03/08/2020

Relatos gays de fin de semana: ‘En mi imaginación’

3 noviembre, 2018
Léetelo en 2 minutos

En mi imaginación había ido a su apartamento en multitud de ocasiones. Allí él abría la puerta, con su actitud tímida y aniñada, y me daba dos besos rápidos mientras recogía las prendas de ropa que tenía esparcidas por el suelo.

La pequeña buhardilla estaba en el centro de la ciudad. Las escaleras eran estrechas al subir, pero el ático tenía muy buenas vistas a través de la pequeña ventana que había sobre la cama. “Ahora te ofrezco algo de beber –decía mientras iba amontonando en los brazos las prendas que recogía y yo–, como si estuvieses en tu casa”, añadía.

Y yo me sentaba en el sofá a esperar a que acabase de recoger el piso. Tenía el pelo rubio, los ojos claros. Era más bien delgado. El pequeño apartamento era su viva imagen: menudo, discreto, incapaz de no caer rendido a su encanto. Pero a él le pasaba lo mismo que al apartamento; ninguno de los dos creía en su potencial.

Cuando acababa de recoger, la ropa que había amontonado acababa en una esquina del piso, en el suelo, y él se dirigía a la cocina, un pequeño espacio detrás de una amplia barra, a fregar algún vaso donde servir un poco de cerveza. Con los dos vasos de cerveza en la mano se sentaba a mi lado. En mi imaginación había ido a su apartamento en multitud de ocasiones.

En todas sucedía lo mismo, en todas lo imaginaba así, en todas acababa levantado esa tímida cabeza, mirándome a los ojos y lanzándose a mi boca como un león lo hace hacía su presa. Nunca llegué a ir a su casa, no sé si tenía buhardilla, piso, loft o si vivía en un bajo. Nunca supe si era tan desordenado como yo creía o si por el contrario era solo cosa de mi imaginación.

[intetx]

Nunca supe si tiraba la ropa por el suelo, si tenía la cocina desordenada o si ofrecía cerveza a sus invitados. Solo sé que me lo presentaron una vez en una reunión, que me dio la mano, que era rubio, que bajó la mirada y que no volví a saber nada de él. Y lo que es peor, nunca llegué a saber si se lanzaba a la boca de sus amantes como un león lo hace hacia su presa.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.