15/12/2018

¿Se nos ha ido la ‘mariconez’ de las manos? Decididamente, sí

17 octubre, 2018
3134

Decididamente, el debate sobre la ‘mariconez’ de Mecano en Operación Triunfo se nos ha ido de las manos. De acuerdo, como herramienta promocional para que esta edición –hasta ahora más bien descafeinada– de OT 2018 coja bríos virales ha venido fenomenal.

Una de sus concursantes, María, de repente se ha convertido en adalid del respeto, y eso está muy bien, porque la libertad de expresión debe primar siempre. Y un artista está en todo su derecho de versionar una canción para hacerla suya si así lo siente. Pero vamos, que lo que hay que juzgar es su talento como intérprete, y la realidad es que tiene un reto ante sí muy gordo. Porque las canciones de Mecano tienen lo suyo, aunque Ana Torroja siempre lo hiciera parecer todo fácil.

Cuestionable es la actitud de la Torroja y, sobre todo, de José María Cano, el autor de Quédate en Madrid. Este ha prohibido que se cambie una coma; ojo, está en su derecho, le ampara la Ley de Propiedad Intelectual. Ana parece haberse sentido ofendida cuando la sombra de una posible homofobia ha planeado sobre ella –de sobra sabemos que nada más lejos de la realidad–. Él queda como un arrogante; ella, como insegura.

Lo peor es que, de repente, se demoniza a Mecano, algo absolutamente injusto y, ahora mismo, desproporcionado. Porque en un caso así hay que analizar su canción y su aportación en el contexto en que fue creado. Está muy bien que se cuestione el término ‘mariconez’ y que chirríe; y si alguien no quiere pronunciarlo, que no lo haga. Pero que tampoco se nos vaya de madre. Mecano lograron hacer llegar a la masa mensajes importantes, desdramatizando o dando su relevancia a temas hasta entonces tabú en el pop, con una facilidad digna de alabar, y una capacidad para reinventarse continuamente en lo musical admirable.

Sí, claro, que ya se ha comentado el bochorno que provoca Stereosexual, pero no nos olvidemos de canciones que son historia de su compromiso con la diversidad, como Mujer contra mujer o El fallo positivo. Recurriendo al costumbrismo, al melodramatismo y a la ironía, los hermanos Cano pusieron sobre la mesa, y en Los 40 –hace décadas, lo que Spotify es ahora–, debates y realidades que daban pie a corearlas en macroconciertos, y agitaban conciencias desde una aparente frivolidad, o liviandad si se quiere. No, Mecano nunca fueron activistas, pero tampoco eran homófobos, como parece que ahora se quiere hacer creer.

Entramos de nuevo en el eterno debate que provocan las batallas en Twitter. Que parece que al final solo valen las opiniones con más likes, que el millennial siempre tiene la razón porque cree en un futuro mejor. ¿Por qué hay que tomar partido en una cuestión como esta de una manera radical? ¿Por qué parece que nos empeñamos en no echar la vista atrás con el mismo empeño con el que intentamos que nos quede un tuit lo más likeable posible?

¿Por qué parece que tanta gente tiene tan claro que Born This Way de Lady Gaga inventó el activismo pop? ¿Por qué tanta gente piensa que el primer beef de la historia entre raperas lo han protagonizado Nicki Minaj y Cardi B? Con lo fácil que es documentarse a día de hoy. Con lo grande que es ampliar nuestra memoria histórica del pop. Y con lo enriquecedor que es crear debates entre quienes son capaces de aceptar que no tienen la razón absoluta. Pero cómo cuesta.

Ni Quédate en Madrid es, ni mucho menos, mi canción favorita de Mecano, ni María es, desde luego, mi concursante preferida de OT 2018. Pues no veo ningún drama en ello. Bien, hay términos, e incluso temas, de Mecano que han quedado desfasados con el tiempo –por eso me sorprendió hace bien poco que Marina Jade se quedara de piedra, sin saber qué contestar, cuando le pregunté por la mayor mariconada que ha hecho en su vida. No sabía de qué hablaba–. Bueno, muchas de las canciones del trío madrileño son retrato de un momento concreto y no han superado el paso de las décadas, pero son muy grandes las que mantienen su vigencia a día de hoy. Son muchas, por cierto, y la sombra de Mecano, alargada.

De momento, que María –junto a Miki– viva su noche de gloria, y ojalá que salga indemne del reto y de un ejercicio de rebeldía que desde luego ha logrado una trascendencia que seguro que ni ella imaginaba. Si su carrera se prolonga en el tiempo, e interpreta una canción que se convierta en clásica y que incluya algún término que pueda resultar ofensivo en OT 2038, habrá que ver cómo reacciona si vive en sus carnes lo que ha provocado ella en esta ocasión. Ojalá con la máxima deportividad y respeto. Que, desde luego, muchos de sus fans parecen no tener.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.