17/11/2019

Jordi Tello se queda sin verano

2 junio, 2019

Es conocido como el poeta de los instagramers, y durante todo el verano pasado escribió en Shangay una serie de relatos cortos. Pero este año, Jordi Tello se queda sin verano…

El escritor e instagramer regresa con un nuevo libro de relatos: 1816, el año que no hubo verano. Tello se consolida en las librerías de la misma forma que lo ha hecho en el mundo digital a través de sus poemas y escritos.

Es todo un referente de la poesía urbana actual en nuestro país. Con casi cincuenta mil followersJordi Tello presenta en esta nueva obra, a modo de metáfora, un homenaje al verano que inspiró a la escritora inglesa Mary Shelley a crear Frankenstein, cuando la combinación de una disminución generalizada de las temperaturas en todo el mundo y las distintas erupciones volcánicas del volcán Tambora en Indonesia convirtieron 1816 en el año que no hubo verano.

A lo largo de un verano singular, al igual que el de 1816, el escritor nos regala una narración de relatos intensa y vehemente, cercana e impactante, donde el protagonista se ve abocado a un año sin verano por una ruptura sentimental, y donde, a través de los días, va desgranando –a modo de diario– sus vivencias y las de aquellos que se van cruzando por su camino.

Con una cuidada estructura, el libro consta de cuatro capítulos dedicados a cada mes estival: junio está basado en el recuerdo; julio simboliza la ausencia y la presencia; agosto refleja el amor y el desamor, y finalmente, septiembre representa la vuelta a la realidad y la conexión con el mundo circundante. En definitiva, un largo verano lleno de recuerdos, de amor y de sentimientos, narrados con ese estilo personal y cercano que conforma el sello de Jordi Tello.

El periodista y presentador de televisión Nando Escribano, autor del prólogo del libro, destaca que «Jordi consigue trenzar en este libro el amor sensible y el carnal, la locura, la pasión, la incertidumbre, la ausencia y la tristeza. Pero también el perdón. Lo hace con caballerosidad, pero de forma directa y traslúcida, casi cristalina. Esta es una obra llena de pensamientos en formato líquido».

«Durante este verano convertido en ocaso beberás recuerdos que no has vivido y te empaparás e inundarás con cada uno de los relatos conforme los meses vayan tocando con sus dedos el otoño», continúa el presentador de Cazamariposas.

El verano es un tema que obsesiona a Tello. Si su anterior libro se llamaba Todos los días de aquel verano, ahora vuelve con 1816 el año que no hubo verano. «Romper con algo es muy fácil. Lo difícil es luego repararlo, arreglarlo o rehacerlo. Para lo primero hace falta un solo gesto, una palabra o incluso la ausencia de ambos. Para lo segundo, para reparar lo roto, hace falta mucho empeño», asegura el autor.

Estos meses de verano que se acercan son perfectos para entenderlo mejor leyendo su libro.

[Foto: Fernando Alou]

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.