24/01/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Cecilia Freire: “Pido perdón si ofendo a alguien por interpretar a una mujer trans”

5 enero, 2021

A Cecilia Freire la asociamos, inevitablemente, a series como Física o Química, Velvet o La otra mirada. Y quizá tenemos todos una imagen de ella a raíz de esos personajes tan populares que ha interpretado. Ahora ha llegado el momento de dejarnos sorprender por su interpretación de una mujer trans en la obra El salto de Darwin.

El salto de Darwin, una obra del franco-uruguayo Sergio Blanco que se puede ver en las Naves del Español en Madrid hasta el 17 de enero, es una tragicomedia, ambientada en los primeros 80 en Argentina, que retrata a una familia bastante disfuncional que viaja para cumplir el último deseo de Iván, su hijo muerto, un soldado que se convirtió en víctima de la guerra de las Malvinas.

Al viaje se une Kassandra (Cecilia Freire), la que fuese pareja de Iván, que también quiere rendir un último tributo a su chico. Abiertamente trans, amante del amor y prostituta, revoluciona a la familia. Y también a los espectadores de la función, porque su interpretación es arrolladora.

De izda. a dcha: Juan Blanco, Teo Lucadamo, Cecilia Freire, Goizalde Núñez, Jorge Usón y Olalla Hernández

SHANGAY ⇒ ¿Qué se siente al empezar 2021 sobre las tablas?
CECILIA FREIRE ⇒ Es un lujo. Cada pequeño detalle ahora mismo es una victoria. Y más en teatro, que es la eclosión de todo lo que me fascina de mi trabajo, es adrenalina pura.

“Trans o cis, todas somos mujeres y deberíamos interactuar en un mundo de pluralidad, como en la realidad”

SHANGAY ⇒ ¿Por qué te tira tanto el veneno del teatro?
CECILIA FREIRE ⇒ Porque es el sitio en que estás más vulnerable, y la interpretación tiene mucho que ver con eso. En otros medios hay tantos intermediarios y tanto protagonismo de lo técnico que el trabajo es una continua interrupción. En el teatro se da continuamente la acción-reacción; el actor está constantemente interactuando con el público, y cada función es única. Es una droga.

SHANGAY ⇒ ¿Qué significa para ti el personaje de Kassandra, esta adorable prostituta trans migrante, en El salto de Darwin?
CECILIA FREIRE ⇒ ¡Puf! Para mí ha sido una revolución, porque es la mujer más empoderada que he conocido en mi vida. La perseguiré el resto de mi vida, es inspiración pura, estoy enamorada de ella. Es tan salvaje, tan auténtica, tan generosa. El personaje más fascinante de mi carrera de lejos.

SHANGAY ⇒ Es importante hablar del hecho de que es una mujer trans…
CECILIA FREIRE ⇒ Sí, porque es algo que la define de principio a fin. Entiendo la polémica que suscita que una mujer cis acepta este personaje, y ante todo pido perdón si he podido ofender a alguien por haberlo aceptado. Más en un momento de tanta visibilidad trans, gracias a Veneno o al personaje de Abril Zamora en El desorden que dejas. Es una putada que las mujeres trans todavía no puedan hacer más personajes en que no se las defina como trans. No debería ser así, porque todas somos mujeres y deberíamos interactuar en un mundo de pluralidad, como lo hacemos en la realidad.

Claro, a mí este personaje me reventó la cabeza cuando me llegó. Y estoy acostumbrada a hacer cosas que no soy constantemente en mi profesión, Hice de profesora de literatura en Física o Química; hice de modista en Velvet; en La otra mirada interpreté a una mujer lesbiana, y en el casting nadie me preguntó mi orientación sexual… Kassandra somos todas, y cada noche me dejó la piel, y le entrego todo mi corazón y mi respeto, porque para mí es una diosa que trasciende cualquier etiqueta.

“Tengo mi parte prostituta y mi parte monja, y entre medias hay una gran gama de colores”

SHANGAY ⇒ Es una mujer absolutamente libre…
CECILIA FREIRE ⇒ Entiende el amor de una manera muy natural. Aterriza en esta familia devastada por la muerte de su hijo en la guerra de las Malvinas y lo único que hace es dar amor. Encontró el amor de su vida en Iván, que desgraciadamente murió a los veinte años en una guerra salvaje, y cuando coincide con su familia, disfuncionalmente tóxica (como casi todas las familias), le da un regalo para cada uno.

SHANGAY ⇒ Es otro personaje que aporta visibilidad trans a nuestra ficción, y eso hay que celebrarlo…
CECILIA FREIRE ⇒ Quiero pensar que esta es mi pequeña contribución a ello. Y las críticas que he recibido las encajo como una boxeadora; me parece bien que ciertos colectivos se hayan levantado para decir que no debemos dar por sentado que una actriz cis interprete a una persona trans, porque yo misma he visto trabajos de valiosísimas actrices trans. Para preparar el personaje recibí mucha ayuda de la ONG Imagina MÁS, incluso visité un polígono industrial para ver a mujeres trans que se ven obligadas a ejercer la prostitución. Lo hago con todo el cariño, respeto y admiración.

“El de El salto de Darwin es el personaje más fascinante de mi carrera de lejos”

SHANGAY ⇒ ¿Por qué es tan especial para ti este trabajo?
CECILIA FREIRE ⇒ Porque después de que me hayan regalado tantos personajes de tímidas simpáticas, Kassandra es un bombón.

SHANGAY ⇒ ¿Llevabas ya dentro esa sexualidad desbordante que rebosa el personaje, y que nunca antes te habíamos visto?
CECILIA FREIRE ⇒ Todas somos todo. Tengo mi parte prostituta y mi parte monja, y entre medias hay una gran gama de colores. En mi vida no interpreto solo un personaje, sería ridículo que en la ficción sí. Una profesora de interpretación me dijo “bendito encasillamiento el tuyo. Porque cuando los directores de casting piensan en una tímida simpática te llaman a ti”.

Pero, al borde de los cuarenta, digo: “chicos, que puedo engordar, adelgazar, teñirme el pelo, tener o no ojos azules… “. Además, según a quien preguntes en mi entorno, te dirá que soy una santa o una hija de puta [risas]. Así que vamos a jugar con todo eso.

SHANGAY ⇒ Tu personaje te permite, además, difuminar las fronteras de género en varios momentos…
CECILIA FREIRE ⇒ Al final, ¿qué es masculino y qué femenino? Es un debate que nos llevaría unas cuantas cervezas. Todos tenemos energía masculina y femenina, igual que somos luz y oscuridad. Es muy interesante investigar esa diversidad, porque muchas veces los límites nos los ponemos nosotros.

SHANGAY ⇒ ¿Estás un poco cansada de interpretar a esas ingenuas simpáticas que tantas alegrías te han dado?
CECILIA FREIRE ⇒ Estoy agradecida porque me han ayudado a pagar el alquiler y la comida de mi hija, no voy a morder la mano que me da de comer. Pero me metí en mi profesión para hacer cosas insospechadas. Y de repente, llegó Kassandra. Una mujer trans, que ejerce la prostitución y es extranjera; exigía una construcción que es un salto mortal. Es la primera vez que siento que el personaje va por delante de mí, su estela es inabarcable.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué no has participado en Física o Química: El reencuentro?
CECILIA FREIRE ⇒ En parte por incompatibilidad de agenda y en parte porque era un ciclo que había terminado para mí. En 2019 cerré tanto mi personaje en La otra mirada como el de Rita en Velvet, y no me considero especialmente nostálgica. Una vez las cosas están cerradas, están bien así. Porque cuando tuve que volver a interpretar a Rita en Velvet Colección, me tuve que volver a ver capítulos de la serie en YouTube, ¡qué perdida de tiempo! [risas].

Terminé Física o Química en 2011, poco tiene ya esa mujer que ver conmigo; mi cuerpo, mi mirada y mi voz han cambiado. Sentía que habría sido como meterme en un traje que ya no me valía. Con la ficción tan fascinante que está surgiendo, hay que mirar al futuro. Aunque, eso sí, guardo recuerdos muy felices junto a mis compañeros de ese momento de mi vida.

“Terminé Física o Química en 2011, poco tiene ya esa mujer que ver conmigo; mi cuerpo, mi mirada y mi voz han cambiado”

SHANGAY ⇒ ¿Cómo recuerdas el fenómeno fan que se desató con la serie?
CECILIA FREIRE ⇒ Fue muy intenso. Porque también todos mis fans eran adolescentes. Supuso un momento de regresión, porque me pasaba el día rodeada de chicos y chicas muy jóvenes. Es muy fuerte que se haya convertido en un fenómeno de culto; no sé cómo habrá envejecido, pero es cierto que en su momento resultó controvertida por algunos de los temas que trataba.

SHANGAY ⇒ Como la que protagonizaba Javier Calvo; Fer es uno de los personajes gais clave de nuestra ficción televisiva
CECILIA FREIRE ⇒ ¡Claro! Que hubiera una pequeña representación del colectivo en la serie para mí era una victoria, porque hay que normalizar. Lo importante es que el tema esté encima de la mesa, se debata y que hablemos. Y que llegue el momento en que sea algo cotidiano, como lo tenemos incorporado en la vida.

SHANGAY ⇒ Ojalá veamos también cada vez más mujeres trans diversas en nuestra ficción, ¿verdad?
CECILIA FREIRE ⇒ Claro. Llega un momento en que no sabes si la realidad copia a la ficción o al revés. Se dan cosas por sentadas que no tienen que ser, y hay que cuestionar los roles. Esta nueva generación de mujeres trans que no forman parte de un gueto está ayudando a que cambien las cosas y a que todas se visibilicen como son.

SHANGAY ⇒ ¿Esperas que tu personaje en El salto de Darwin marque un antes y un después en tu carrera?
CECILIA FREIRE ⇒ Ojalá. Ya puede estar el siguiente en esta línea, porque no hay vuelta atrás, y espero que siente un precedente.

FOTOS: ESMERALDA MARTÍN

EL SALTO DE DARWIN SE REPRESENTA HASTA EL 17 DE ENERO EN NAVES DEL ESPAÑOL, EN MATADERO (MADRID).

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.