08/12/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

5 razones (musicales) por las que Tina Turner es grande

26 noviembre, 2021

Cumple 82 años y reina con una elegancia insólita, desde la distancia, sin ponerse en evidencia. Retirada en su mansión de Zurich, con un marido 16 años más joven que ella, Tina Turner ya no parece sentir la necesidad de ser el centro de atención de los medios. Aunque su música sigue estando muy presente en nuestra actualidad, como comprobamos durante la reciente cuarentena.

Las emisoras retro programan una y otra vez sus clásicos, no son pocas las artistas jóvenes que se inspiran en ella, ya sea en su mítica peluca cardada (véase a Jillian Herby de Lion Babe) o en su garra rockera (véase la querencia de Ruth Lorenzo por Proud Mary, que ha interpretado en The X Factor, en eventos pre-Eurovisión o en Shangay Pride). Sin olvidar el reciente musical inspirado en su vida, y bendecido por ella.

El legado de Tina Turner resulta inabarcable en un artículo de extensión limitada como este, pero no está de más repasar cinco momentos clave de una dilatada trayectoria, que se expande a lo largo de cinco décadas. Y aunque podríamos seleccionar un momento musical por década, nos centraremos en su (segunda) carrera, a partir de 1983. Atrás habían quedado casi veinte años de éxito y tortura junto a Ike Turner –estuvieron juntos de 1960 a 1978–, y cuando ya pocos se acordaban de ella, llegó su gloriosa resurrección y su consagración como superestrella pop. El resto es historia de la música, como lo es también su atribulada primera etapa.

Tina Turner cumple todos los requisitos para ser una diva gay de primera división, siempre ha estado sobrada de pros: garra, originalidad, sensibilidad, una voz única, unas piernas de infarto y unos pelucones inigualables contribuyeron a forjar un mito que sigue fascinando.

No es ningún secreto que Beyoncé es hoy día quien es porque supo canalizar con extremado talento lo mejor de Tina Turner en beneficio propio. Nunca lo ha ocultado, lo cual le honra. Claro, que aunque no lo hubiese dicho lo sabríamos, porque es evidente que de Tina ha tomado prestado mucho: por ejemplo, su capacidad para pisar el escenario con una determinación que causa respeto, su magia para absorber y actualizar lo mejor del soul y el r&b clásicos y la soltura para ejercer de reina sin despeinarse.

La irregular saga Mad Max –con estupendo reboot– ha dejado para el recuerdo no solo a un sexy Mel Gibson, también una enorme influencia estética. Si Holly Johnson confiesa que se inspiró en la segunda parte a la hora de forjar la estética de los legendarios Frankie Goes to Hollywood, Tina Turner marcó un antes y un después en cuanto a looks apocalípticos con su pelucón rubio en la tercera, Mad Max. Más allá de la cúpula del trueno (1985). Aunque lo verdaderamente memorable sigue siendo su tema central, We Don’t Need Another Hero.

En 1986 confirmó que había vuelto para quedarse. Publicó su autobiografía, I, Tina, donde aireaba todos sus trapos sucios (recordemos que en 1993 Angela Bassett la interpretó con mucho arte en el biopic What’s Love Got To Do With It), y publicó un álbum cuyo título era toda una declaración de intenciones, Break Every Rule.

El primer single de dicho disco es una joya atemporal, Typical Male, que sigue sonando igual de bien en un club de modernas que en una boda. Escuchar a Tina que tiene ganas de enrollarse con un abogado de lo más recto que poco tiene que ver con ella nos recuerda lo ligona y apasionada que ha sido siempre, sin calibrar las posibles consecuencias de sus relaciones. Una diva se deja llevar siempre por el amor, por imposible que este sea a los ojos del mundo, ya sabes.

Cuesta creer que Bono y The Edge de U2 dejaran a un lado sus enormes egos y compusieran a medida para Tina Turner un tema tan glorioso como GoldenEye, la canción central del film de James Bond protagonizado por Pierce Brosnan en 1995. Uno de los temas Bond más recordados de la historia, que fue producido por Nellee Hooper y es también uno de los hitos del repertorio de Tina. Mucho menos recordada –y celebrada– fue la versión que grabó Nicole Scherzinger en 2010 para el videojuego GoldenEye 007

 

A finales de 1983, Tina Turner regresó a lo grande con una versión del clásico soul Let’s Stay Together de Al Green que iguala, si no supera, el original. Una sublime interpretación de la diva, que contribuyó a popularizar esta joya entre el público de una nueva generación, a la vez que ella también volvía a recordar al respetable que ahí seguía, y con más ganas de triunfar que nunca.

Su Let’s Stay Together se convirtió en inmejorable avance del histórico álbum Private Dancer, repleto de singles de éxito, que justo acaba de cumplir 35 años, y que sigue sonando tan necesario como cuando se publicó. Porque, efectivamente, Tina Turner sigue siendo una reina del pop, el rock y el soul de lo más relevante, desde su elegante silencio actual.

También te gustará leer

30 años sin Freddie Mercury, icónico y único: recordamos sus mejores imágenes

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.