08/12/2019

Estreno. Tracy De Sá presenta ‘Loudspeaker’: “Tiene que hablar mi música, no mi nacionalidad”

13 noviembre, 2019

Nació en India, creció en Málaga y actualmente vive en Lyon. Tracy de Sá es una artista ejemplo de multiculturalidad y una persona a la que las etiquetas le oprimen, por eso huye de ellas. Se dio a conocer de manera un tanto sorprendente para una hiphopera: al presentarse en Francia a Destination Eurovision.

Quiso ser representante de aquel país con Por aquí en el eurofestival, aunque finalmente fue Bilal Hassani la elegida. Inesperadamente para Tracy, su canción caló entre los eurofans españoles, e incluso actuó en la Welcome PrePartyES de Madrid. Ahora regresa para presentar el primer single de su próximo álbum, Loudspeaker. En Shangay estrenamos en exclusiva el clip, y hemos podido charlar con ella, feliz de estar de vuelta. “Quisiera hacer más proyectos musicales en España, últimamente solo vengo a visitar a la familia. Se me está acogiendo muy bien, así que estoy contenta”.

Se marchó a Francia a estudiar una licenciatura en Lingüística y un máster en Estudios de género, y sus preocupaciones y reivindicaciones las vuelca en su arte. “Considero mi música una herramienta para transmitir mi mensaje, también tiene un rol educativo”, explica. “Por eso hago hip-hop. Antes escuchaba más música latina y reguetón, pero empecé a escuchar hiphoperos hablar del racismo, la pobreza y cuestiones así, y conecté de una manera directa; esa cultura sí me representa”.

Loudspeaker es un buen ejemplo de la fuerza de Tracy, y el inicio de una nueva era para ella, la de su álbum Commotion, al que no fue fácil darle forma, según cuenta. “No encontraba al productor perfecto para el nuevo álbum, porque el hip-hop francés actual es oscuro y muy trapero. Necesitaba que el mío transmitiese energía y color”. Un día, su manager le hizo llegar una demo instrumental, que se convertiría en Loudspeaker, firmada por Thierry F. “No es conocido, tiene como cincuenta años, cuatro hijos…, ninguna pinta de artista como tradicionalmente nos los imaginamos. Pero es un genio musical, y eso es lo importante. He grabado todo el álbum con él, me encanta el trabajo colaborativo”.

Decidió grabar el vídeo en India por varios motivos. “Me parecía que la energía del tema se podría representar a la perfección allí”, pensó. “Quería contar con gente de allí, y creamos un miniequipo técnico de tres personas, con un director jovencísimo”. Otro tipo de energía que motivaba a las artista, que tiene 27 años. “Elegimos las localizaciones en un barrio muy pobre, quería mostrar una imagen lejana de esa idílica y turística que solemos ver en televisión. Es una visión más oscura, pero que igualmente tiene su magia”. Se puso a investigar la movida urbana allí, porque también tenía claro que quería representar la cultura hiphopera hindú. “Conocí a un colectivo mixto llamado Team Hashtag India y se apuntaron a la aventura para bailar conmigo. La conexión fue total”.

Muy distinta es esta aventura a la que supuso presentarse a la selección francesa de Eurovisión el año pasado. Dice que se lo pensó mucho, que ella era la primera que pensaba que no le pegaba nada, de primeras. Y porque el hip-hop apenas tiene presencia –aunque celebra el segundo puesto del italiano Mahmood en Tel Aviv. “El hip-hop es la música con más presencia en Francia, y me parecía triste que no estuviese representada en un festival como Eurovisión”. Era consciente de que, al no tener la nacionalidad francesa, iba a recibir muchas críticas, pero en el fondo se convirtió en un estímulo. “Hay muchísima gente en Francia que no se ve representada en la tele, y ese fue otro de los motivos que me animaron”.

La visibilidad es muy importante para esta gran fan de M.I.A., que se vio reflejada en ella creciendo, y que la admiraba tanto por su actitud como su música. “Crecí pensado que solo podría ser ama de casa o limpiadora. Jamás artista, porque no veía a nadie como yo en los medios… hasta que llegó M.I.A.”. Racializada y migrante como Tracy, le dio muchas esperanzas. “Entonce fue cuando pensé que lo mío era posible”.

Aunque continúa quejándose del hecho de que para las mujeres, en general, el camino sea más duro. “Me encuentro con muchos obstáculos que otras personas no tienen que superar”, apunta, pero eso no la amedrenta. “Decidí rapear en inglés, que es mi lengua materna, porque así es más fácil que mi música llegue al mundo. Pero me falta el apoyo de los mercados locales: cuando estoy en Francia, me dicen que no soy francesa; cuando visito España, lo mismo, y encima no canto en español, y en India, parecido. Represento muchas cosas y a la vez, por lo visto, nada”. Pues seguirá su camino. “Me niego a elegir un único país como referencia, porque lo positivo es que soy una mezcla de muchas cosas. Tiene que hablar mi música, no mi nacionalidad”.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.