03/04/2020

Virgen María estrena ‘HATER’: “Debemos amar nuestras diferencias”

24 marzo, 2020

Virgen María es el alter ego artístico de María Forqué, performer, músico y DJ que se ha acostumbrado a desafiar a la censura con toda su obra. También está más que acostumbrada a enfrentarse al odio de –valga la redundancia– sus haters, precisamente quienes le han inspirado el vídeo que acaba de estrenar, HATER, que firma junto a su productor A.K.A. ¿Qué necesidad de odiar ahora mismo? Obviamente, ninguna.

HATER es una de las canciones que incluirá su inminente segundo álbum, DEVIL, que publica el 30 de marzo. Si afirma que su EP de debut (G.O.D.) era más luminoso, en esta ocasión quiere ofrecer la cara opuesta de aquel, y junto a su coproductor A.K.A. ha dado forma a un disco en el que comparte su lado más débil y, en ocasiones oscuro. “Me apetecía fusionar el reguetón y el hardcore; estilos muy distintos pero que nos gustan mucho a ambos. Nos propusimos combinar lo sexual con lo adrenalínico”.

Virgen María dota de contenido cada proyecto en que se embarca, y vuelca en ello sus preocupaciones. Por eso en DEVIL habla del veganismo, del maltrato hacia los animales, la censura, el calentamiento global, el suicidio o el odio que se proyecta en redes sociales. “Siento que debo compartir un mensaje con peso; que lo que hago tenga un toque de profundidad, evito quedarme en lo superficial”, asegura.

“Por mucho odio que te lancen, tienes que tirar para adelante”

Esa inquietud también alimenta a quienes se muestran críticos con Virgen María, que no dudan en tacharla de pretenciosa, aunque ella considera que por lo que más caña le dan es por su defensa a ultranza del desnudo, que incluso ha tenido como consecuencia que le cierren más de un perfil de sus redes sociales. “Creo que lo de mi profundidad no lo han pillado esos que me critican”, dice entre risas. “Tengo claro que no quiero caer en la pretenciosidad, pero no puedo evitar querer lanzar un mensaje con mi música. Ojo, que a mí también me gustan las canciones que solo hablan de amor y desamor, o de “yo te follo, tú me dejas, vamos p’al pari…”, o del roneo… Pero de esas ya hay muchas. Sin ser yo nadie, quiero ir dejando mensajitos que te hagan cuestionarte cosas”.

Cuando escuchó una base que le mandó A.K.A., muy oscura, a caballo entre el electrogangsta y el reguetón le vinieron a la mente… sus haters, “que me denuncian continuamente y ya me han quitado dos cuentas”. Intenta no hacerles demasiado caso, “aunque al final te joden”. Como es partidaria de sacar fuera lo que le molesta, porque así siente que una se sana, se propuso hablar de ellos, tanto en la canción como en el vídeo de HATER.

El clip lo ha dirigido @38191613162016135195209451435 by rgb studio, y lo grabó (con un iPhone) Filip Custic, buen amigo suyo. “Puse un anuncio en Instagram para que se apuntase gente al rodaje. Necesitaba a personas (cuantas más, mejor) dispuestas tirarme globos de sangre [ficticia]. Y me sorprendió mucho la gran respuesta de la gente. Curioso que para hacer un vídeo sobre haters tantas personas colaborasen porque les gustaba el proyecto”. El mensaje del vídeo es claro: “Por mucho odio que te lancen, tienes que tirar para adelante”.

(Virgen) María lleva años explorando diversas formas de expresión artística en la que su cuerpo ha sido siempre protagonista. Una manera de darle la vuelta a todo el bullying que sufrió desde que en la adolescencia se comenzó a convertir en una mujer exuberante. Esos globos llenos de sangre en HATER le recuerdan a los globos que en el colegio se ponían quienes se reían de que tuviese el pecho muy grande, para burlarse de ella. “Aunque haya quien me meta en ese canon de chica mona que tiene buen cuerpo, yo siempre he sido una rara. Y este vídeo es para toda esa gente friki y diferente. Porque si los haters se fijan tanto en ti es que no se preocupan tanto por ellos mismos. Ser diferente es bueno, y debemos amar nuestras diferencias”.

“Por aquello por lo que se meten contigo de adolescente es por lo que brillarás”

María confiesa que llegó a rechazar de tal manera su cuerpo que terminó sufriendo anorexia. “Mi pecho empezó a acomplejarme muchísimo, y durante tiempo fui siempre muy tapada. El deporte, entre otras cosas, me ayudó a volver a amar mi cuerpo, y salí de ese bucle en que estuve metida”. Y tiene un mensaje para aquellas personas que sufren algo parecido a lo que vivió ella en el instituto: “Les digo que no se preocupen, que soporten todos esos ‘globos’ que les tiran, porque cuando sean más mayores se darán cuenta de que esas personas no son nada para ellos y van a encontrar su lugar, como todos”. Lo resume en una frase-mantra: “Por aquello por lo que se meten contigo de adolescente es por lo que brillarás”.

En el vídeo de HATER hay una clara representación del colectivo LGTBI, al que María se siente muy unida. “Es la gente que más bullying sufre, tanto si eres homosexual o trans, hombres o mujeres. Porque en las primeras etapas de la vida son las personas más incomprendidas. Al menos, así lo viví yo en el instituto, donde se metían con la rara, con la marica, con la bollera o con quien llamaban ‘marica’ sin saber que era trans”. Allí ya creó esos vínculos que permanecen a día de hoy. “Siempre digo que soy un marica en un cuerpo de mujer. Me siento parte de ese grupo, aunque mis relaciones sean con hombres”. Por eso no le sorprendió que a su llamada para grabar al vídeo le respondieran. “Es que vibramos con lo mismo. Y me alegra que estén representados”.

A María no le frena recibir dardos de que quienes no la respetan por ser como es; es una gran defensora de la diferencia como valor, precisamente, diferencial. “En esencia, todo el mundo es raro, diferente. Solo que la sociedad intenta inculcarnos que serlo es malo, y mucha gente se reprime. No todo el mundo se atreve a expresar su diferencia”. Ella lo hace a través de Virgen María, un proyecto artístico que incluso le ha permitido ya actuar en Sónar el año pasado.

“Me siento parte del colectivo LGTBI porque vibramos con lo mismo”

Una vez aceptó su cuerpo, el mundo de la performance le facilitó la posibilidad de trabajar con su desnudo y de compartirlo. “Estamos programados para que nos dé vergüenza mostrar nuestro cuerpo, que es nuestra representación material en este mundo, y hay que amarla lo máximo posible”. Se enfrentó a sus complejos –lo sigue haciendo cada vez que se muestra– y decidió olvidarse de ellos a la hora de desnudarse (“es muy liberador”), como también ha hecho en el reciente vídeo de CENSORSHIP, que grabó al estilo guerrilla, desnuda, por el centro de Madrid. En dicha canción cuenta con la colaboración de su gran amiga Daniela Blume, una de las mujeres empoderadas a las que ha invitado a colaborar en su álbum, junto a Tomasa del Real o Flavia Sustancia. “Estoy súper contenta de que estén, porque me representan en su lucha feminista y por los derechos LGTBI”.

María ha creado su propio microuniverso, y dentro de él es feliz, porque se siente libre para expresar todo aquello que desea, tal y como el cuerpo –literal– le pide. ¿Cómo definiría ella la religión de la que es cabeza visible su Virgen María? “Desde pequeña, mi madre [la actriz Verónica Forqué] me ha hablado mucho de Dios, de la muerte…, pero fuera de contextos de religiones concretas, desde una perspectiva muy espiritual”, explica. “Cuando empecé a ir a sesiones de hardstyle en clubs, veía a los DJs como mesías, y solían ser hombres heterosexuales”. Cuando llegó el momento de ponerme un nombre artístico me acordé de esa idea. Si esos DJs eran como Jesucristo, decidí ser la Virgen María de los templos del sonido”. De paso, le daba la vuelta al arquetipo católico. “Porque una mujer sexual y evolucionada es pura, no tiene por qué ser virgen para que se la considere así, y puede ir desnuda”. Amén.

FOTOS: @38191613162016135195209451435 by rgb studio

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.