'La violación de Lucrecia' en el Teatro de La Zarzuela, la recuperación de una joya

Rafael R. Villalobos firma un impactante montaje, mientras que en el foso Alberto Miguélez Rouco hace una magistral lectura de esa maravillosa zarzuela barroca de José de Nebra.

'La violación de Lucrecia' en el Teatro de La Zarzuela, la recuperación de una joya
Nacho Fresno

Nacho Fresno

Plumilla poliédrico -escondido tras una copa de dry martini- que intenta contar lo que ocurre en un mundo más absurdo que random.

26 marzo, 2023
Se lee en 3 minutos

Temas: , , , , ,

Llega al Teatro de La Zarzuela La violación de Lucrecia o Donde hay violencia, no hay culpa. Esta zarzuela barroca en dos jornadas se estrenó en el palacio ducal de Medinaceli, en Madrid, en 1744. Ahora se recupera en una versión de Rosa Montero, respetando los textos cantables originales de Nicolás González Martínez, pero añadiendo una actualización que desdobla al personaje de Lucrecia creando un alter ego actual, un espíritu de la leyenda Lucrecia, en papel hablado, muy en la línea de la estructura zarzuelística del barroco.

Esto añade complejidad a una obra que ya de por sí es compleja. Pues a la exigencia musical que requiere la partitura, y a la escénica de una historia que se mueve entre lo mitológico y lo histórico, se añade el nuevo componente teatral creado para esta recuperación. Un problema que la propuesta escénica de Rafael R. Villalobos resuelve a la perfección. Y no es nada fácil casar el (estupendo) texto original de 1744 con el de nueva creación de Montero, que parece salido de la pluma del gabinete de la ministra titular de Igualdad con la que comparte apellido.

 

'La violación de Lucrecia' en el Teatro de La Zarzuela, la recuperación de una joya

Un momento de la escena de La violación de Lucrecia, que se acaba de estrenar en el Teatro de La Zarzuela. [Fotos: Elena del Real]

El doble rol titular está también doble y estupendamente defendido por las dos ‘Lucrecias’: la soprano María de Hinojosa y la actriz Manuela Velasco que, pese a estar amplificada, realiza un estupendo trabajo para dar vida a esta Lucrecia de 2023. Una mujer que pretende reescribir la historia que cambió el Imperio romano con las misma palabras que hoy copan los titulares de los periódicos casi a diario.

Villalobos, con la ayuda de la magistral escenografía de Emanuele Sinisi, consigue dar otra vuelta de tuerca a todo, haciendo que las piezas de dos puzles tan diferentes encajen a la perfección. Un viejo y destrozado palacio romano es el marco para poder explicar bien, como en un repetitivo juego de espejos, esta historia, una leyenda con muchas capas añadidas desde que la inmortalizara Shakespeare en 1594.

Lucrecia se suicida tras ser violada por Sexto, hijo del rey de Roma. Basándose en las obras de Ovidio y Livio, Shakespeare compuso su poema, que supuso la ‘globalización’ de la idea de que con este drama –que tanto se esculpió en los mármoles romanos, como se insiste una y otra vez en este nuevo texto– Roma pasó de ser una monarquía a una república. El espíritu de la leyenda de Lucrecia, el nuevo personaje creado para este montaje, cuestiona todo esto, pues según ella, debido a más de veinte siglos de heteropatricardo histórico y artístico, la historia real nos ha llegado más que distorsionada.

'La violación de Lucrecia' en el Teatro de La Zarzuela, la recuperación de una joya

Todos estos ingredientes son los que el director de escena sevillano tuvo que meter en la cazuela para cocinar la necesaria recuperación de esta maravillosa obra. Y se nota que lo ha hecho a fuego lento, maridando y mimando bien todos y cada uno de los ingredientes, no en una olla exprés o en thermomix. La propuesta es no solo sólida y coherente, sino contundente y con momentos de grandísima belleza, narrados en varios planos, ayudados por la iluminación Felipe Ramos.

Pero todo ello no tendría sentido sin la labor musical que capitanea Miguélez Rouco desde el foso y en escena llevan a cabo María Hinojosa (Lucrecia), Carol García (Colatino), Marina Monzó (Tulia) y Judit Subirana (Laureta). Un estupendo cuarteto para los cuatro papeles cantados. Espléndidas las cuatro. Ya hemos comentado el nivel del Ensemble Los Elementos, conjunto barroco creado en 2018, precisamente para tocar por vez primera con instrumentos de época otra obra de José de Nebra.

La cohesión entre foso y escena es perfecta. Y la propuesta escénica permite que también lo sea con este nuevo texto que se entremezcla con los cantables originales, que se han respetado. Villalobos, además, saca todo el partido a la actriz Manuela Velasco, con unos diálogos que no son siempre fáciles de defender, y al papel (también hablado, pero este del libreto original) del deleznable Sexto, al que un magnífico (y morboso) Borja Luna da una credibilidad con una  presencia escénica de gran calado.

La Zarzuela encarrila su final de temporada con un nivel muy alto. Tras recuperar esta obra barroca, una joya en todos los sentidos, ya está con los ensayos de una zarzuela de nueva creación: Trato de favor, de Lucas Vidal y libreto de Boris Izaguirre.

Daniel Bianco, su director, deja el coliseo este otoño. Y lo hace pudiendo presumir de haber peleado por recuperar nuestro pasado, apostado por el futuro (con obras como la citada que se estrena a finales de abril) y por haber rejuvenecido al patio de butacas con propuestas como el Proyecto Zarza. Deja el listón muy alto.

Shangay Nº 564
Portada de la revista Anuario 2023
  • Junio 2024
Shangay Voyager Nº 38
Portada de la revista Shangay Voyager 38
Anuario 2023
Portada de la revista Anuario 2023
  • Diciembre 2023