21/09/2020

Ruido Paraíso: “Soy un payaso que también sufre”

19 febrero, 2019

Ruido Paraíso es Aníbal Gómez. Un experto en desdoblarse en distintos personajes según el proyecto en el que se involucra. Muchos le conocen como el 50% de Ojete CalorCarlos Areces es el otro 50%–, pero su proyecto más personal, en donde el humor no tiene tanta relevancia, es Ruido Paraíso, con el que acaba de sacar su segundo álbum, Gran Atlas.

¿Por qué nace este proyecto, para empezar? “Tenía un montón de canciones que no sabía dónde meterlas”, explica Aníbal. En Rusty Warriors, otro grupo del que también formaba parte, más electrorrockero, no, y en Ojete Calor, tampoco. Amante de que todas sus aventuras musicales tengan un nombre (“para dotarles de cierta magia, más allá de la persona”), creó Ruido Paraíso, proyecto unipersonal tras el que le apetecía esconderse. “El primer disco [Polifonía] lo hice un poco a ciegas, y quedó un álbum tecnopopero muy festivo”.

Con el tiempo, y a base de componer nuevas canciones, vio que Ruido Paraíso ya tenía una entidad. En esta ocasión, sintió la necesidad de hablar de temas muy personales en sus nuevas canciones (“para exorcizas cosas que me han pasado, sin recurrir a un personaje”) y así nació Gran Atlas (“inspirado por mis bajones”). De manera que en él está reflejado Aníbal en estado puro. Y asegura que no le ha supuesto ningún problema no escudarse en alguien ficticio. “Afortunadamente, no me dedico a una sola cosa: soy actor, DJ… Esta es una faceta más”.

Foto: Ana Teresa Simarro

Posa en la portada en una ermita de su pueblo, y arranca el álbum de manera entre lúgubre y emotiva, como si de repente fuera un outtake de la banda sonora de La mala educación de Almodóvar. “Es la manera de situar al oyente en un ambiente de recogimiento, como diciendo ‘pasad, que hay algo íntimo que os quiero contar’, y lo hago a través de una polifonía de voces, para dar paso a un diálogo absurdo, como de Woody Allen, entre la muerte y yo”.

“En un momento puedes ser superfrívolo y al siguiente, supersensible”

No es tan oscuro como parece, porque, al final, a Aníbal no le sale ser todo el rato trascendental. “Por eso juego a veces con amigos a que somos ‘La Todo’. Es decir, que en un momento puedes ser superfrívolo y al siguiente supersensible”. Y es que no quiere que nadie piense que Ruido Paraíso es intensidad pura, porque no es así. “No se vaya a imaginar el lector que ahora Aníbal está todo el día haciendo yoga, que no es el caso… Por eso soy ‘La Todo’. Como tantos artistas pop, empezando por Madonna”.

Pues ‘La Todo’ tras Gran Atlas utiliza distintas variantes del tecnopop a lo largo de su nuevo disco. Y es que hay muchas influencias que sin duda han tenido su peso en estas nuevas canciones. “Muchas veces compongo y produzco al mismo tiempo, y un determinado tema me lleva directamente a una producción concreta. La banda sonora de mi vida la forman en su mayoría grupos que han trabajado con la electrónica de maneras muy distintas. Porque me gustan mucho Mecano, New Order, Depeche Mode, Pet Shop Boys, The Cure, Underworld… Y lo más difícil es hacer tuyos todos esos referentes”.

“Me encantaría grabar un dúo con Ana Torroja”

Aníbal evita imitar, pero no esconde todo lo que le gusta. “De pequeño pasé de Parchís a Mecano. Y, como estos últimos, aunque salvando las distancias, lo que intento es no repetir un mismo estilo a lo largo de todo un disco”. Se ha permitido el lujo de grabar la electrorranchera Milagro a dúo con La Bien Querida, porque su voz le fascina. “Me encantan las artistas que no cantan como la mayoría. Como Jeanette, o Ana Bien Querida, que canta con mucha personalidad. Escucho a chicos y chicas de Operación Triunfo, y les enseñan a cantar de una determinada manera que yo llamo ya ‘cantar a lo OT’. Es decir, en los diez primeros segundos de una canción, hacer todos los juegos de voces posibles. Utilizarla como un instrumento virtuoso está bien si puedes hacerlo, pero también hay que conectarla con lo que estás sintiendo, sin imitar a otros artistas”.

Si le preguntas por el dúo soñado, no duda un segundo. “Me encantaría hacerlo con Ana Torroja. Sería muy interesante”. Y agradece por adelantado que alguien pueda ponerles en contacto para que Aníbal le enseñe la canción con que se podría materializar ese sueño. Desde aquí, haremos lo que podamos, prometido.

“Hacer comedia es algo muy serio”

De momento, también acaba de lanzar Mocatriz, la nueva entrega del que es su dúo oficial, Ojete Calor, una oda a aquellas artistas que se consideran “modelo, cantante y actriz”. Y se han embarcado en la denominada Gira que nadie había pedido, tras el éxito de su Gira Pataky del año pasado. Está claro que Ojete Calor tienen un público fiel que les adora. “Y me permite seguir desarrollando esa bipolaridad entre la comicidad y la intensidad”, explica Aníbal.

Su faceta petarda le da mucho juego desde que tenía el grupo Insulina & The Ponny Girls, y en ningún caso querría que se considerara menos ‘respetable’ que la que desarrolla como Ruido Paraíso, por ejemplo. “Para mí hacer comedia es algo muy serio… Y ahora, con Gran Atlas, quiero que la gente sepa que soy un payaso que también sufre”. Y suelta una carcajada.

EL ÁLBUM GRAN ATLAS ESTÁ DISPONIBLE EN TODAS LAS PLATAFORMAS, Y EN EDICIÓN FÍSICA EN RUIDOPARAISO.COM.
OJETE CALOR ACTÚAN EL 23 DE FEBRERO EN MADRID (LA RIVIERA), EL 9 DE MARZO EN VALENCIA (REPVBLICCA), EL 23 DE MARZO EN BARCELONA (RAZZMATAZZ) Y EL 11 DE MAYO EN BILBAO (KAFE ANTZOKIA)

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.