30/10/2020

CRÍTICA. ‘Future Nostalgia’ de Dua Lipa es el clásico pop inmediato que merecemos

27 marzo, 2020

Los fans gais de Dua Lipa lo tenían clarísimo desde hace semanas, por no decir meses: “Dua Lipa carga con todo el peso del pop ahora mismo”, “Dua Lipa ha vuelto para salvar el pop”… Comentarios así los has leído mil veces en las redes sociales en los últimos tiempos. Menuda responsabilidad la suya con el que es solo su segundo álbum, Future Nostalgia. Pero lo cierto es que ha cumplido con las expectativas con creces.

De manera que ‘Super Dua’ es oficialmente la reina durante esta cuarentena, para empezar. Porque el mundo necesitaba un disco como Future Nostalgia, artefacto pop de evasión redondo al que no le sobra ni le falta nada. Un álbum repleto de referencias al pasado, a géneros y canciones que han supuesto un antes y un después en la música destinada a divertirnos y vigorizarnos en momentos complicados. Lógico que la apuesta tenga como principal objetivo la pista de baile, nuestro confesionario particular para redimir penas y decepciones –en este caso, la de los little monsters, por ejemplo, cuya suma pontífice no ha estado a la altura en este momento–.

Tal y como están las cosas, Future Nostalgia es simplemente perfecto para convertir nuestro hogares en discotecas de primera. Y la confirmación de que Dua Lipa es una alumna aventajada de las grandes. Porque no olvidemos que cuando Kylie Minogue lanzó Fever –este álbum tiene mucho que ver con aquel– o Madonna publicó Confessions on a Dance Floor –referente obvio–, ya no tenían nada que demostrar. Dua Lipa sí tiene todavía que asentarse, aunque parece que no tardará, visto lo visto.

La música disco es, pese a quien pese, un estilo atemporal y, además, apto para todos los públicos. Y es digna de ser revisitada y actualizada en cualquier momento. No son pocas las divas que se han aferrado a ella en momentos de reinvención o de ganas de dar una patada sobre la mesa, como hace ahora Dua Lipa. Otro ejemplo digno de mención es el de Róisín Murphy, que con su álbum Overpowered demostró que lo de Sing It Back de Moloko no había sido algo casual. Es otro referente que encaja con la sensibilidad de este Future Nostalgia.

Es un trabajo que se postula ya como uno de esos discos que marcan a una generación, y eso hay que celebrarlo. Porque Dua Lipa ha logrado convertir las inseguridades de sus inicios en señas de identidad. La aparente apatía con la que se movía cuando empezaba se ha tornado seguridad distante, y resulta magnética. La potencia con la que se desenvuelve en los tonos más graves, unida a ese matiz roto de su voz –¿se convertirá en la Eartha Kitt millennial?–, la hacen brillar como intérprete en todas y cada una de las canciones de este disco.

Y luego está, claro, el despliegue montado a su alrededor, porque menudo equipazo el que la ha ayudado a materializar este universo retrofuturista. Productores como Stuart Price o SG Lewis, compositores como Justin Tranter, Julia Michaels o la mismísima Tove Lo…, por citar solo unos pocos. Un dream team a su disposición que, finalmente, ha dado como resultado un disco redondo, más allá de filtraciones previas y dramas varios de este mundo apocalíptico en que vivimos.

Future Nostalgia arranca con el tema que lo titula, que como teaser single se quedaba descafeinado pero como arranque de este disco trip funciona de maravilla, porque marca el tono de lo que viene, con un punto funky perfecto. Un festival de discopositivismo que dura lo justo y deja con ganas de más, como sucede con los grandes álbumes. Don’t Start Now es un clásico inmediato; un disco exquisito cuyo estribillo es ya tan icónico como el de New Rules. Cool recuerda a una canción de Gwen Stefani –su Love.Angel.Music.Baby es otro referente claro– titulada, precisamente, Cool, con una producción ochentera que nos trae a la mente las de Giorgio Moroder para bandas como Berlin. Y el guiño a otro clásico aeróbico como Physical de Olivia Newton John no puede resultar más acertado y relevante en estos momentos en que necesitamos estímulos enérgicos de calidad.

La encantadora Levitating, con su medido punto eufórico, demuestra que todo este repertorio tiene madera de single. Pues bravo. Y da paso a otro de los momentos funkies del álbum, Pretty Please –cuyos riffs guitarreros remiten al Prince de la era Parade–, puente perfecto entre los momentos bailables previos y los que están por llegar. Sirva de ejemplo la housera Hallucinate, que tanto recuerda a temas brillantes de Music de Madonna como Impressive Instant. Love Again es una de las canciones más arriesgadas y, sí, futuristas de Future Nostalgia. Y no tanto por el inesperado sample de Your Woman de White Town, sino porque representa la perfección pop a nivel de composición y estructura en este 2020.

Tras ella, otro clásico instantáneo (y van…), Break My Heart, en donde otro sample llama poderosamente la atención. Da vértigo pensar que muchos fans de Dua Lipa descubran Need You Tonight de INXS gracias a este hecho, pero también es de agradecer. Y el logrado aire setentero del tema puede remitir incluso a New York City Boy de Pet Shop Boys, otra lograda muestra de cómo incorporar el espíritu disco setentero en un tema concebido para resultar más actual que retro. La juguetona –à la Lily AllenGood in Bed se convierte en la canción más sensual del álbum, en donde el empoderamiento de Dua Lipa, nada agresivo, se funde con el más rotundo de Boys Will Be Boys, en el que las cuerdas, hasta ahora más cercanas a las propias del sonido Filadelfia, se convierten en acompañamiento melodramático del mensaje feminista de Dua Lipa, que cierra así con épica su disco.

Future Nostalgia supone un paso de gigante, y es desde ya un clásico inmediato. Cuando una artista pop como Dua Lipa se lanza tan en serio y con tanto respeto a la pista de baile, solo puede salir un álbum perfecto como este, un bálsamo disco que pasará a la historia. ⭐⭐⭐⭐

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.