace décadas, y en este momento tan complicado en el que la diversidad está tan amenazada, Beyoncé ha llegado en su espectacular nave nodriza itinerante para dejar claro que la lucha sigue –no en vano llega a poner en escena un enorme tanque… plateado, claro–.

«Cualquier cuerpo y género, o ausencia del mismo, fue motivo de orgullo y celebración»

Desgranar todo el repertorio y las distintas secciones que lo albergan sería excesivo, quien estuvo sabe bien que no solo presentó todo el nuevo álbum, sino que también hubo espacio para celebrados temas de 4 –bastante reivindicado–, hits imprescindibles como Formation y, claro, Crazy in Love –¿cómo se dejó fuera Déjà Vu?–, pero también Diva o Get Me Bodied. Y cantidad de referencias a iconos que han hecho de ella la artista que es a día de hoy, impecables, con guiños a The Jackson 5 (en la espectacular recreación del Queen’s Remix de Break My Soul, Shalamar (en Cuff It) o, claro, Donna Summer. Y para reforzar la importancia del jackin’ house en su actual música, hasta sonó el icónico inicio vocal del clásico de Chuck Roberts My House. El caso era no parar de bailar ni un segundo –reto conseguido–.

Vimos también a Beyoncé sensual cual Venus retozando en una enorme concha –plateada– bordando Plastic off the Sofa y Virgo’s Groove y sobrevolar el estadio a caballo –para despedirse con Summer Renaissance. Poco antes, dejó que con Pure / Honey fuesen sus bailarines quienes se lucieran, y se celebraran unes a otres, en una mini –solo por duración– ballroom en donde cualquier cuerpo y género, o ausencia del mismo, era motivo de orgullo y celebración. De eso se trata al fin y al cabo el Renaissance World Tour.

Beyonce Renaissance Barcelona

En anteriores giras de Beyoncé eché en falta algo de emoción frente a sus habituales despliegues de perfección como intérprete. En esta ocasión, su abandono sin red a la música de baile más sentida y la inspiración de su tío Johnny –cuya imagen nos despide al terminar el show y al que celebra en Heated, su número más viral– aportan tanto ritmo como sentimiento.

Con cámaras que –a lo Rosalía, sí– captan cada movimiento y cada expresión de la diva, al menos hay momentos en que comprobamos que es humana: suda, se pelea con sus extensiones (rebeldes ante el despliegue de ventiladores) y necesita ayuda para bajar constantemente escaleras. Que para viral ya está Heated, no necesita caídas. Incluso cuando se le cae la baba con la anecdótica intervención de su hija Blue Ivy hay un primer plano que lo evidencia. Mama B –tanto literal como metafóricamente– es otro alter ego que tiene cabida en esta gira.

Ha dejado el listón muy, muy alto Beyoncé, no cabe duda. Esta superestrella que ahora se celebra a sí misma como disco diva alien quiso asegurarse de que hasta el último espectador sintiese que el precio de las entradas estaba justificado con el show que iba a ofrecer, y no quedó duda. Y por si alguien lo había olvidado, reivindicó a lo grande el poder de unión tan importante que surge en muchas ocasiones bajo una bola de discoteca.

⭐⭐⭐⭐⭐

Shangay Nº 564
Portada de la revista Anuario 2023
  • Junio 2024
Shangay Voyager Nº 39
Portada de la revista Shangay Voyager 39
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023