01/12/2020

Aluna: “No me sirve que vayas de abierto de mente si no te implicas activamente en la lucha contra la discriminación”

15 septiembre, 2020

Hay artistas que necesitan su tiempo para asumir riesgos por sí mismos y utilizar su música para hablar abiertamente de aquello que más les preocupa. Así ha sucedido con la británico-africana, afincada ahora en Estados Unidos, Aluna. Durante años la conocimos como el cincuenta por ciento del dúo AlunaGeorge, y acaba de publicar su primer álbum en solitario, Renaissance, que supone un cambio importante frente a sus discos anteriores.

Aluna saboreó las mieles del éxito popular muy pronto, cuando el single You Know You Like It de AlunaGeorge viralizó a lo grande gracias a una remezcla de DJ SnakeWhite Noise, su colaboración con Disclosure, también fue un hit considerable, que contribuyó a reforzar el impacto del primer álbum del dúo, Body Music (2013). Mucho menor repercusión tuvo su segundo trabajo, I Remember (2016), y estos últimos años de silencio no hacían presagiar nada bueno. De manera que este regreso en solitario de Aluna ha resultado aún más sorprendente.

Diplo ha fichado a Aluna para su sello Mad Decent, y en él ha publicado Renaissance, que nos muestra a una Aluna más segura de sí misma y muy combativa. La música de baile se ha convertido en el arma que utiliza para rechazar el racismo y la LGTBIfobia, a la vez que reivindica sus raíces y celebra la diversidad. “En el pasado sentía que no tenía una voz. Ponía todo de mí en nuestros discos, pero me daba la sensación de que no transmitía nada personal, o no se me hacía caso”, dice. “Esta vez sí la tengo, y se lo tengo que agradecer a George Floyd”.

“Lo importante en Renaissance era mostrar mi pasión por la música de baile. Toda la vida me ha gustado mover el culo”

El asesinato de George Floyd en Minneapolis, que provocó enormes revueltas, supuso para Aluna un gran revulsivo a la hora de enfocar la promoción de este disco. “Estaba harta de preguntas como ‘¿cuáles son tus influencias?’ y todo eso, siempre eran las mismas”. Lo que más le dolía era vivir en un país como Inglaterra y que el tema racial jamás se tocara. Decidí irme porque estaba harta de que intentaran vendernos que vivíamos en una sociedad multicultural. ¿En serio? ¿Y cómo es que no escuché en todos los años que estudié allí la palabra ‘esclavitud’?”. Se marchó a Estados Unidos a vivir y, en cierto modo, se liberó. “Me animé a grabar un disco en el que mezclar todos los estilos que tienen que ver con mis raíces. Tengo ascendencia jamaicana, por ejemplo, pero mucha gente no lo sabía, y ahora queda muy claro”.

No se define como activista (“no tengo alma de guerrera”), pero siente que la música que hace ahora es el arma perfecta para hablar de aquello que le interesa compartir y visibilizar. “La música que hacíamos antes no se consideraba lo suficientemente ‘negra’, lo nuestro era una mezcla de pop y r’n’b, que era lo que a los dos nos apetecía. Pero se atribuía solamente a George el interés por el hip-hop o el soul”. En esta ocasión ha querido dejar claro lo importante que es su raza a la hora de crear. “Lo importante en Renaissance era mostrar mi pasión por la música de baile. Toda la vida me ha gustado mover el culo. Y George no era así; él no se pondría una peluca para irnos juntos a una rave”, dice entre risas. “Me basto sola para eso”.

“La música de baile nos une, y esa energía es la que lanzamos al mundo”

George Reid, cuenta, fue el primero que le dijo que se sintiera en todo momento libre para embarcarse en otros proyectos cuando le apeteciera. “Me costó hacerlo, porque arriesgaba mucho”, confiesa. “No sabía si la idea que tenía en mi cabeza funcionaría”. Una vez dio el paso, todo fue como la seda. “Me resultó facilísimo encontrar a la gente con la que quería colaborar en este disco. Entre ellos están SG Lewis, Princess Nokia y Kaytranada –responsable de uno de los mejores remixes en la (breve) carrera de AlunaGeorge, de Kaleidoscope Love–. “No suelo trabajar con gente con la que ya he trabajado antes, porque procuro huir de lo obvio, pero en el caso de los que nombras sí me apetecía que nos volviéramos a reunir”.

El hecho de querer mostrar su pasión por la historia de la música de baile y rendir tributo a sus orígenes le llevó a hacer un álbum muy variado, en el que tienen cabida el house, el pop o el reggae. “Pertenezco a la diáspora africana, y la música de baile la crearon personas de color y de la comunidad LGTBI influenciadas por dicha diáspora, explica. “Soy medio jamaicana, y mis antepasados tienen, lógicamente, raíces africanas, y todo ello quería que estuviera plasmado en el disco. Fue muy interesante trabajar con varios productores estadounidenses que exploraban sus raíces a través de mí. Ver a un productor de hip-hop haciendo dancehall para mí resultaba muy gratificante. Porque en todo momento quisimos dar nuestra propia visión de todos los estilos que he tocado”.

La música de baile tiene una fuerte raíz dentro de la comunidad LGTBI, como Aluna comentaba antes. Y siempre fueron los clubs de ambiente en los que se desarrolló con fuerza una idea de unidad, con la música de baile como lenguaje universal. “Es importante tenerlo muy presente hoy. Porque la comunidad negra y la LGTBI van de la mano en la lucha contra el racismo, pero ahora mismo no podemos celebrar esa unión en las pistas con la música que nos une, que siempre ha sido un género de protesta”, puntualiza. “La música de baile nos une, y esa energía es la que lanzamos al mundo”.

Y Aluna denuncia el postureo que ve en el mundo del dance. “Mucha gente blanca que hace música de baile va de aliada, pero en realidad no quieren tener nada ni con la gente negra ni con la LGTBI, no saben qué es realmente la inclusividad”. Va aún más allá: “No me sirve que vayas de abierto de mente si no te implicas activamente en la lucha contra la discriminación”.

“Los derechos LGTBI son tan importantes para mí como las reivindicaciones de Black Lives Matter”

Fan declarada de divas como Donna Summer, Chaka Khan y Candi Staton, Aluna tiene claro que debe reconocer la lucha por la libertad que siempre ha sido la principal motivación de la comunidad LGTBI, y que también celebra en su álbum. “Los derechos LGTBI son tan importantes para mí como las reivindicaciones de Black Lives Matter, van de la mano, según lo veo yo”, afirma. “Influye que mi primer amigo del alma era gay…, aunque yo lo tuviera claro antes que él”, dice entre risas. “Y me parece tan brutal que se nieguen derechos fundamentales a personas LGTBI como que haya quien diga que las personas de raza negra son animales”.

A nivel artístico, confiesa que, casi siempre, la inspiración para lo que hace proviene de personas y movimientos LGTBI, y en ese sentido también quería mostrar su agradecimiento. “Tenía que hacerlo en el momento adecuado, de la manera más honesta posible, por eso lo hago ahora”.

EL ÁLBUM RENAISSANCE ESTÁ EDITADO EN MAD DECENT/MUSIC AS USUAL

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.