16/11/2018

Muere María José La Valenciana, mujer mítica en la noche de Torremolinos

3 agosto, 2018
11332
Léetelo en 3 minutos

Ayer nos llegaba la triste noticia: María José la Valenciana, la artista más conocida de la noche de Torremolinos, nos dejaba para siempre de manera inesperada.

María José trabajaba en la discoteca Parthenon de Torremolinos. En los últimos años se había convertido en todo un icono para miles de seguidores, que no dudaban en peregrinar a la localidad malagueña para disfrutar de la noche junto a ella.

Su desparpajo, su poca vergüenza (en el mejor sentido de la palabra) y su amor incondicional por sus admiradores hicieron de ella todo un símbolo para la comunidad LGTB.

Comenzó en la prostitución desde muy joven. Algo común para toda una generación de mujeres transexuales que no obtenían por parte de la sociedad otra salida posible. Luchó por sobrevivir al igual que lo hicieron otros iconos de la cultura española como La Veneno o Carmen de Mairena. Mujeres valientes que tuvieron que mover mar y tierra para hacerse un hueco en un mundo que no hacía más que ponerles la zancadilla cada vez que lograban levantar cabeza.

Trató de poner fin a su adicción al alcohol el año pasado. Sin éxito. Ingresó en una clínica de desintoxicación para que le ayudaran a superarlo. Sus seguidores volvieron a apoyarla, como de costumbre, enviándole una ingente cantidad de regalos, cartas y dinero por Navidad para que se sintiera acompañada y animarla a seguir con la recuperación. Pero, una vez más, la vida se lo puso difícil y recayó semanas después de recibir el alta.

Uno de los episodios más conocidos fue durante el Orgullo de Madrid. Desapareció durante algo más de un día y las redes se movilizaron para tratar de encontrarla. En esta ocasión hubo final feliz y un seguidor la encontró en Madrid, desorientada, y sin nada en los bolsillos sin saber cómo ni cuando había llegado a la capital.

María José logró llevar la vida que siempre había deseado, al menos los últimos años. Después de toda una vida de sacrificios y golpes lo logró. Sacaba cada día una sonrisa a todos los que se encontraba y a sus seguidores de Instagram. No dudaba en gritarte por la calle su clásico “¡Con la cara!” o en subir videos de lo más estrambóticos. Creó un estilo propio que oscilaba entre lo trash y los personajes más grotescos de Valle-Inclán.

Y, como no podía ser de otra manera, las redes se han volcado con su muerte dejando miles de mensajes de amor, desolación e incomprensión en su cuenta de Instagram. El actor y director Eduardo Casanova, Topacio Fresh e incluso la actriz Miren Ibarguren han querido mostrar sus condolencias y su asombro ante la muerte de la artista.

Sin lugar a dudas España ha perdido un icono LGTBI, un símbolo de libertad. Solamente espero que algún día este país sea capaz de ver y valorar lo que estas mujeres han hecho por nuestra sociedad.

Son ellas las que poniendo la cara para recibir los golpes durante décadas lograron visibilizar el lado más duro de nuestra comunidad.

Gracias por tu libertad, por tus ganas de vivir y por llenar el mundo de color y sonrisas. Vuela alto Caritrini.

Hasta siempre.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.