14/12/2019

A propósito del ‘Taylorgate’ en Mad Cool: dime de qué te quejas y te diré de qué careces

11 noviembre, 2019

Me sigue sorprendiendo que aún haya integristas que se consideran con potestad para despreciar el cartel de un festival simplemente porque apueste por cabezas de cartel pop. Que se echan las manos a la cabeza ofendidos porque piensan que los festivales de música deben seguir siendo territorio mayoritario del rock, y que prefieren antes un grupo –quizá– trasnochado con el que alimentar su nostalgia antes que probar a dejarse sorprender por propuestas alejadas de su zona de confort.

La que se ha liado en ciertos sectores cuando, por ejemplo, el festival madrileño Mad Cool ha anunciado a Taylor Swift como una de las cabezas de cartel de su edición 2020. “¡No puede ser! ¡Qué vendidos!”. Lo habrás leído en tus redes sociales seguramente, a pesar de que fuesen mayoría tus amigues que se hayan puesto ya nerviosos por hacerse con una entrada. Todo depende de tu ambiente y de tu prisma, claro.

Me negué a entrar en esa polémica en redes, porque es bastante probable que quien demoniza a Mad Cool por esa jugada maestra sea alguien con quien no me apetezca compartir mi pasión por la música. Y, ojo, que yo a Taylor Swift como artista la aborrezco, que conste. La respeto como incontestable fenómeno pop global que es, pero seré el primero que cuando actúe en Mad Cool probablemente me busque enseguida algo más apetecible, que me sorprenda. Si fuera uno de esos grupos que encantan a los nostálgicos, ni tan mal…

Sigue costando tanto que el pop, en todas sus variantes, encuentre hueco en según qué festivales que cada paso hay que celebrarlo. Por eso disfruté tanto en agosto en el Manchester Pride Festival, que en su primera edición logró un interesante equilibrio entre serie A y serie B, entre pop petardo y electrónica festiva, con la dosis de nostalgia justa pero mirando hacia el futuro descaradamente (por algo brilló Kim Petras).

Pero no tiene que llegar necesariamente el Orgullo para que el pop campe a sus anchas en grandes eventos musicales. En España desgraciadamente, sigue teniendo mucho peso esa mentalidad, claramente heteronormativa, que solo comprende un festival ‘de calidad’ si el rock y el indie son mayoría en su cartel. Y no hay por qué discriminar al pop y la música urbana, y que los celebremos casi siempre en eventos especializados. Aquí si estamos es para todo. Incluso para celebrar a Taylor. Respeto, por favor.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.