14/04/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Qué buenamente lo está haciendo todo Rosalía

21 septiembre, 2018

Buenamente, buenamente, tra tra. El fenómeno Rosalía es imparable, y a juzgar por las opiniones encontradas que está generando su éxito, no ha podido hacerlo mejor. No despierta indiferencia, y es lo mejor que le puede pasar mientras tiene a su creciente legión de fans salivando por el inminente lanzamiento de El mal querer, que se está haciendo de rogar.

Va a ser el disco nacional de pop –sí, pop– más importante del año en cuanto lo publique el 2 de noviembre, como lo fue su debut Los Ángeles en su momento. Dos de dos. Y bien distintos entre ellos. Como único –y gran– nexo de unión, ella, ‘la Rosalía’. Destinada a ser una artista de éxito global, algo que ya está logrando, y en sus propios términos. ¿Por qué molesta su éxito? ¿Por qué tu pasión, si no está directamente vinculada a tus raíces sociales, se tacha de apropiación cultural? Cuesta entenderlo. Porque no tiene ningún sentido que se nos niegue la posibilidad de acercarnos a maneras de entender el arte que nos apasionan, con las que conectamos. Y la manera de Rosalía de vivir e interpretar el flamenco es tan única como necesaria, sentida y también respetuosa.

Es una mujer que sabe utilizar para sus proyectos todas sus armas –sí, de mujer–, sus estudios, su sentir; que presume de uñas –afiladas, desafiantes–, que canta a la muerte y al –mal– amor, y lo hace con una personalidad única, que le ha hecho destacar de inmediato. Le inspiran los clásicos, a los que ha estudiado desde niña, y también sus contemporáneos. Y sabe perfectamente de quién rodearse para llevar su visión a buen puerto.

Ilustración: Iván Soldo

Con solo dos singles publicados de El mal querer y contados shows para dar a conocer lo que se viene, Rosalía ha creado ya un universo reconocible e impactante, que nos hace sentir como si su próximo disco llevara ya tiempo entre nosotros. En esta ocasión, El Guincho es su principal aliado musical; Charm La’Donna, su coreógrafa; ella, su mejor community manager; Pedro Almodóvar, el mejor padrino cinematográfico; y Canadá, la productora responsable de que Malamente – que le ha valido 5 nominaciones a los Latin Grammys– y Pienso en tu mirá hayan reinventado y reforzado nuestra iconografía tradicional, que en el pop nacional hacía siglos que no aparecía con esta rotundidad y verdad.

No son pocos los que viven su éxito como propio, porque Rosalía representa, con su actitud y sus logros, los sueños de mucha gente que moriría por vivir experiencias como las suyas, por lograr un reconocimiento así de meteórico siendo tan joven y haciendo aquello en lo que cree con una fe contagiosa. Vale, a algunos les provoca envidia, pero a muchos más una enorme felicidad –ajena y propia–. Mejor quedarse con esa actitud positiva. Tra tra.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.