16/06/2019

‘Atrévete’ de Chenoa cumple 17 años: así fue su primera entrevista en Shangay

22 abril, 2019

La primera entrevista de Chenoa en Shangay, primera de muchas, se publicó en el número 193 de la revista, en septiembre de 2002, cuando su primer álbum llevaba despachadas 320.000 copias, que se dice pronto. Chenoa celebra ahora los 17 años de la publicación de su debut, y nosotros queremos celebrarlo con ella.

Por eso rescatamos mi primera entrevista con ella, en la que declaraba: «Este es el momento de dar las gracias continuamente y no quejarme». El boom de la primera edición de Operación Triunfo fue histórico, y Chenoa fue una de las más beneficiadas de aquel éxito, con el que comenzó una carrera como solista cuyo último eslabón es el single A mi manera.

La propia Chenoa está celebrando en sus redes el aniversario de su primer single, Atrévete, que lanzó tal día como hoy en 2002. Un clásico de nuestro pop que nos presentaba a la Chenoa más bailable. una vertiente de su música que sus fans siempre han celebrado enormemente. Veamos –o mejor, leamos– qué nos contaba Chenoa escasos meses después de reventar las pistas con semejante hit.

Foto: Álvaro Villarrubia

SHANGAY ⇒ Ahora que tu disco lleva unos meses en la calle, ¿piensas que está a la altura de las expectativas que creaste?
CHENOA ⇒ Cuando empezaba a preparar el álbum, en internet leía muchas críticas: “La Chenoa se cree la reina de Saba”, “no sé quién se piensa que es”… Yo llevaba mucho tiempo planeando este sueño. Tenía bastante claro qué era lo que quería, y lo expliqué en la primera reunión que tuve con mi discográfica.

Igual fui muy directa, pero pienso que es la forma de trabajar más sana que hay. No te creas que cedí en todo. En las primeras preselecciones dejé fuera muchos temas que me daba hasta risa que pensaran que los querría cantar. Al final conseguimos un equilibrio entre lo que yo quería y lo que salió.

SHANGAY ⇒ ¿Exigiste más que cediste?
CHENOA ⇒ Fueron una de cal y una de arena. Tú tienes que opinar, pero también te tienes que dejar guiar. No podía ir de lista, porque jamás en mi vida me había pasado algo así.

“El cariño y la popularidad ni cansan ni empalagan. Nunca molesta que te digan lo mona que estás”

SHANGAY ⇒ A diferencia de casi todos tus compañeros de concurso, tu rollo es más negro que melódico…
CHENOA ⇒ Me gusta fusionar. Considero que el futuro está en la fusión, a todos los niveles: de culturas, de ritmos, etc.

SHANGAY ⇒ ¿No te choca que la mayoría, aun siendo más jovencitos que tú, se hayan decantado por una música más tradicional, incluso antigua?
CHENOA ⇒ Quizá porque lo antiguo vuelve, o porque es más seguro, o porque sus voces se acomodan mejor a un estilo melódico…, no lo sé. Cuando estuvimos de gira juntos yo no me sentía alejada a nivel musical de mis compañeros, sino todo lo contrario. Me gustaba que hubiese variedad. Lo mismo me pasa ahora con David [Bisbal]. Tenemos una gira de cuarenta y cinco directos juntos, aunque mi rollo es completamente distinto al suyo. Precisamente por eso, al público le llenan el doble los conciertos. Un solo estilo en exceso empalaga.

SHANGAY ⇒ Durante el concurso te especializaste en versiones de grandes divas: Tina Turner, Donna Summer… ¿Por qué?
CHENOA ⇒ Porque me apetecía mucho hacerlas, a pesar del respeto que me inspiran. Donna Summer es lo mejor que ha dado la música disco, y nunca ha estado bien considerada para lo grande que es. A Tina Turner, cuando sabes lo mal que lo ha pasado en la vida la valoras el doble. Sufrí mucho preparando mi versión de The Best porque Tina Turner es única, inconfundible.

SHANGAY ⇒ Cuando presentaste tu single Atrévete el comentario generalizado era “Quieren hacer de ella una nueva Mónica Naranjo”…
CHENOA ⇒ Yo no me sentía así. Mónica me gusta, es una tía con mucha fuerza y un tremendo vozarrón. Me encantan los venazos que le entran: ahora me tiño de rubia, ahora me rapo el pelo…, renovarse o morir. Pero, aunque vamos del mismo palo, no me siento del todo identificada, porque a mí nunca me ha gustado copiar a nadie ni ir a lo seguro.

SHANGAY ⇒ ¿No resulta contradictorio que digas eso cuando te has hecho famosa a base de versiones de otros artistas?
CHENOA ⇒ Puede que sí. Pero yo lo veo de otra forma: estoy metida en el mundo de la música, y aprovecho mis oportunidades para ir indagando y ver qué toques puedo aportarle a algunas canciones que otros artistas no le han dado. Lo importante es saber desmarcarse.

“Con mis amigos gais tengo una actitud diaria de normalidad, que es lo importante. No es cuestión de presumir”

SHANGAY ⇒ ¿Eres consciente de que, al haber copado el mercado, le habéis cerrado las puertas a otros muchos artistas que se han quedado sin oportunidades?
CHENOA ⇒ Sí, pero este es el año de los chicos de Operación Triunfo; recalco lo de “este”, o sea, 2002. Y lo tenemos que aprovechar. No es menos cierto que mucha gente se ha comprado un CD por primera vez gracias a nosotros; miremos también lo positivo.

Lo que está claro es que cuando sea yo la que esté en la posición contraria y vea a otros artistas copar el mercado, que vendrán, por lo menos podré decir: “Coño, tú has estado ahí”. Hay cantantes que han estado mucho tiempo vendiendo discos sin parar. Quizá ésta sea mi única oportunidad de vivir algo parecido, después de tirarme años haciendo no sé cuántas galas por hoteles vestida de vaquera cantando I Just Called To Say I Love You. Al menos que me dejen disfrutarlo.

SHANGAY ⇒ No solo eres famosa, también levantas polémicas. ¿Qué te ha parecido que el Movimiento Gay de Euskal Herria te haya otorgado la “Alpargata rosa” de este año (algo así como el Premio Limón, en versión LGTB)?
CHENOA ⇒ Me indigna que me hayan dado la “alpargata rosa” esa de los cojones. Se supone que es por la letra de Cuando tú vas, que dice “Y no me hables de sexo seguro / ni plastifiques mi corazón”. Lo que estoy diciendo es que no te voy a follar porque no estoy enamorada de ti, no que no me vaya a poner un preservativo. ¡Por el amor de Dios, si hasta mi madre lo entendió a la primera!

Ahora me enciendo cuando hablo de ese tema, pero al principio me dolió cantidad, por muchos motivos. En primer lugar, porque se supone que en mi canción me pongo en contra de los métodos de prevención del sida. ¡Mira que he oído cosas sobre mí, pero ninguna tan hiriente! En segundo lugar, porque he trabajado con muchísima gente gay. En el mundo artístico me he encontrado con hombres más femeninos y sensibles que yo; yo, al lado de muchas de esas personas estupendas, soy un camionero. Conozco bien su mundo, y no me sorprendo por nada.

También he trabajado a las órdenes de personas que tenían el VIH, y sé lo que es esa enfermedad. Pero nunca hablo de si tengo o no amigos homosexuales, o de si sé lo que significa el VIH, porque no voy de ese rollo. No es cuestión de presumir o de ir de experta de nada; yo tengo una actitud diaria de normalidad, que es lo que importa. Porque la causa se defiende de verdad en el día a día, no saliendo a la calle con pancartas para que te vean y se hable de ti.

SHANGAY ⇒ ¿No crees que debes aceptar los inconvenientes que conlleva ser una figura pública de tu calibre?
CHENOA ⇒ ¡Si lo acepto! Pero me jode que, sabiendo como soy y del palo que voy, se saquen las cosas de contexto. De mí, que soy la más currada, es de la que más cosas se saben, porque soy muy clara. Quizá sea eso lo que molesta. Pero no estoy dispuesta a que me obliguen a pensármelo dos veces antes de dar mi opinión sobre algo.

SHANGAY ⇒ ¿Te ha servido estar “tan currada” para afrontar todo lo que te ha venido de cara este año?
CHENOA ⇒ Nunca se está del todo preparada. La cantidad de falsos rumores es tal que alucinas. “Que tenemos un topless tuyo y estamos pactando con tu familia”. Pues me río, porque todavía no he ido a la playa. “Chenoa está esperando hora para hacerse una liposucción”. Tengo pasta para hacérmela hace años, que para eso ahorro, pero odio los quirófanos. Así que hago dieta y ejercicios de glúteo, y a presumir de lo que Dios me ha dado. El fenómeno mediático es innegable, la gente se piensa que me conoce como si viviera en su casa. Precisamente por eso, quienes han seguido el programa saben bastante bien cómo soy.

SHANGAY ⇒ ¿En qué puesto de tu escala de valores está ahora mismo la popularidad?
CHENOA ⇒ El cariño y la popularidad ni cansan ni empalagan. Nunca te molesta que te digan lo mona que estás ni que te vengan a pedir autógrafos. Evidentemente, la fama tiene dos caras; siempre hay alguien dispuesto a joderte. Menos mal que ahí están los fans que te siguen, que te escriben cartas, que no comen, que no duermen, que suspenden…

SHANGAY ⇒ ¿No has llegado a sufrir el acoso obsesivo de determinados seguidores?
CHENOA ⇒ No. Siempre nos han seguido con respeto, buscando únicamente un autógrafo o darnos un regalo. El artista es muy egocéntrico y le gusta que le admiren. Pero tú les dejas que sepan de ti hasta un punto; la gente ve lo que tú quieres que vea. Para tener claros esos límites tienes que ser todo el tiempo tú misma. ¡Y menudo trasto estoy hecha! Aunque mi madre dice que con el tiempo me puliré, yo no tengo ninguna prisa por cambiar.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.