18/08/2019

Las canciones de un verano eminentemente urbano

31 julio, 2019

El otro día, un conocido me dijo que tenía clarísima la canción de verano. Le dije “Con altura, ya”. Me miró raro. Ni había considerado que el himno del verano –para mí– de Rosalía, J Balvin y El Guincho tuviera opciones. “No, hombre la de David Bisbal y Juan Magán”, me respondió.

Ni había escuchado Bésame, así que fui a ver el vídeo. Mi cara de horror lo dijo todo, no tuve que darle explicaciones. Y ojo, que ante todo, respeto, cada cual que disfrute en verano –o en cualquier estación– con lo que le guste escuchar y bailar. Pero Bésame, no.

La denominada ‘canción del verano’ hace tiempo que no tiene que ser sinónimo de pachangueo, y eso hay que celebrarlo. Pese a quien pese, Con altura es un temazo que se coronó bastante antes de que escribiera estas líneas a cuarenta grados a la sombra, y es muy indicativa de por dónde van los tiros esta temporada. Y las fusiones con sentido poco tienen que ver con la Magán-Bisbal.

Celebro ver tándems como el de Bad Gyal y Busy Signal (ay, esa hipnótica Santa María), el de Dellafuente y Mala Rodríguez (gracias a Tenamoras podemos olvidar ese reciente despropósito de la Mala llamado Aguante), el de Ciccio y Mueveloreina (qué canalla resulta Barrio La Alegría) o el de Lola Índigo y Don Patricio (Lola Bunny es un nuevo ejemplo de cómo Mimi sabe elegir muy bien a sus partenaires).

“La ‘canción del verano’ hace tiempo que no tiene que ser sinónimo de pachangueo, y eso hay que celebrarlo”

Sí, lo latino triunfa, pero es que lo español en concreto –sin ser yo nada de patriotismos– lo peta este verano. Y lo hace con una filosofía eminentemente urbana que, por suerte, funciona plenamente en playas y chiringuitos. Pues no podemos pedir más. O sí, por pedir que no quede. Que dúos como el de Magán y Bisbal no tengan secuela, a ser posible. Prefiero rescatar siempre que tenga cuerpo de pachangueo Pégate de Ylenia, que me da la vida, tiene muchas menos pretensiones y funciona infinitamente mejor.

Para rematar mi top veraniego, volveré a tres canciones sin las que no voy a poder vivir en estas fechas: Faz Gostoso de Madonna con Anitta –otro tándem de órdago–, Come de Prince –once minutos de orgasmo en los que se escucha de fondo el agua del mar– y Enjoy de Janet Jackson. Servidas por tres iconos a prueba de modas, que a mí me sirven de bálsamo vacacional. Combinadas con las de arriba, el éxtasis, sea urbano o a remojo en la costa, está asegurado. Al menos, el mío.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.