13/07/2020

Pol Badía menea su paquete y nos descubre la clave de la felicidad

13 mayo, 2020

El paquete de Pol Badía vuelve a la carga.  En esta ocasión ha sido el confinamiento y la canción Pegamos tela de Lerica, Omar Montes y Abraham Mateo los culpables del meneito pélvico.

“¿Sabéis cual es la clave de la felicidad? Hacer lo que te apetece en cada momento sin hacer daño a nadie. Habrá mucha gente que te critique pero nunca dejéis de hacer nada para agradar a los demás. ¡No permitas que nadie quiera apagar tu luz!”, comentaba Pol y compartía a su bailecito en Instagram.

El exconcursante de Gran Hermano ya lució sus atributos, y de lo lindo, en su doble paso por la telecárcel, tanto en 2016 durante la edición de anónimos del formato como en 2019 durante la edición VIP.


Esta última se caracterizó por una sobredosis de escenas sexys. A bote pronto nos viene a la cabeza aquella en la que  Gianmarco se desnudaba en el jardín para que el Maestro Joao le quitase la mala suerte. Para completar el ritual Joao le tiraba un cubo de agua con sal y… Pol Badía se revolucionaba.

Desde que empezó la séptima edición de GH VIP pudimos observar que el italiano era un concursante muy supersticioso. Según comentaaba a sus compañeros, estaba teniendo muy mala suerte, y está completamente convencido de que le habían echado algún mal de ojo, y que su última derrota en el ‘Juego del Jefe’ se debía a esta maldición. El Maestro Joao explicó en el confesionario que “Gianmarco cree que hay un exorcismo casero detrás”, y se puso manos a la obra.

Maestro Joao le propuso hacer un ritual para quitarle toda la mala suerte que llevaba dentro, y el italiano aceptó sin pensárselo dos veces. El vidente se subió a una escalera y comenzó a tirarle agua con sal por encima: “Pedimos a la comisión africana que le quite todos los peligros, todos los enemigos, toda la negatividad… ¡y toda la fuerza del mal que pueda hacerte daño! Corto lo malo, fuera lo malo y que entre lo sano”.

Gianmarco, en ropa interior, no tardó en llamar la atención de Pol, que se paró a contemplar el ritual. Lo que hizo saltar las alarmas fue el curioso bulto que de repente apareció en el pantalón de Badía. No se observaba con claridad cuál es el verdadero estado de su pene, pero sí que pudimos  ver que algo raro estaba pasando dentro de su pantalón…

Parece ser que a Pol le estaba gustando bastante ver cómo su expareja rociaba el cuerpo desnudo de su compañero de reality… Pero juzgad vosotros mismos.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.