fbpx
04/12/2022

La Xinni, en ‘Generación selfi’: “Fue duro enfrentarme al ciberbullying cuando lo empecé a sufrir”

30 septiembre, 2022

La popular tiktoker La Xinni acaba de lanzar su primer EP, Con la boca cerrada. Toda una declaración de intenciones, porque su sueño ahora es tener una carrera musical. Eso sí, de estarse callada, nada.

La Xinni supo por primera vez lo que es la vitalidad durante la pandemia. Desde su casa en el pequeño pueblo cántabro Renedo de Piélagos –donde sigue viviendo con su familia–, se convirtió de la noche a la mañana en todo un personaje en TikTok, y desde entonces los números la avalan en dicha red social.

Sony llamó a su puerta y le propuso, una vez la escucharon cantar en numerosos tiktoks, que se animara a hacerlo de manera profesional. Apasionada de los sonidos urbanos, Andrea Madrazo Cuesta entró por primera vez en un estudio, y tras lanzar distintos singles, ya presume de sus primer EP, Con la boca cerrada.

Relacionado

¿Cómo ha llegado hasta aquí? ¿Y por qué quiere hablar sin tapujos de sus problemas de salud mental? Nos lo cuenta en primera persona dentro de la sección Generación selfi.

REBELDÍA ADOLESCENTE

"Tuve una infancia súper feliz, rodeada de animales que me transmitían muy buenas energías. Las cosas se empezaron a torcer en el instituto; empecé a actuar de una manera que no era correcta, tropiezo en la vida y caigo en una depresión. Empecé a hacer terapia y a medicarme. Fueron momentos complicados. Me echaron del instituto y también del internado en el que estuve después. Tenía claro que quería acabar los estudios, y lo acabé haciendo a distancia en una escuela para adultos".

BAILAR, PERO MEJOR CANTAR

"Cuando era adolescente soñaba con ser profesora de baile, pero porque la música ha sido siempre lo que más me ha gustado, y quería hacer algo relacionado con ella. Hasta que empecé a componer letras de canciones en las que contaba mis experiencias y escupía mis sentimientos. Soltar las cosas así me empezó a ayudar a sentirme mejor conmigo misma. Aunque las hay tan personales que nunca verán la luz por nada del mundo. Ahora que estoy más centrada tengo claro que lo mío es la música, y voy a estudiar todo lo que haga falta para seguir aprendiendo, y darlo también todo en mis conciertos".

DE 0 A 100

"Cuando comenzó la cuarentena fue cuando pegué el pelotazo en TikTok, de repente me vi con cinco millones de seguidores de un día para otro. Y empecé a subir vídeos cantando que tuvieron muchísimo éxito. Como el que subí cantando Tú me dejaste de querer, de C. Tangana..., ¡hasta me comentó él! Tuve claro que debía ser constante y seguir posteando todo el rato, y no dejaban de hacerse virales. La primera vez que viralizó uno de mis vídeos cantando, al principio sentí felicidad máxima, me sentía la más chula. Pero a rato pensé '¡qué angustia todo, quitadme el móvil!'. Porque la mala energía de los haters no la quería para nada. Me llevó como un año ser consciente de que solo iba a valorar la buena energía de quienes me apoyan".

LA PRESIÓN CIBERSOCIAL

"Fue complicado enfrentarme al ciberbullying cuando lo empecé a sufrir. Esa presión de que te comente cosas gente que no te conoce y que quiere que seas de una determinada forma, cuando yo soy completamente diferente a lo que piensan. Ahí fue cuando empecé a plantearme que igual no encajo del todo en esta sociedad; pero no pasa nada, no tenemos por qué encajar. Lo guay es conectar con personas que vibran y sienten igual que tú. Por eso solo hago caso a los seguidores que me apoyan, del resto que solo me stalkean y me critican, paso".

A CANTAR

"La gente de Sony me contactó por Instagram, me dijeron que tenía potencial como cantante. Me pidieron que les mandara. precisamente, una versión de Tú me dejaste de querer, y me la grabé en el parking del McDonald's de Torrelavega. Flipé cuando me vi en un estudio, y con la posibilidad de empezar a subirme a escenarios. Ahí tuve claro que, si ellos me veían potencial, tenía que demostrarles que no estaban equivocados. Podría haber elegido un estilo de música más facilón, pero les dejé claro desde el minuto uno que lo mío es el drill. Y aquí estoy, La Xinni, loko, haciendo spanish drill [risas]".

EN CONFIANZA

"Me hizo mucha ilusión conocer en persona a Albany, porque me encanta su música. Y la de Luna Ki, también, que encima es muy maja, ¡y me comenta todas las fotos! Con Deva, que también es de Cantabria, me llevo bien. Y me encanta ver que cada vez somos más 'jambas' que le estamos metiendo durísimo. Gracias a tanta experiencia que he vivido en los últimos dos años, voy cogiendo más confianza en mí misma, me he hecho mucho más fuerte a nivel mental. Ya no me afecta cualquier cosa que me digan, y soy yo la que controlo mis emociones. He tenido que crearme una especie de coraza, y nadie puede romperla. Estoy muy contenta de haberle echado huevos y ponerme a publicar mi música, es lo mejor que he podido hacer".

Así nos ha relatado La Xinni, con total sinceridad, sus experiencias, tanto vitales como profesionales... y virales.

No es oro todo lo que reluce para una estrella viral de las redes, y es importante que personas como La Xinni también visibilicen sus problemas de salud mental y cuenten cómo se enfrentan a ellos.

Relacionado

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.