20/08/2019

Monterrosa, visibilidad LGTBIQ+ en el tecnopop: “El género ni nos define ni nos limita”

13 febrero, 2019

Rocío Saiz a veces actúa con Las Chillers, Enrique F. Aparicio a veces pincha como Esnórquel DJ. Los dos practican el activismo LGTBIQ+ en todo lo que hacen, también en el dúo Monterrosa, “formado por una bollera y un maricón visibles, como ellos mismos –bueno, ellas mismas, porque utilizan el femenino como género para expresarse las dos– se definen. Aunque van más allá: “El género no nos define ni nos limita”, afirman rotundos.

Bien hecho. Acaban de publicar su primer EP, Latencia, en donde queda bien patente su pasión por el tecno-pop de las últimas tres décadas, y en él han volcado influencias que pueden ir de la mákina a Massiel sin despeinarse. Y que no deja ser un bailable ejercicio de visibilidad. “Los nuestros son dos mundos en colisión”, afirma Enrique. “Somos el yin y el yang. Rocío es emoción pura que le desborda, no tiene filtro, y yo soy muy maniático y detallista, le doy mil vueltas a todo”.

Parálisis, una de las canciones que incluye Latencia, fue el origen de todo, revela Rocío. “Me la inspiró una exnovia. Y cuando se la presenté a Las Chillers me dijeron que no tenía nada que ver con lo que hacemos. Entonces le dije a Enrique: ‘Como a veces pinchamos juntas, vamos a hacer un grupo…’. Porque Enrique era la persona perfecta para poner racionalidad y narratividad en toda mi intensidad”. Y aquí está su primer EP.

SHANGAY ⇒ ¿Os podemos definir como dúo queer?
ENRIQUE ⇒ Es un debate que nosotras mismas tenemos. Rocío tiene más reticencias a que se nos encasille con una etiqueta.

ROCÍO ⇒ Porque ante todo somos un grupo musical, somos artistas, y después yo soy lesbiana. Me tienes que querer primero porque mi música te guste, no porque sea bollera.

ENRIQUE ⇒ Pues yo soy maricón antes que cualquier otra cosa… Tengo menos problemas con las etiquetas, pero también es verdad que soy más novato en la música que Rocío. Y es verdad que las etiquetas te pueden cerrar puertas.

ROCÍO ⇒ Porque no se habla lo suficiente de que, a lo mejor, porque seamos una bollera y un maricón, un determinado promotor no te contrata.

«Si conseguimos que el público LGTBIQ+ se muestre unido, dejaremos de tener esas fricciones que hemos tenido siempre entre gays y lesbianas»

ENRIQUE ⇒ Es evidente que lo que somos marca nuestra música. Fauna, por ejemplo, habla de eso, del miedo que puedes sentir cuando vuelves de fiesta porque eres mujer, maricón, racializado o no binario, porque no eres un hombres cis hetero blanco. Ya no decimos que somos el primer grupo formado por una bollera y un maricón porque, por ejemplo, en Mocedades había varios [risas]. Pero sí somos, probablemente, el primero que lo lleva con orgullo y visibilidad.

ROCÍO ⇒ Si conseguimos que el público LGTBIQ+ se muestre unido, y además le decimos a los heterosexuales que hacemos música para todo el mundo, dejaremos de tener esas fricciones que hemos tenido siempre entre gays y lesbianas. Porque nuestra lucha es una. A mí, por ejemplo, me habría gustado que mujeres artistas que tienen relaciones con otras mujeres lo hubieran dicho, empezando por Rosana. Porque las lesbianas hemos tenido muchos menos referentes que los maricones. Y lo que se dice de Malú no sabemos si es verdad… Javiera [Mena] es la única.

SHANGAY ⇒ Vosotros apostáis por la pedagogía queer bailable…
ENRIQUE ⇒ Totalmente. Hicimos las canciones de Latencia pensando en la discoteca, en qué queremos comunicar en ese espacio concreto. La pista de baile es uno de los pocos espacios utópicos integrados en la vida diaria; en ella te muestras vestido y maquillado como quieres, estás en un sitio en el que priman las luces y la fantasía, y la música te conduce. Nos hemos criado y liberado en la pista de baile. Cuando empecé a ir a discotecas de ambiente y me veía rodeado de maricones me sentía seguro. Hemos tenido la necesidad de que este disco estuviese dirigido a ese espacio.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué esa reivindicación de los sonidos bakalas, que nunca han estado muy bien vistos?
ENRIQUE ⇒ Porque nos llevan a nuestra infancia y adolescencia. Nos retrotraen a la época en que empezábamos a sentir que no encajábamos, que éramos distintos.

ROCÍO ⇒ A las dos nos han pegado de pequeñas. Y eso que yo era superpopular, pero por bollera me pegaron…

ENRIQUE ⇒ No sabemos si será el sonido definitorio de Monterrosa, pero de momento queríamos hablar de estas cosas utilizando esos sonidos…

ROCÍO ⇒ Para que sientas que puedes comerte el mundo, y para provocar un impacto. Hacemos música para la gente, para que se identifiquen con nosotros y bailen.

«A las dos nos han pegado de pequeñas, por lesbiana y maricón, y ambas nos hemos liberado en la pista de baile»

SHANGAY⇒ No es tan habitual escuchar en el tecnopop actual referencias explícitas, por ejemplo, a Massiel, como sucede en De vuelta
ROCÍO ⇒ Esa es mi canción favorita. Y El amor de Massiel es un mantra para nosotras, junto a Muera el amor de Rocío Jurado.

ENRIQUE ⇒ ¿Y qué me dices de que Massiel contara en el Deluxe que le habían metido popper en Studio 54? ¡Yo quiero vivir su vida! Es muy triste que su música se haya perdido en la cultura popular más allá del La, la, la. Mucha gente no conoce Más fuerte, Eres, El Noa Noa… Por suerte, estamos en una época en la que mezclar referentes muy distintos y sin prejuicios no está mal visto. No escuchamos a Massiel y a The Smiths de una manera distinta. De hecho, mi cantante favorita es Cecilia, que para muchos es “la del Ramito de violetas”, sin más. Te coges el grandes éxitos de Massiel… ¡y tiene unas canciones, unos arreglos! ¿Cómo no íbamos a inspirarnos en ella? ¿O en Jeanette? Por eso nos encantaría combinar siempre melodías de canción ligera, producción de la ruta del bakalao y letras como las de Cecilia.

ROCÍO ⇒ Y reivindicar figuras como la de Rocío Jurado, que además de una gran artista fue una mujer superadelantada a su tiempo, feminista y pro LGTB.

ENRIQUE ⇒ La cultura mainstream, hasta ahora, nos había dado siempre migajas a la comunidad LGTBIQ+, hemos tenido que ir rastreando los guiños. A raíz de esos detallitos, nosotros nos hemos creado nuestro mundo. Igual que en otros países tenían divas como Mina o Françoise Hardy, aquí teníamos a las folklóricas. Y su manera de entender el mundo a nosotros nos ha inspirado mucho.

ROCÍO ⇒ Ahora nos queda Falete.

EL EP LATENCIA ESTÁ DISPONIBLE EN TODAS LAS PLATAFORMAS.
MONTERROSA ACTÚAN EL SÁBADO 16 EN RAZZMATAZZ (BARCELONA) Y EL JUEVES 21 EN LA 6ª FIESTA RADIO 3 EXTRA EN EL TEATRO BARCELÓ (MADRID),

3 HIMNOS POP QUEER IMPRESCINDIBLES PARA MONTERROSA

  • Indicios de arrepentimiento, de Carlos Berlanga

    Carlos Berlanga representa la libertad creativa absoluta”, afirma Rocío. “Y para mí es un gran icono lésbico, porque su forma de vivir la vida y sus letras me ayudaron mucho. Mientras que Marta Sánchez o Alaska (que me encanta), para mí como lesbiana, no lo son”.

  • Slap My B**tt, de Kiddy Smile.

    “En la canción, Kiddy Smile solo dice ‘azótame el culo, hazme daño y pasémoslo bien’, indica Enrique. “Es un himno electroqueer que yo nunca habría tenido el descaro suficiente de hacer, por eso me gusta que exista”.

  • Por qué me abandonaste, de Paloma San Basilio.

    “Dice en la letra Paloma San Basilio: ‘¿Por qué me abandonaste / si siempre fuiste mía?’, recuerda Rocío. Me encanta esa canción, y en ella se dirige a otra mujer”. Y Enrique añade, para incluir dos en una, Loca, de Massiel. “Es una declaración de amor a un pedazo de maricón, porque ella es una mariliendre de manual”. Rocío continúa: “Enrique habla muchas veces en femenino, y yo, en masculino, porque muchas veces me siento más masculina que femenina. Usamos los géneros indistintamente, con total libertad, es algo que no nos limita para nada”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.