18/04/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

La Norma(lidad) se instala en el Teatro Real

1 marzo, 2021
Léetelo en 5 minutos

Con Norma, uno de los grandes títulos del repertorio operístico, vuelve también ‘la normalidad’ al Teatro Real. Al menos, lo más parecido a la normalidad que podemos tener en un momento tan crítico como el que vivimos por esta maldita pandemia, que ha destrozado millones de vidas. Y que tanto ha afectado al mundo de la cultura, entre otros muchos campos de lo que antes era la vida cotidiana.

Ya lo hemos contado: el Teatro Real fue el primero en abrir en el mundo tras el confinamiento. Lo hizo con una histórica Traviata que levantó el telón el pasado 1 de julio. Los ojos de los directores de las óperas de todo el planeta se dirigieron en ese momento al coliseo madrileño. Y desde entonces no han parado de observar con lupa (y envidia) qué es lo que se está haciendo en Madrid, que no se logra hacer en sus respectivos teatros.

La normativa de la Comunidad de Madrid lleva meses intentando conciliar que el terrible drama humano que se vive por la pandemia no destroce aún más la situación crítica que atraviesa el sector cultural, con muchas temporadas canceladas y los teatros cerrados.

Cuando Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real, dijo aquella frase, ya mítica, “cancelar ya no es la única opción”, fuimos muchos los que pensamos que era una locura maravillosa poder volver a la vida con La Traviata, –¡qué contradicción!– pero que no tendría continuidad.

La maravillosa soprano canaria Yolanda Auyanet (Norma), Michael Spyres (Pollione) y Roberto Tagliavini (Oroveso) en el nuevo montaje de Norma que se estrena en el Teatro Real el 3 de marzo. [Fotos: Javier del Real]

Pero sí la ha tenido: el Real se puso las pilas, se anticipó a los problemas venideros e hizo las obras necesarias para poder abrir tras el verano adaptando las instalaciones a este término tan espantoso como necesario: ‘la nueva normalidad’. Ignacio García-Belenguer, director general de la institución, está desde entonces en todas las ruedas de prensa para resolver las dudas que se presentan al respecto. Sobre todo las que vienen de medios internacionales, cada vez más presentes.

Pero vayamos por orden. Si La Traviata fue una función semiescenificada, con los cantantes separados entre sí, sin tocarse en escena, con una Violetta y un Alfredo que no podían abrazarse, ya en septiembre se inauguró temporada 20/21 con un Ballo in Maschera que ya era casi una ‘función normal’.

Hubo que cambiar la producción prevista, pues era inviable que llegara la que estaba programada –del Met de Nueva York– con todas las fronteras cerradas. Poco después, con Rusalka, se dio un nuevo paso de gigante: poner en marcha una nueva producción, con todo lo que ello implica. Una ópera checa que llevaba más de cien años sin verse en Madrid, en un complejo montaje de Christof Loy. El éxito fue total, con un elenco que enamoró. Los ojos mundiales de la lírica seguían mirando al escenario del Real.

Yolanda Auyanet como Norma, y Clémentine Margaine en el papel de Adalgisa.

Mozart fue el padrino del siguiente gran paso: Don Giovanni, en una puesta en escena de Claus Guth, alquilada a la Staatsoper de Berlín, pero que se montó ad hoc para el Real. Con un rotundo Erwin Schrott como Leporello, y un repartazo de antología, esta sórdida visión del mito de donjuán llevado a una especie de cruising campestre fue otro sonado éxito. No contentos, pasamos al siguiente padrino: nada más y nada menos que Wagner.

Montar cualquier título del compositor alemán es una odisea. Hacerlo en plena pandemia mundial, una heroicidad. Robert Carsen, que vio como su Flauta mágica se tuvo que estrenar en París sin público, cogió el avión rumbo a Madrid la mañana siguiente de la première, que se vio por streaming. Y se metió en los ensayos de Sigfried, que aún se está representando estos días.

Por eso es por lo que decimos que con Norma llega la ‘normalidad’. Mientras Carsen y Heras-Casado ensayaban la segunda parte de La tetralogía, el director musical Marco Armillato y el director de escena Justin Way estaban haciendo lo propio con este título de Bellini, que se estrena este miércoles 3 de marzo. Y además en una nueva producción del Real, que comparte escenario en días alternos con el título de Wagner. Pero es que aún hay más: Ivor Bolton –en la batuta– y Deborah Warner –en la escena– están haciendo lo propio con Peter Grimes, de Britten. También con una nueva producción de la casa.

Es decir, mientras la mitad de los teatros del mundo siguen cerrados o con funciones sin público, el Real ha demostrado ser fiel a la #CulturaSegura, y mantiene prácticamente intacta su programación tal y como estaba diseñada antes de que nadie hablara del coronavirus. Justo en estas próximas semanas coinciden dos nuevas producciones, con toda la complejidad que ello supone.

Tema aparte es el aforo permitido. En un teatro que funciona con miles de abonados a la temporada completa, han tenido que recolocar y cambiar turnos para cumplir con la distancia de seguridad. Desde hace meses ya se venden entradas por los cauces habituales. En el foso, la orquesta también ha tenido que recolocarse por el mismo motivo. En caso de Sigfried, con parte de los músicos en los palcos de platea.

Norma, en el primero de los repartos, es la maravillosa soprano canaria Yolanda Auyanet. Llega al Real tras arrasar como Luisa Fernanda en La Zarzuela, otro teatro lírico madrileño que también mantiene su programación.

Serán doce funciones, con dos estupendos repartos, las que se harán de este título de Bellini que es una de las cumbres del ‘bel canto’. Casta diva, una de las arias más conocidas del repertorio, volverá a emocionar en una sala que, desde el pasado 1 de julio, con una Traviata con cinco Violetas diferentes, ha convertido a Madrid en la capital mundial de la ópera.

Y abróchense los cinturones: en nada llega Peter Grimes. Un nuevo chute de Britten, el compositor británico más popular del siglo XX, y todo un icono LGTBI. En los últimos años el Real se ha convertido en el teatro que más lo representa. Y ahora nos toca una nueva entrega. ¡Viva la Norma (lidad)!

Yolanda Auyanet (Norma), Michael Spyres (Pollione) y Roberto Tagliavini (Oroveso) en Norma, la famosa ópera de Bellini que regresa al Real.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.