14/12/2019

Diversidad LGTBI en el Orgullo de los 50 años de Stonewall: una misa en el Village de Nueva York y reseña en el calendario de los jesuitas

28 junio, 2019
Léetelo en 4 minutos

Nueva York celebra el WorldPride este 28 de junio de 2019. Y lo hace por derecho propio, porque todo comenzó en esa ciudad hace 50 años. En 1969 los gays, las lesbianas y los transexuales eran perseguidos y encarcelados por el simple hecho de serlo. Y un grupo de personas que estaba en el mítico Stonewall Inn, un bar en el que solían reunirse, dijo «¡basta ya!». Un grupo de valientes se encaró y rebeló contra la policía. Gracias a ellos, hoy puede existir un medio como Shangay

Son hechos de sobra conocidos. Sobre todo en estos días, en los que todos los medios de comunicación del mundo nos hacemos eco de ello. Sorprende, sin embargo, ver cómo han cambiado algunas cosas.

En especial en algunos de los sectores o instituciones que más daño nos han hecho a lo largo de la historia. Mientras en el Vaticano se siguen encendiendo todas las alarmas con algunos documentos –como el polémico y recientemente firmado Hombre y mujer los creó, en el que se cuestiona la identidad de género–, sorprende ver cómo en pleno West Village, frente al legendario bar Stonewall, se celebró una misa la víspera del 28, según nos informan Emilio Ayala y Adolfo Britz, desplazados a la ciudad de los rascacielos, que grabaron este momento para nosotros.

Fue en Christopher Park, donde está el monumento por los 50 años de estos hechos, frente al icónico bar que, recordemos, hace unos años estuvo a punto de cerrar por falta de público. Fue declarado espacio protegido gracias a la presión de artistas como Madonna o Cher, que evitaron que se perdiera esta memoria. Allí, en plena calle, en el corazón de LGTBI de Manhattan, donde comenzó todo, se celebró este masivo acto religioso.

Por otro lado, aquí en España se ha vuelto a crear una nueva polémica por parte de los sectores más intransigentes de la Iglesia católica. Los jesuitas editan cada año un almanaque que es una referencia en el mundo eclesial, un ‘taco’ [así se llaman este tipo de almanaques de papel para las mesas de despacho] conocido como ‘el taco de los jesuitas’ o ‘el taco del Corazón de Jesús’. Tiene más de cien años de historia y, como decimos, es todo un icono entre muchas personas. Pues bien, este año ‘el taco de los jesuitas’ conmemora el Orgullo. Lo hacen la víspera de San Pelayo de esta manera:

La madrugada del 28 de junio de 1969 la policía de Nueva York llevó a cabo una redada en el pub Stonewall, situado en el Greenwich Village. El colectivo gay respondió con manifestaciones que derivaron en incidentes violentos. En la historia del movimiento homosexual en Estados Unidos, este episodio señala el momento en que el colectivo gay empezó a luchar contra el sistema legal, policial y social, que lo perseguía.

Desde hace 50 años, el 28 de junio se celebra el Día del Orgullo, aunque el colectivo LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, transexuales y transgéneros, intergéneros) suele trasladar sus marchas y desfiles al sábado anterior o posterior a esta fecha.

El mapa mundial de las leyes de orientación sexual muestra que todavía hay mucho trabajo que hacer en pro de los derechos de la comunidad LGBTI. La criminalización de estos colectivos se extiende por buena parte de Europa del Este, toda Asia, casi toda África y parte de Centroamérica y América del Sur.

En 72 países se considera un delito y la pena de muerte para las relaciones homosexuales está vigente en Irán, Arabia Saudí, Yemen, Sudán, Somalia, Nigeria, Siria e Irak.

Las repuestas en los medios más radicales no se han hecho esperar. Sus redes sociales comenzaron a arder desde que trascendió la noticia. Era de esperar.

Por otro lado, este 28 de junio de 2019 José María Rodríguez Olaizola –un jesuita que en más de una ocasión ha manifestado que desgraciadamente sigue siendo necesario el Orgullo– ha escrito lo siguiente en su Facebook:

Llegará un día en que el único orgullo necesario sea el de ser persona. Pero mientras ese día llega, hay quien tiene que seguir alzando la cabeza con desafío, por todos aquellos que se niegan a comprender; con valentía, por todos aquellos que exigirían silencio; con humildad, por todos aquellos que confunden orgullo con soberbia, cuando tan solo es una forma de decir que la diversidad es parte de la riqueza humana; con rabia, por todos aquellos que humillan; con libertad, por todos aquellos que querrían encadenar a los diferentes. #orgullo2019

Todo ello es una muestra más de la diversidad que existe en el colectivo LGTBI y en la misma Iglesia católica. En medio de polémicas por banderas en las fechadas y por el uso interesado por unos y otros de símbolos y derechos, igual conviene pararse a pensar que no todos somos iguales ni pensamos lo mismo. Que la diversidad ha sido reconocida. Y que está aquí para quedarse, aunque aún tengamos que seguir luchando por ella.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.