19/06/2021 onunla daha iyi ve sıkı partiler geçirerek sikiş gecelere akan beyaz tenli kız geceleri erkek bularak porno ikisi de başka otellere gidip seks yapmaktadırlar porno indir gittiği mekanda olduğunu bildiren bir program sayesinde bakıştığı brazzers porno kızı bulan adam onu ekleyerek derin ve uzun sikiş bir sohbetin ardından onun 18 yaşında çıtır bir azgın hd porno video kız olduğunu anlar kendisinden baya küçük yaşta olmasına rağmen çok sikiş seksi ve yetişkin olan azgınye buluşma teklifi eder sikiş birkaç kez buluştuktan sonra sevgili olurlar porno ve onu gündüzleri sürekli boş olan evine sex video çağırır 18 yaşındaki azgın kızı eve atan anal sex izle adam azgınlıktan fena halde kudurmuş

Mónica Naranjo y los 20 años de ‘Chicas malas’: “Estoy enamorada de mí misma”

28 abril, 2021

En 2021 cumple nada menos que 20 años Chicas malas, el cuarto disco de Mónica Naranjo. El único del que la artista no quiere saber nada, por motivos que ha expuesto públicamente en alguna ocasión.

Pero Chicas malas, que sigue siendo muy celebrado por muches moniquers, va a tener su reconocimiento en su 20 aniversario con una edición especial en vinilo picture disc que verá la luz el 21 de mayo. Excusa perfecta para recuperar el reportaje de portada que dedicamos en Shangay a Mónica Naranjo con motivo del lanzamiento del álbum. Una entrevista que tuvo lugar en el madrileño hotel Palace, y que fue publicada en diciembre de 2001. Así transcurrió uno de tantos encuentros que hemos tenido con la diva.


Dice Mónica Naranjo que ha sido el año más duro de su vida, que no ha parado y que está muerta. Pero llora cuando escucha sus canciones en la radio, lo cual significa que el esfuerzo ha merecido la pena. Más reposada y menos extravagante que en el pasado, la Naranjo utiliza nuevos elementos par seguir alimentando su leyenda: cierta cercanía, un particular sentido del autohalago e importantes dosis de ironía. Llega cantando sobre Chicas malas, aunque “la divi” –defendiendo su terreno como solo ella sabe– parece cada ía más buena.

SHANGAY ⇒ En entrevistas anteriores te definiste como”divina” y “cachondísima”. ¿Cómo definirías a la actual Mónica Naranjo?
MÓNICA NARANJO ⇒ Arrastrada 2001 [risas]. Muuuy arrastrada, porque he ido todo el año con la lengua fuera.

SHANGAY ⇒ ¿Es este el disco que tus seguidores esperaban desde Palabra de mujer?
MÓNICA NARANJO ⇒ Sí. Mónica Naranjo arrasó, Palabra de mujer arrasó y Minage ha arrasado (sigue vendiendo, por debajo de la superficie, poco a poco). Para mí Minage fue un paso importantísimo. Tras el éxito abrumador de los discos anteriores me negaba a hacer lo mismo otra vez; necesito experimentar para sentirme viva. Minage era un proyecto arriesgado pero necesario.

Con la vida tan ajetreada que llevamos los artistas, ¿qué menos que hacer aquello que te apetece? ¿Que para la compañía era un disco complicado de vender? Oye, ese es su trabajo, bastante tengo yo con ocuparme de mis preocupaciones. Estoy convencida de que si no hubiese grabado Minage, que me dio tanta seguridad, no habría podido hacer Chicas malas.

“Si no hubiese grabado Minage, que me dio tanta seguridad, no habría podido hacer Chicas malas”

SHANGAY ⇒ ¿Cómo surgió la oportunida del lanzamiento internacional del disco?
MÓNICA NARANJO ⇒ Estaba en Roma el pasado enero, mentalizada para tomarme este año de relax, cuando de repente me dicen: “Nena, que tea, que te tienes que ir para Nueva York, que tienes reunión con Tommy Mottola [jefazo máximo de Sony]”. Iba en el avión y, mientras me comía un trozo de queso, pensaba “el queso que te van a dar cuando llegues allí, bonita, porque te van a decir que de año sabático, niente de niente“. Obviamente, no me iba a negar a un lanzamiento mundial, que para eso llevo tanto tiempo trabajando como una cabrona, pero lo que no acepté fue su propuesta de sacar directamente un único disco en inglés.

SHANGAY ⇒ Si parece que llevas años con ganas de darle al inglés en condiciones…
MÓNICA NARANJO ⇒ Pues con Tommy Mottola fui clara. Le dije que me parecía muy bien grabar una versión en inglés de mi disco, pero que llevo diez años trabajando el mercado latino y no lo iba a dejar de lado. Lo miro desde el lado de vista del público y pienso que si una artista que ha cantado siempre en español de repente me viene con una propuesta completamente distinta, y encima en inglés, pensaría: “Se ha vuelto loca”.

SHANGAY ⇒ ¿No compartes entonces la actitud de cantantes como Enrique Iglesias, que se han lanzado de lleno al mercado anglosajón cantando en inglés?
MÓNICA NARANJO ⇒ No, no. Es algo que tiene que ver con mi necesidad de controlarlo todo y de ofrecer mi trabajo tal y como yo quiero que se haga. Siempre he dicho que ojalá fuese una artista menos exigente a la que no le importase delegar en otros; sufriría menos y tendría más tiempo libre. Pero de esa manera puedo decir con la cabeza bien alta que todos los discos de Mónica son de Mónica, algo que muy pocos cantantes pueden decir hoy día. Así me pasa luego, que pongo la radio, oigo mi canción y me pongo a llorar. Y pienso: “¡Qué maravilla, qué estupenda!”, y mi madre: “¡Hija, por favor!” Y yo, mientras se me cae el moco, le contesto: “Ay, mamá, tú no sabes cuánto trabajo me ha costado terminar este disco y que suene así!” [risas].

“Ojalá fuese una artista menos exigente a la que no le importase delegar en otros”

SHANGAY ⇒ La teatralidad con la que envuelves todo lo relacionado con tu carrera y tu persona me recuerda al modo de actuar de Rocío Jurado, quien precisamente acaba de grabar una versión de Sobreviviré
MÓNICA NARANJO ⇒ Me estás comparando con alguien muy grande, ¿eh? Y la versión de Sobreviviré me ha encantado; me quedé muerta cuando la escuché por primera vez. Bueno, es que haga lo que haga, es impresionante. Cuando me comparan con ella me pongo más ancha que una vaca, porque me están poniendo al nivel de la más grande.

SHANGAY ⇒ ¿Es esa impostura tan propia de las dos la que diferencia a una cantante de una estrella?
MÓNICA NARANJO ⇒ Vamos a ver, existe la música con alma y la música sin alma. Y una artista debe transmitir esa alma (si la hay). Cuando veo en televisión a una cantante que se limita a mover la boca durante un playback siento que me está haciendo perder el tiempo; para eso me compro el CD y me lo pongo en casa. Por el contrario, al ver a una artista que se mete en su canción e interpreta ese guion que al fin y al cabo tiene su tema, entonces es otra cosa.

Supongo que tendrá que ver con que eso es lo que hago yo, porque si estudié arte dramático fue para saber estar encima de un escenario. Necesito poder decirme a mí misma en todo momento que soy la mejor, y por suerte soy muy polifacética y todo me sale bien. Si no me creyera lo que hago me retiraría de inmediato y me pondría a parir como una coneja, que me apetece un huevo tener Moniquillas.

“Cuando me comparan con Rocío Jurado, me pongo más ancha que una vaca, me están poniendo al nivel de la más grande”

SHANGAY ⇒ En este disco, tu voz recuerda en ocasiones a las de Taylor Dane o Anastacia. ¿Te han podido indido influir?
MÓNICA NARANJO ⇒ Claro, son dos superbestias que me encantan. Como Eartha Kitt, a la que escucho a menudo. Me gusta fijarme en lo que hacen las compañeras que admiro. Yo, que siempre he sido autodidacta, disfruto explorando mi diversos timbres, porque afortunadamente tengo muchos. ¿Cómo no voy a aprender de otras grandes cantantes? A mí me gusta admirar, de los celos paso.

SHANGAY ⇒ ¿Escuchas música de baile actual?
MÓNICA NARANJO ⇒ Lo que más escucho ahora es música clásica; me viene muy para la “depresión post parto”. Ha sido tanta la presión y tan dura la carrera contrarreloj para acabar este trabajo que necesito música que me relaje. El que sí me pongo es mi disco. Bueno, todos los escucho mucho; yo no soy como esos artistas que nunca quieren oírse Estoy enamorada de mí misma, me quiero un huevo.

LA RELATIVIDAD DEL MAL

SHANGAY ⇒ Tus Chicas malas tienes más de sufridoras que de traviesas. ¿Por qué?
MÓNICA NARANJO ⇒ Porque la mujer es muy sufridora por naturaleza, aunque represente el sexo fuerte. Todas las mujeres (y cuando digo todas me refiero a “todas”) [se ríe de su broma maricona] podemos ser muy pícaras y muy malas porque tenemos que sacarnos las castañas del fuego continuamente. Lo cual está muy bien, mola mucho ser mala.

“Mola mucho ser mala”

SHANGAY ⇒ ¿Vas de “chica mala” porque te consideras una de verdad o porque te atrae la actitud de rebelde?
MÓNICA NARANJO ⇒ Siempre he sido igual, vivo a mi aire porque me gusta. Lo cual me ha traído muchos problemas, aunque sarna con gusto no pica. Lo mío es una cuestión educativa: mi madre me inculcó desde pequeña el instinto de autosuficiencia y el de libertad. De modo que yo siempre he sido Yo, una superviviente nata; quien me conoce lo sabe.

SHANGAY ⇒ ¿Disfrutas comprobando que igual que mucha gente te admira otra mucha te detesta?
MÓNICA NARANJO ⇒ Al principio era divertido. Siempre he dicho que cuando una persona que odia tiene dos problemas: odiar y dejar de odiar; allá con sus sentimientos. He sufrido mucho en otras etapas de mi vida en las que lo he pasado verdaderamente mal. Así que después de atravesar un auténtico infierno personal estoy más que curada de espanto y preparada para hacer frente a cualquier problema.

“He sufrido mucho en etapas de mi vida en las que lo he pasado verdaderamente mal”

SHANGAY ⇒ ¿Por qué te aíslas entonces?
MÓNICA NARANJO ⇒ Porque soy así. Me gusta estar con mi gente; mis fiestas son en mi casa con mis amigos, cenando rico y viendo la televisión. Y después, una partida de parchís. O escuchar a mis amigas hablando de la diversidad de pañales que hay en el mercado, ¿por qué no? Yo soy muy persona; estrellitas, en el cielo.

SHANGAY ⇒ Sin embargo, tienes fama de ser de las que obligan a las personas de tu entorno a que te recuerden continuamente lo divina que eres…
MÓNICA NARANJO ⇒ ¡Chorradas! Conmigo se especula mucho; que si soy travesti, que si tengo un genio insoportable…

SHANGAY ⇒ Que si en tu juventud andabas por ahí colocada por las discotecas de bakalao de Valencia…
MÓNICA NARANJO ⇒ ¡Pues ya me dirás tú a mí! Porque hago música disco, pero nunca voy a las discotecas. ¿Drogas? No tomo, no me atraen. Todo lo contrario del sexo, que me vuelve loca.

SHANGAY ⇒ ¿Por qué hay entonces tan poco sexo en tu nuevo disco?
MÓNICA NARANJO ⇒ Supongo que con Minage me pegué todos los orgasmos que me tenía que pegar [risas]. Ahora me toca una etapa más tranquilita.

SHANGAY ⇒ Fuiste la gran triunfadora, junto con Madonna, en el apartado musical de los 1º Premios Shangay. ¿Por qué ese día sí te dejaste ver?
MÓNICA NARANJO ⇒ Porque Shangay es importantísimo para mí. Y es muy cierto lo que dije al recoger los premios, que eran los más importantes que me habían dado en mi vida. Shangay representará siempre mi primera portada en España y un enorme apoyo incondicional que sigue ahí. Lo cual, más que sorprenderme, me resulta misterioso. En muchos medios de comunicación me preguntan qué ve en mí el público gay, y yo siempre respondo lo mismo: “Ni lo sé ni lo quiero saber”. Es una sensación tan maravillosa que ¿para qué analizarla? ¡Si es que me van más los misterios que a un tío! [su poderosa risa inunda el enorme salón Mata-Hari (no podía ser otro) del madrileño Hotel Palace].

SHANGAY ⇒ ¿Cuál es el mejor alimento para la vanidad?
MÓNICA NARANJO ⇒ Chándal y bambas, todo lo contrario de la imagen que suelo dar en público. Así, cuando me arreglo se nota más. Si no trabajo quiero ser Mónica, no “La Naranjo”. Que es la misma persona, solo que con maquillaje. Eso sí, la pose siempre es idéntica, que para algo soy bien chula.


CHICAS BUENAS Y CHICAS MALAS
(“en el aspecto más petardo de ambas palabras”)
SEGÚN MÓNICA NARANJO

3 CHICAS MALAS

1. MADONNA. “Me resulta malísima, porque es divina”.

2. WHITNEY HOUSTON. “Aunque esté muy delgada sigue teniendo mucho poderío”.

3. ANASTACIA. “Es un monstruo divino”.

3 CHICAS BUENAS

1. MARIAH CAREY. Me gusta, ¡pero es de un empalagoso! A ver cuando se quita el ganchillo de la cabeza, necesita un cambio de look”.

2. BRITNEY SPEARS. “Era buena, pero está cambiando mucho. Su nuevo disco es una pasada”.

3. BARBRA STREISAND. “Tiene una voz impresionante”.

También te gustará leer

Alejandro Amenábar finaliza el rodaje de la serie 'La Fortuna': "Es una reivindicación de la buena gente"

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.