23/05/2019

Carmen Maura: “Me están dando unos papeles de viejecita maravillosos”

26 abril, 2019

Tiene tanto que contar y compartir Carmen Maura…, y no solo en relación a sus trabajos. Que son muchos y variados, porque no para. Está en Madrid hasta el 5 de mayo con la función La golondrina, de Guillem Clua, con la que posteriormente retomará su gira nacional.

Y la Maura tiene pendientes de estreno dos películas, la brasileña Venezia, de Miguel Falabella, y la francesa Mi familia y el lobo, del catalán Adrián García. “Me están dando unos papeles de viejecita simpática maravillosos. Es verdad que en algunas películas la palmas, eso sí”.

Nos anuncia también que el año que viene rodará la miniserie Alguien tiene que morir con Manolo Caro para Netflix, y volverá a trabajar con Álex de la Iglesia en su próxima película. “Es un papel protagonista maravilloso”, nos avanza. “Y entiendo que me lo haya ofrecido, porque esa mezcla de horror y comedia tan suya la hago muy bien. Me hace una ilusión enorme, porque tenemos una relación impecable”.

Está encantada con el momento que vive. “A todas las edades hay que verle su lado bueno. Ser mayor tiene su gracia: te liberas de un montón de cosas, y puedes decir lo que quieras y se lo creen”, afirma. “En este trabajo es importante aceptarte como eres. Porque si empiezas una lucha contra el físico es agotador. A mí me parece genial que cada uno se haga lo que le dé la gana, pero yo tengo la magnífica suerte de que nunca me han dado tentaciones de operarme. Y eso que alguna vez se me ha acercado uno de esos médicos famosos para decirme lo que me haría…”, dice entre risas. “Pero yo no me meto en un quirófano estando sana”.

Sanísima se la ve en La golondrina, en donde comparte protagonismo con Félix Gómez. Es un melodrama en toda regla en el que una profesora de canto y un nuevo alumno descubren que tienen un fuerte vínculo común que desconocían. Y el espectador va descubriendo cosas sobre ellos a lo largo de la función: el porqué de la homofobia de ella, el porqué del recelo de él ante su maestra… Cuanto menos se sepa de la obra antes de verla, mejor, porque así se llora más.

Vestido estampado Imperial Anillo y pulseras Marta Salinas

SHANGAY ⇒ Hay que ver la ilusión con la que sigues hablando de cada nuevo proyecto…
CARMEN MAURA
⇒ Mientras estoy haciendo una película, no le veo las pegas, aunque haya algo que me diga que no va a salir bien. No te puedes poner delante de la cámara pensando “vamos a hacer una mierda”. Así que se superan todos los peros que intuyes. Incluso hay veces en que los ves claramente, ten en cuenta que he hecho muchísimas películas de directores noveles… Tengo mucha facilidad para aceptar proyectos de nuevos realizadores, es un vicio.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué has decidido volver al teatro con La golondrina cinco años después de Carlota?
CARMEN MAURA ⇒ Leí esta función, y por primera vez en toda mi carrera sentí que quería compartir el mensaje que lanza. Nunca he tenido esa vocación comprometida como actriz, pero en esta ocasión, sí. Me gustaba además que no tenía que salir maravillosa, porque interpreto a una mujer normal. Y pensé que si lo que cuenta le servía al menos a dos madres que la vieran, me conformaba.

¡Pues no sabes a la cantidad de gente a la que ha ayudado ya esta función! En provincias, sobre todo, que la gente te espera a saludarte después de la función, ni te imaginas la de historias que han compartido conmigo: “Hoy mismo llamo a mi madre para contarle que soy homosexual”, o madres superorgullosas de sus hijos gays que me lo contaban… Por eso la he hecho, aunque es algo que no todo el mundo entiende.

SHANGAY ⇒ ¿Lo dices por alguien en concreto?
CARMEN MAURA ⇒ Vino Pedro Almodóvar a verme, y lo primero que me dijo fue “no entiendo por qué has elegido esta función para tu vuelta al teatro”. Le expliqué que sentía que tenía que hacerse. También me dijo: “Me encanta cómo saludas”. Y es que salgo siempre muy contenta al final, para que el público vea que ya me he quitado el personaje… Y también me dijo que le encanta cómo escucho, pero eso ya lo sabía él… Le vi superguapo y supercontento, no parecía que tuviera tantas enfermedades [carcajadas].

«Conozco tantos casos de madres que se han muerto sin hablar con sus hijos de su homosexualidad… Es un problema que no está solucionado»

SHANGAY ⇒ ¿Te gusta batirte en duelo con Félix Gómez?
CARMEN MAURA ⇒ Me encanta que sean dos personajes magníficos, e incluso agradezco que el suyo sea mayor que el mío. No soy una actriz celosa, ni mucho menos. Si él luce más, genial, me trae sin cuidado, incluso me alegro. Porque Félix está superfeliz. Encima, está muy cachas, y una parte del público disfruta mucho el momento en que se quita la camisa. Cada día enseña más, se nota que le gusta estar desnudito. Como hace crossfit… Es mucho más coqueto que yo, sin ninguna duda [risas].

SHANGAY ⇒ Josep Maria Mestres, director de la función, declaró que para tu personaje necesitaba a una actriz como tú, porque de primeras cae antipática y necesitaba que la actriz se ganara al público…
CARMEN MAURA ⇒ Es que yo me la planteé como una señora que ni es antigua ni es rígida. Y que, a pesar de lo que se cuenta, seguro que tiene amigos gays. Como ha sufrido muchísimo, es normal que esté como está… [la propia Carmen pide que se siga sin revelar nada más que lo necesario de la historia]. Lo que sí hago bastante más que cuando estrenamos es colocar algún chistecillo, para aliviar la tensión.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo llevas el hacer llorar tanto al patio de butacas?
CARMEN MAURA ⇒ Llorar sienta muy bien. Yo me echo un buen llanto hacia el final de la obra, y me sienta genial. Tengo facilidad para llorar, puedo hacerlo en cualquier momento, y no solo cuando estoy trabajando. Hay tantas cosas que me tocan…

El llanto de la función es de verdad, es un momento muy emocionante, y me sirve como terapia, porque así no tengo que llorar en ningún otro momento del día. En cine uso casi siempre mi barrita de llorar, que es fantástica, aquí no me hace falta. Y muchos actores me la piden, porque a los chicos les cuesta más llorar, ya lo decía Miguel Bosé en su canción.

SHANGAY ⇒ Cuando te impusieron la Medalla Internacional de las Artes de la Comunidad de Madrid, se desató una importante polémica cuando afirmaste que es a los hombres a los que hay que cuidar hoy día… ¿Piensas que las críticas feministas vinieron por el tono que utilizaste?
CARMEN MAURA ⇒ Creo que la mitad de las que me criticaron no están instruidas. Todo debe tener una medida, y aterrorizar no es el camino para compartir el mensaje feminista. Y no quiero hablar mucho de esto para no seguir alimentando el tema… Me parece que muchas jóvenes feministas de ahora parece que no se dan cuenta de lo que hemos avanzado. Ni se imaginan cómo estaban las cosas cuando yo tenía 30 años. Me duele que no valoren la evolución que se ha vivido.

¡Se han conseguido tantísimas cosas! Aunque es verdad que queda mucho por hacer. Pero yo he vivido lo que era necesitar a tu marido para comprar una nevera, no tenías pasaporte libre, el adulterio era sinónimo de cárcel… Considero que las mujeres somos más inteligentes que los hombres, y además contamos con la intuición. Y me parece que tenemos que reivindicar con más inteligencia, con más sentido del humor y más calma.

“Aprendí mucho con Almodóvar, pero no tengo la sensación de deberle nada”

SHANGAY ⇒ ¿Por qué te entristece la situación que ves a tu alrededor?
CARMEN MAURA ⇒ Porque siento que somos menos libres que en los 80. A día de hoy no podríamos haber hecho Pepi, Luci, Bom… [y otras chicas del montón]. Cuando entré en el grupo de Almodóvar, Alaska, Fabio [McNamara] y todos estos, yo, que venía con una educación bastante estricta, recién separada, con dos niños y todo un drama personal, me encontré a una gente que hacía lo que le daba la gana, se vestía como quería y decía lo que pensaba. Yo era completamente distinta, y eso me pareció genial… Llegué a ser musa de la movida, ¡imagínate! [risas]. Yo, que no era nada moderna. Solo que me amoldaba como un camaleón a lo que veía a mi alrededor.

SHANGAY ⇒ ¿Almodóvar fue tu conexión directa con ese universo?
CARMEN MAURA ⇒ Sí, él me introdujo en ese mundo de modernos. Coincidimos en el teatro haciendo Las manos sucias, él tenía una frase, hacía de soldado. A mí el teatro me asustó, porque me pareció mucho más antiguo y clasista que el cine. De repente, Pedro Almodóvar me fascinó, era muy distinto a todo aquello, y parece que yo a él también le fasciné, aunque no teníamos nada que ver. Surgió una cosa muy especial entre nosotros, porque yo entendía sus guiones a unos niveles que nadie más lograba. Creo que soy la que mejor entendió siempre sus chistes, no me tenía que explicar nada.

SHANGAY ⇒ ¿Fue La ley de deseo el momento más especial de vuestra relación?
CARMEN MAURA ⇒ Sí, porque él amaba mi personaje. Recuerdo que en aquel rodaje venía, me decía algo que quería que hiciera y yo me tronchaba, mientras el resto del equipo se quedaba mirándonos sin entender nada. Eso me divertía cantidad. A ese Pedro Almodóvar le echo un poco de menos.

SHANGAY ⇒ ¿Eres consciente de lo que supuso tu Tina para la comunidad trans?
CARMEN MAURA ⇒ Sí. Es el papel que más enamorados me trajo, y el que más me unió a la comunidad gay en general. Habéis sido un público muy fiel durante toda mi carrera. Ahora que he estado rodando en Brasil, descubrí que La ley del deseo allí también fue un bombazo Muchos recuerdan haberse liberado a raíz de verla, me lo contaron cuando estuve allí. Bueno, es que mi personaje en esa película fue muy especial. Por eso entenderás también que aceptase hacer La golondrina. Es que conozco tantos casos de madres que se han muerto sin hablar con sus hijos de su homosexualidad… Es un problema que no está solucionado.

SHANGAY ⇒ Si te pones tú en la situación de que un hijo te hubiese dicho que era homosexual, ¿te habría sorprendido?
CARMEN MAURA ⇒ De muy joven, sí. Porque hasta que no entré en el universo de Pedro no normalicé todo. Aunque con lo positiva que soy, esa sorpresa me habría durado poco.

Carmen Maura y Félix Gómez son los protagonistas únicos de La golondrina.

SHANGAY ⇒ ¿Cómo es tu relación con Almodóvar desde Volver?
CARMEN MAURA ⇒ No le había vuelto a ver hasta que vino al teatro hace poco. No tenemos ninguna relación. Solo sé que, de vez en cuando, algunas de las cosas que digo no le gustan. Así que procuro no hablar con él para que no se enfade.

SHANGAY ⇒ ¿Te gustaría que te volviera a llamar para otra película?
CARMEN MAURA ⇒ En principio, no. No creo que pase, me parece que no tenemos ganas de volver a trabajar juntos ninguno de los dos. Tendrían que darse unas circunstancias muy especiales. Sé que a mis fans y a mis representantes les encantaría que pasase [risas], pero no va a ser. Necesitaría tener unas ganas terribles de que sucediese, y no es el caso.

Es que el mogollón que conlleva hacer una película de Almodóvar es demasiado; porque no es solo rodar una película, es todo lo que va con eso. Es mucho más complicado que si haces una película con Coppola, que también he trabajado con él… Todo el mundo quiere trabajar con Pedro, ¿no? Pues oye, que trabajen otras. Porque, además de sufrir, se aprende mucho. Yo aprendí mucho con él, desde luego, pero no tengo la sensación de deberle nada, porque le di lo que él quería de mí.

“Me habría encantado interpretar a una reina de las galaxias”

SHANGAY ⇒ ¿Te dejó buen recuerdo Volver?
CARMEN MAURA ⇒ El rodaje estuvo muy bien. Lo que vino después, no tanto, y es mejor no hablar de ello. El papel me resultó facilísimo, sabía perfectamente lo que quería. Me ha dado muchas más satisfacciones de lo que me costó hacerlo.

SHANGAY ⇒ De las películas de Almodóvar en las que no apareces tú, ¿cuál es tu favorita?
CARMEN MAURA ⇒ Tacones lejanos me gusta mucho. Y Matador me chifla, aunque ahí tenía un papel pequeñito.

SHANGAY ⇒ ¿Qué te queda por hacer como actriz?
CARMEN MAURA ⇒ Nada. No soy una actriz vocacional de esas que quieren hacer siempre el papel más difícil del universo. Si tengo que elegir, me quedo antes con un papel fácil. Bueno, cuando estaba más ágil sí me hubiese apetecido hacer algo de ciencia-ficción: volar, montar en una nave espacial…, ser una reina de las galaxias.

Fotos: Danniel Rojas
Estilismo: Abraham Rodríguez
Maquillaje: David Deibis
Pelo: Miguel Brito para Sothys

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.