23/08/2019

El Orgullo LGTB+ y la importancia de la reivindicación

3 julio, 2018
Léetelo en 1 minuto

A pesar de todos los avances que se han conseguido gracias a la lucha del colectivo LGTB+, todavía hay mucho por lo que pelear. En plena semana del Orgullo de Madrid 2018, es muy importante recordar de dónde venimos, tener clara la importancia de la reivindicación.

El Día Internacional del Orgullo es el 28 de junio. Esta fecha no es casual. Se debe a todo el movimiento originado a causa de la redada policial en Stonewall hace casi cincuenta años. Personas como Marsha P. Johnson fueron pioneras en luchar por los derechos y libertades del colectivo.

Gracias a todos y todas las activistas que no se rindieron durante estas décadas, hemos conseguido derechos y respeto. Sin embargo, todavía queda mucho por luchar y esto no debe caer en el olvido.

Estamos cansados de sufrir agresiones en las calles. De hecho, no hace ni una semana que una chica transexual fue agredida en Malasaña.

De este modo, es importante tener en cuenta algunos aspectos que lo único que hacen es entorpecer la lucha y acabar cerrando la inclusión que debería primar en el colectivo LGTB+. Y así, poder luchar en contra de ellos.

"Orgullo gay"

En primer lugar, es importante respetar el colectivo LGTB+.

Pensar en todas las personas que se sienten vinculadas a él y no solo en unas pocas. Reivindicarnos es cosa de todos y nos beneficia a todos.

De este modo, es importante dejar atrás la denominación de «orgullo gay», ya que se trata del orgullo LGTB+.

El colectivo es mucho más amplio de lo que se representa. Transexuales, bisexuales, personas queer, etcétera. forman parte del colectivo también. En eso se basa la diversidad que caracteriza al colectivo LGTB+ y la cual se debería respetar y representar.

Racismo

Hay que evitar cerrar el colectivo LGTB+.

De este modo, pertenecer a él no es una cuestión de color o etnia.

Esto no debería permitirse. Especialmente teniendo en cuenta a personas que ya mencionamos como Maarsha P. Johnson, fueron pioneras y marcaron la lucha del colectivo LGTB+ sin ser blancas.

De este modo, hay que ser consciente de la verdadera inclusión y no convertir el colectivo LGTB+ en una cuestión de supremacía blanca.

Y por qué no, apoyar a artistas como Putochinomaricón en este Orgullo. Que reúnen buena música y reivindicación sutil pero muy efectiva.

Plumofobia

La plumofobia parte de una sociedad heteropatriarcal y misógina.

La plumofobia dentro del colectivo existe y es algo muy tóxico. Cada uno debería poder sentirse libre a su manera. Olvidando la normatividad innecesaria.

Salirse de los roles de género no podría ser denostado o motivo de exclusión. Por decirlo de alguna forma, es una manera de reivindicar y acabar con etiquetas que marcan negativamente a todo el mundo.

Basta ya de escuchar frases como «gay sí, pero que no se note».

 

 

Homofobia en el deporte

Pertenecer al colectivo LGTB+ y a la vez ser deportista sigue siendo una cuestión de crítica.

Por ejemplo, los remeros de Warwick fueron censurados por su campaña para luchar contra la homofobia en el deporte.

El colectivo no tiene una representación real dentro del deporte. Y si en algún momento la tiene es sometida a críticas o desconfianza.

Recientemente, la campeona mundial de boxeo Joana Pastrana acudía al programa El transistor. El resultado, una entrevista cargada de machismo y homofobia.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.