14/12/2019

‘Il Pirata’, Javier Camarena consolida su mito en el Teatro Real

30 noviembre, 2019
Léetelo en 3 minutos

Hay quien dice que estamos ante la ópera más difícil de cantar. Por ello, todo que rodea a Il pirata de Bellini –nunca estrenada en el Real hasta ahora– son leyendas. De esas que tanto alimentan los mitos. Y un mito de hoy es ya, sin duda, Javier Camarena, el tenor que ha batido récords de bises en el Real desde su reapertura.

Estrenada la Scala de Milán en 1827, en España se pudo ver por primera vez, solo tres años más tarde, en el el desaparecido Teatro de la Cruz. Debido a su dificultad, la obra fue cayendo en el olvido hasta que María Callas la recuperó, en 1959, en el mismo Teatro alla Scala en el que se estrenó. Ahí comenzó la leyenda. La inmensa Montserrat Caballé fue la responsable de que el mito siguiera cuando la incorporó a su repertorio. Hay una legendaria grabación suya de 1971 junto a su marido, Bernardé Martí y Ruggero Raimondi.

Ahora llega al Real precisamente en coproducción con La Scala en una imponente –e impactante– puesta en escena de Emilio Sagi –con escenografía de Daniel Bianco– que se estrenó con gran éxito el pasado año en el coliseo milanés con Sonya Yoncheva como Imogene [también la canta en Madrid: la soprano búlgara es otra de las grandes estrellas del nuevo Real]. Pero aquí, además, tenemos a Javier Camarena debutando como Guantero, que él mismo ha definido como su «papel más difícil». Ya en la Gala Anual del Real del pasado 13 de noviembre nos regaló un aperitivo. El mito vuelve a estar servido. Y en bandeja de plata.

 Javier Camarena (Guantero) y Sonya Yoncheva (Imogene) en Il Pirata en el Teatro Real [Fotos Javier del Real]

El tenor mexicano ha vivido su otoño en Madrid. Es de agradecer que Joan Matabosch, director artístico del Real, haya peleado para que nuestro teatro sea su casa. Los grandes coliseos del mundo quieren tenerlo en sus escenarios. Pero ha sido en Madrid donde Camarena nos ha regalado un inolvidable única función de L’elisir d’amore (su cuarto bis), una gala benéfica llena de fuegos de artificio maravillosos [en la que demostró su altura y clase cuando le dijo a una de esas personas que solo van a estos eventos, y que no saben lo que es la ópera, «señora, deje ya de hablar por teléfono, que vamos a empezar»] y, ahora, este Pirata de Bellini. Entre medias, cantó La Mañanitas al Museo del Prado por sus primeros 200 años de vida.  Lo dicho, el Otoño en Madrid.

Hace dos años, en noviembre de 2017, dio un recital en el teatro de La Zarzuela con el que debutó en nuestro género lírico que aún resuena entre las butacas. Bianco –director de La Zarzuela y, como decimos, responsable de la escenografía de este Pirata– lo convenció. Está claro que Madrid le gusta.

El mito de Camarena, como el de Callas, Caballé, Domingo, Kraus, del Monaco ha llegado para quedarse. Y esperemos que por muchos años en Madrid. En España, en estos momentos, estamos necesitados de mitos. Sobre todo si son de esta altura.

Dos momentos de la imponente producción de Sagi con escenografía de Daniel Bianco para Il Pirata. Tras su estreno en La Scala el pasado año, ahora llega al Real durante todo este mes de diciembre.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.