15/08/2020

Boré Buika: “Nuestra ficción tiene que mostrar una realidad diversa para educar a las nuevas generaciones”

9 julio, 2020

Boré Buika está orgulloso de formar parte de La lista de los deseos, la recién estrenada cuarta película de Álvaro Díaz Lorenzo, por varios motivos. El primero, porque es una película protagonizada por tres personajes femeninos poderosos, los que encarnan María León, Victoria Abril y Silvia Alonso. Las dos primeras son enfermas de cáncer que se conocen en el tratamiento, y que junto a una tercera amiga se embarcan en el viaje de su vida para celebrar, precisamente, que están vivas. Boré Buika encarna a un profesor de surf que tiene una relación con Eva, a la que da vida María León.

El segundo motivo de alegría ha sido comprobar que es su tercera colaboración seguida con Díaz Lorenzo, que en Señor, dame paciencia (2017) le dio la oportunidad de interpretar a un personaje homosexual que tenía una relación con el de Eduardo Casanova. “Álvaro hace que te sientas muy cómodo como actor”, explica. “Y es un director que apuesta por personajes no muy comunes. En esta última, las mujeres que la protagonizan son muy fuertes, y lo muestra con mucha sensibilidad. Y en la anterior me pareció muy importante que me diera la oportunidad de representar a un colectivo, el LGTB, que no siempre se visibiliza de la mejor manera”.

Pillamos a Boré Buika disfrutando de unas breves vacaciones (“las necesitaba tras el confinamiento”), y muy consciente de que su actitud ha cambiado. “Hay que vivir el día a día, sin más”, afirma. “Porque al día siguiente puede sonar el teléfono y ya veremos por qué, sea para bueno, malo o regular… Pero de eso no hay preocuparse, lo suyo es centrarse en el hoy”.

Sabe la fortuna que ha supuesto haber vivido uno de los primeros estrenos en salas gracias a La lista de los deseos. “Ha sido una experiencia chula a la vez que rara, con la distancia, las mascarillas… Hacer cosas que nos devuelvan a lo que fuimos siempre está bien”, afirma.

SHANGAY ⇒ Agradeces que, en La lista de los deseos, el hecho de que tu personaje sea negro es una característica más, no la definitoria, ¿verdad?
BORÉ BUIKA ⇒ Son necesarios personajes así. Porque visibilizan una realidad, y no solo para los actores de mi generación, que hemos tenido que romper ciertas barreras, sobre todo para los que vienen detrás, que son muchos más y merecen aún mayor visibilidad. Es lo mismo que sucede con las reivindicaciones feministas o del colectivo LGTB. Quieres representar tu día a día, y resulta hasta extraño que tengamos que luchar por una visibilización, porque aquí estamos. Mi personaje es muchas cosas, y además, negro, como tendría que ser siempre. Lo importante son las historias.

“Resulta hasta extraño que tengamos que luchar por una visibilización, porque aquí estamos”

SHANGAY ⇒ ¿Ya hacías surf antes o tuviste que entrenar duro para el papel?
BORÉ BUIKA ⇒ Me lo tuve que currar. Como siempre he sido muy curioso a la hora de probar deportes nuevos, había hecho mis pinitos. Pero cuando me puse con las prácticas para la película, descubrí que no sabía nada [risas]. Como hago de instructor, tuve que aprender todo tipo de técnicas. En la película puede parecer que controlo un montón, porque se ven cuatro posiciones y una manera de ponerme sobre la tabla que da el pego, tendrías que haber visto cuando cortábamos y me caía…

SHANGAY ⇒ Esta vez, está del todo justificado también que luzcas cuerpazo…
BORÉ BUIKA ⇒ Sí, el problema llega cuando te tienes que quitar la camiseta de manera injustificada, porque es incómodo. Tampoco he tenido muchos momentos de esos en mi carrera. Bueno, en El secreto de Puente Viejo tuve que hacerlo. Y en Anclados… Son más veces de las que recordaba [risas]. Por suerte, todas justificadas.

“Todos estamos haciendo un ejercicio de consciencia muy grande, que nos hace darnos cuenta de que tenemos cosas que cambiar”

SHANGAY ⇒ Sin duda, perteneces a una generación que se lo ha tenido que currar mucho por esa visibilidad debido al color de su piel. ¿Has sentido que ha hecho aún más dura tu profesión, o que se te ha discriminado?
BORÉ BUIKANo me gusta que se hable de “raza”, porque de nuevo parece que existe una separación entre las personas. Todos hablamos de raza, da igual del color que seamos, y yo pienso que todos somos fox terriers, solo que de diferentes colores. No me preguntes por qué me ha salido hablar de fox terriers para poner el ejemplo… [risas]. La incomodidad lleva a la evolución.

Empecé a estudiar interpretación por una cuestión visceral, sin saber qué me iba a deparar el futuro. Ha habido momentos de mucha frustración, pero las situaciones que vives te dan un plus de fuerza para tirar adelante. Y a veces abres puertas, mientras haces lo que te gusta, sin ser ni siquiera consciente. Todos estamos haciendo en los últimos años un ejercicio de consciencia muy grande, que nos hace sanarnos y darnos cuenta de que tenemos cosas que cambiar y ajustar.

SHANGAY ⇒ ¿Ves de forma palpable esa evolución en tu profesión?
BORÉ BUIKA ⇒ Sí. Mi mundo es más visible, se cuentan historias distintas, aunque no lo veamos a la velocidad que nos gustaría a quienes representamos a determinados colectivos. Es esperanzador.

SHANGAY ⇒ Es algo que vemos en el cine de Álvaro Díaz Lorenzo, que apuesta por la diversidad aunque, al hacer un cine de vocación comercial y amable, quizá haya gente que no lo valora…
BORÉ BUIKA ⇒ Por eso se hacen jarabes dulces [risas]. Álvaro siempre visibiliza colectivos que todos sabemos que están ahí pero que no todo el mundo los muestra. Introduce personajes y situaciones que es necesario que se vean, porque contribuyen a mostrar nuestra sociedad de una manera real, en la que hay muchos colores, géneros u orientaciones sexuales. Para evitar después tener que desprogramar a quienes nazcan después, que sean más empáticos y tengan una educación emocional que les permita entender y respetar a todo el mundo tal y como es.

“Es importante poder reeducar a quienes tienen una programación mental anticuada”

SHANGAY ⇒ Por eso chocaba tanto que al hablar de tu personaje en Señor, dame paciencia se le definiera exclusivamente como “gay, vasco y negro”…
BORÉ BUIKA ⇒ Exactamente. Parecía que la mezcla de la coctelera te obligaba a pensar “¡guau!”, cuando era un ser humano con muchas más características. Tuve que corregir ese concepto muchas veces durante la promoción, porque nadie nombraba nunca el hecho de que mi personaje fuese profesor, por ejemplo… En casos así, hay que tener paciencia, porque a veces se actúa desde el desconocimiento, o desde una programación mental anticuada y errónea. Es importante también poder reeducar.

Quienes pertenecemos a colectivos minoritarios tenemos una visión más amplia y avanzada del mundo y de cómo querríamos que fuese ahora mismo. Si somos capaces de creernos que una chica que se llama Khaleesi tiene tres huevos, de los que nacen dragones, que son sus hijos, ¿por qué no podemos entender que un presidente del gobierno sea gay o mi personaje sea un instructor negro que tiene una tienda de surf en Sevilla?

LA LISTA DE LOS DESEOS SE PROYECTA YA EN CINES

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.