18/04/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Candela Peña: “Soy marica, sí, pero ante todo somos personas”

17 febrero, 2021

Marica, marica, marica. Si hay una palabra que tiene siempre Candela Peña en la boca es esa, lo ha demostrado en multitud de ocasiones. En esta, con más motivo que nunca. Perdimos la cuenta de las ocasiones en que llegó a decirla durante nuestro encuentro, al que llegó encantada, sabiendo que, 18 años después (entonces, como protagonista de la película Descongélate, de Félix Sabroso y Dunia Ayaso), vuelve a ser portada de Shangay con motivo del estreno de la segunda temporada de Hierro.

Educadísima y empática como pocas intérpretes en nuestro país, Candela Peña se muestra encantada. “Hay que ser agradecida en la vida”, afirma. Evidentemente, le está muy agradecida a la serie Hierro, cuya segunda temporada estrena Movistar+ el 19 de febrero, y a su personaje, la jueza Candela Montes. La experiencia de rodarla –en la isla de El Hierro– ha resultado muy especial para ella por muchos motivos: el principal, la excelente acogida que ha tenido su interpretación –entre otros premios logró, el Ondas y el Feroz–.

El hecho de que tuviera que pasar allí la cuarentena también ha resultado inolvidable para ella a nivel personal y creativo, pues le permitió avanzar en el proyecto de serie que lleva tiempo escribiendo, Puerto y camino. Nominada de nuevo este año al Goya y al Feroz a la mejor actriz por su trabajo en La boda de Rosa, de Icíar Bollaín, antes de que llegue la entrega de dichos premios, estrena la segunda temporada de este original thriller que es Hierro. “Supone un agradecimiento enorme a los seguidores de la serie”, afirma, “porque me da mucha marcha que haya sido la serie más vista de la plataforma hasta ahora. Tengo esa cosa de orgullo torero de que quiero que con esta temporada pase igual. Estoy picada conmigo misma”, dice entre risas.

SHANGAY ⇒ ¿Qué está suponiendo para ti esta serie?
CANDELA PEÑA ⇒ Para empezar, nunca había hecho televisión. Gracias a Movistar+ he aprendido lo que es este mundo. Cuando me ofrecieron la primera, escuché “jueza” y “Movistar” y ya me pareció todo bien. Cuando surgió la segunda, fantaseé con cómo sería esta segunda, hasta me planteé qué escribiría yo si fuese responsable de los guiones. Y eso que soy una persona entre cuatrocientas involucradas en el proyecto.

SHANGAY ⇒ Una muy importante…
CANDELA PEÑA ⇒ Una gorda, sí. Yo mato por la jueza. No es fácil encontrar personajes de mujeres a partir de los cuarenta que no se sustenten en la trama del caballero. Y a partir de los cuarenta, nos muestran casi siempre enfadadas, enfermas, puteadas… Se nos tiene que contar de otra manera, pero eso ya lo haré yo en Puerto y camino, y por eso me tienen que dar a mí espacio para que pueda echarla para adelante. Volviendo a Hierro, la jueza fue la primera mujer protagonista en una serie de Movistar+, y eso me dio mucha marcha.

SHANGAY ⇒ ¿Sentías que tenías que demostrar algo con este trabajo?
CANDELA PEÑA ⇒ No. Pero vengo de familia pobre, muy trabajadora, y te han metido en la cabeza que si te contratan para un trabajo tienes que hacerlo bien. Si hubiera sido fotógrafa o redactora de Shangay, habría sido igual. Mi responsabilidad como actriz es acercarme lo máximo posible a lo que soñaron el director y el escritor. Mentiría si no dijera que en esta segunda temporada pensé en algún momento “me hubiera gustado que el personaje fuese por aquí o por allí”, pero, claro, es lo que me hubiese gustado como espectadora. Mi parcela es la de hacer latir a la jueza Montes.

“Quiero que esta temporada de Hierro triunfe como la primera, estoy picada conmigo misma”

SHANGAY ⇒ En esta, el instinto maternal se le desarrolla mucho más a la jueza por lo que vive y el caso que le ocupa…
CANDELA PEÑA ⇒ Arranca cuando se supone que han pasado dos meses escasos desde que terminó la primera, y a la jueza le viene un nuevo caso que hay que resolver. Pero a ella en sí no le pasa nada, así que pedí que ocurriera algo con su hijo. Y es que cuando acaba la primera tú no sabes quién es esa mujer, y eso me pareció fascinante. En la nueva está para repartir las cartas del thriller; está más sola, enfadada y triste que nunca, y con más complicaciones. Al verse frente a otra mujer con dos hijas [las protagonistas de su nuevo caso], le entran muchas dudas; porque ve lo irresponsable que es por la vida que lleva esa otra mujer y como cuida [de mal] a sus hijas, cuando ella se desvive por el suyo que está enfermo, a pesar de la fatiga que tiene.

SHANGAY ⇒ ¿Te has imaginado ese pasado de la jueza que desconocemos por completo?
CANDELA PEÑA ⇒ Hombre, yo la he construido completa, año por año, para llegar a ese momento en que está. Claro. Yo haría una tercera temporada, pero no sé… [risas].

SHANGAY ⇒ ¿Te consideras actriz de método?
CANDELA PEÑA ⇒ Tengo formación de muchos métodos diferentes, y sigo formándome. Porque mi única ambición vital es llegar a ser la actriz que un día soñé ser. Y la que sueño tan buena, tan buena, que no voy a conseguir serlo nunca. Así que tendré que seguir estudiando.

“Mi única ambición vital es llegar a ser la actriz que un día soñé ser”

SHANGAY ⇒ ¿No te consideras ya muy buena?
CANDELA PEÑA ⇒ Eso lo tendrás que considerar tú, mari. Si lo consideras, fantasía, no tengo nada más que decir. Yo el techo me lo he puesto muy arriba, porque anda que no me queda a mi vida ni na

SHANGAY ⇒ La jueza te ha reportado varios premios, entre ellos el Ondas y el Feroz, aunque sabemos que a ti los premios te dan un poco igual…
CANDELA PEÑA ⇒ Buenafuente dice que “si tienes un poco de salud, el Ondas te lo acaban dando”. Como que se lo dan a todo el mundo [risas]. El Feroz me hizo muchísima ilusión, porque lo da la prensa. Los de tu profesión se han enrollado a veces; otras, no. A veces sois cansinos y no me ayudáis en cosas en que a las tías nos deberíais apoyar.

SHANGAY ⇒ ¿Por ejemplo?
CANDELA PEÑA ⇒ Mucha prensa femenina, dirigida por mujeres, que no se tire el rollo del momento #MeToo, porque no nos apoya. ¡Anda que no me hubiese gustado nacer como un ángel de Victoria’s Secret! Pero como no, que no soy boba, mis recursos son otros. Que no se valore eso, no lo capto. Y no lo digo por mí, es que pienso en las muchachitas que viven en un pueblo, que igual trabajan en una granja o han montado su empresa de quesos… En la vida hay que valorar el esfuerzo, el talento y las ganas. Que Shangay me dé la portada es una fantasía, pero, claro, confío más en mis maricas que en las mujeres que dirigen ciertas revistas de señoras. Si me dieran una oportunidad, significaría el triunfo de esas mujeres, no el mío.

SHANGAY ⇒ Me encanta el contraste que hay entre la imagen de la jueza de Hierro, tan arreglada, y la de tu personaje en La boda de Rosa
CANDELA PEÑA ⇒ ¡A mí me espanta cómo se viste la jueza! Alicia Saturna, la encargada de mi vestuario en Hierro, que me ha salvado la vida, me decía “Algunos de estos vestidos te quedan bien”, pero es que yo no tiro de ese concepto. Eso sí, defendí mucho la estética de la jueza; insistí en que no se masculinizara a una mujer que ha llegado al poder. Alguien me preguntó “¿ya es la segunda temporada y sigue con tacones?”. Esa mujer no se va a poner ahora unas zapatillas deportivas; se ha comprado unas Castañer de esparto, pero altísimas, porque ella es así.

“En la vida hay que valorar el esfuerzo, el talento y las ganas”

SHANGAY ⇒ El contraste con tu Rosa es más que evidente…
CANDELA PEÑA ⇒ Es que Rosa es Sancho Panza, el eterno escudero. Solo piensa en sus hermanos, en su hija, en su trabajo…, ella se pone en el último lugar. Me compré un champú que valía 0,13€ para destrozarme el pelo; vamos, me lo podía haber lavado hasta con Fairy. Y mira, han nominado a Amparo por el maquillaje y la peluquería de La boda de Rosa. Me acuerdo que le decía “No quiero que me maquilles ni me peines; con mi actuación me embelleceré”. Y aquella mujer me miraba como diciendo “qué coño”. ¿A que cuando se casa está más mona? Lo que tienes que hacer es acabar pensando un poquito en ti. Es que yo no soy nada coqueta, y no tengo ningún problema en salir hecha un ñordo. Es muchísimo mejor ir a Carrefour y que te digan “Es usted muchísimo más guapa en persona” [risas], y ya me quedo tranquila. Eso sí, si un día sale Puerto y camino, iré espectacular.

SHANGAY ⇒ ¿Ha sido lo más positivo del confinamiento haber escrito la serie?
CANDELA PEÑA ⇒ Sí. También la isla en sí, y haberme sostenido sola en ella, con mi tesón y mi trabajo. Y eso que tuve un problema en el tendón supraespinoso del hombro derecho, que se complicó bastante, porque en El Hierro todo es complicado. De hecho, es uno de los ‘tomates’ que se plantea la jueza Montes; si seguir en la isla o no. ¿Te planteas una mejor vida con peores condiciones médicas o mejores condiciones médicas para tu hijo y peor vida? Si te adaptas a eso y no te gusta lo que a todo el mundo, allí vives bien.

SHANGAY ⇒ ¿Lo llevaste bien?
CANDELA PEÑA ⇒ Yo, divi… Estoy acostumbrada a estar sola desde que nací. Tengo un mundo [interior] bastante completillo.

SHANGAY ⇒ También eres maricona como tú sola…
CANDELA PEÑA ⇒ Soy marica, sí. Cuando era muy pequeña, mi padre hizo la mili y embarcado en el Dédalo durante meses. Allí en el portaaviones se hizo amigo de una muchacha que estaba haciendo la transición de hombre a mujer, y la apoyó bastante. Eso le acompañó durante toda la vida, y allá donde iba, buscábamos a las personas transgénero cercanas, como Carmelo, el de las patatas fritas, en Castelldefels… Y ya toda mi vida ha sido detrás de maricas.

“Las maricas me han enseñado a tener una mente más abierta y otras capacidades de gusto”

SHANGAY ⇒ ¿Qué te aporta tanta marica alrededor?
CANDELA PEÑA ⇒ Todo. Es que ni ellos son maricas ni yo soy marica; somos personas. Y me han enseñado a tener una mente más abierta, a tener otras capacidades de gusto y a no juzgar a las personas. Si tú me dices que eres perro, me parece fantasía. Por eso quiero que en Puerto y camino haya de todo, sin dar explicaciones de lo que es nadie; porque ahora mismo ni yo me sé todos los apartadillos que existen [dentro de la diversidad LGTBIQ], y no me quiero pillar los dedos. Lo importante es no juzgar ni prejuzgar a las personas.

SHANGAY ⇒ Qué bien que se visibilice y reconozca esa diversidad que siempre ha estado, incluso cuando no había términos para ella…
CANDELA PEÑA ⇒ Exactamente. Lo único, que hay mujeres que hacen la transición que quieren ser tan femeninas que me resultan hasta machistas, por la imagen que quieren trasladar. Como siempre pienso en el entorno rural, me imagino a una niña calva, gorda y fea de un pueblo de Teruel que solo ve a esas que son las más guapas entre las guapas… Bueno, yo qué sé, tiene que haber de todo.

“Confío más en mis maricas de Shangay que en las mujeres que dirigen ciertas revistas de señoras”

SHANGAY ⇒ ¿Qué te ha parecido el éxito de la serieVeneno?
CANDELA PEÑA ⇒ Como no la he visto, no puedo opinar. Lo que sí me gustaría es que ese éxito no fuese cosa de un momento. Esas actrices ya están en el mercado; Dios quiera que sigamos todas trabajando. Todas. Porque esto no puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Y el mercado no piensa en nadie, solo en que funcionen las cosas, sin pensar en las cabecitas, las personalidades, los corazones… Es que me pongo a llorar [literal].

SHANGAY ⇒ Hay que ver cómo te abres en canal en las entrevistas…
CANDELA PEÑA ⇒ ¡No debería hacerlo! Que luego me pillo los dedos. Porque hay periodistas mojones que escriben lo que quieren, sacan cosas de contexto. Soy carne de titular, y es que mañana me puedes lanzar a los leones. Yo me entrego, y hay gente en el otro lado que no se ha entregado conmigo. Que luego he leído entrevistas mías y he dicho “Ya le vale a la ‘mari’ esta”, que he ido abiertita en canal y luego me ha dado por el culo… ¿Has visto Adult Material? Puede que esté feo esto que te digo pero, para mí, lo que viene a decir esa serie es que, en el fondo, es verdad que a todos nos van a dar por el culo en algún momento. Pero que, por lo menos, nos dejen decidir cómo, dónde y cuándo.

“A todos nos van a dar por el culo en algún momento, pero que, por lo menos, nos dejen decidir cómo y cuándo”

SHANGAY ⇒ ¿Qué opinas de las recientes declaraciones de Keira Knightley, que ha dicho que se niega a rodar escenas de sexo dirigidas por hombres a partir de ahora, porque le incomoda la mirada masculina?
CANDELA PEÑA ⇒ Yo tampoco me siento cómoda con cosas que hace ella con su cara, en vez de actuar bien. Pero bravo con Keira. Otra cosa con la que me puedo pillar los dedos: dentro del mundo de los actores hay millones de posibilidades. Dentro de las series, hay millones de cosas que contar. Dentro de las mujeres, hay millones de ellas; todas dicen que son feministas, pero cada una lo ve a su manera. Que Keira lo ve así, ole. Yo lo que digo es que nos dirigen, producen y escriben muchos más hombres; no les demos la espalda. Vamos a hacerles entender que con 40 estamos ‘divis’, mari… ¿Tú crees que solo tenemos ganas de estar enfermas, morirnos y de tirar nada más que del carro de un niño? Que nos muestren con una alegría de vivir de muerte.

SHANGAY ⇒ Queda claro que tú no buscas la confrontación…
CANDELA PEÑA ⇒ Yo no, ¿para qué? ¿Te acuerdas de cuando se hablaba de lo mucho que se había operado Renée Zellweger? Eso era de un machismo sideral. ¿Es que su cara es como la Torre Eiffel, patrimonio de la humanidad? ¡Que esa mujer haga con su cara lo que le salga del nabo! ¿Por qué las Kardashian están cada día más guapas y una de Soria no lo capta? Porque se ponen hialurónico, botox… Es que todas pueden ser monas y cualquiera puede ser un truño. Hay que ser libre, que cada cual haga lo que quiera y que no nos juzguen tanto.

Cuando leo sobre La boda de Rosa que la protagoniza “una mujer de mediana edad” me rasgo las vestiduras. Nunca he leído de Luis Tosar que sea “un hombre de mediana edad”. Tu “mediana edad” se podrá calcular cuando te mueras y se divida por la mitad, ¿no? Con cuarenta y cinco años te defenestran, esto qué es… Si la gente acaba ahora las carreras universitarias con treinta, si casi no te ha dado tiempo a vivir, y ya nos quieren meter en el cajón de las yayas… Pertenezco a una profesión superlibre, pero nunca he visto a un compañero mío actor que le diga al productor “Que pongan a Candela primero y que cobre lo mismo que yo; si no, no hago la película”. Así que no nos hagamos los guays, porque guay no es nadie. Cada uno a lo suyo, y a mirar su propio nabo. Con perdón.

FOTOS: VALERO RIOJA

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.