26/09/2020

Lady Gaga crea en ‘Chromatica’ su nuevo refugio para bailar, inspirada en el house de los 90 y los 00

29 mayo, 2020

Lo que se ha hablado de Chromatica hasta que por fin ha visto la luz. Con una campaña de filtraciones previas que, orquestada o no, pareció poner a Lady Gaga de los nervios –y que tanto recordó a la de Rebel Heart de Madonna–, ya es una realidad su esperado nuevo álbum que, como cabía esperar, está generando disparidad de opiniones.

Como sucedió al inicio del confinamiento con el celebrado Future Nostalgia de Dua Lipa, si en algo están de acuerdo todos los fans del pop de estas divas es que un disco como Chromatica se celebra, guste más o menos, por ser una apuesta rotunda por la música de baile. Y es que en estos momentos se agradece mucho el petardeo festivo, sin duda –a pesar de que aún no podamos bailar canciones como estas en nuestros locales preferidos; ojalá pronto–.

No queda muy claro qué tipo de universo es el que ha querido compartir Lady Gaga en Chromatica, pero sí se ve que ha recurrido exclusivamente a la hora de inspirarse a un momento dorado de la música house, la que fue de finales de los 90 a los primeros 00. Y, oye, como todavía no había empezado de manera potente ese revival –apuntado ya, eso sí, en el reciente álbum de Dua Lipa–, pues parece que la moda se viene.

Las polémicas han saltado en Twitter –cómo no– enseguida: que si recuerda en concepto a Confessions on a Dance Floor de Madonna –un clásico intocable que en 2020 cumple 15 años–; que si su colaboración con Blackpink, Sour Candy, se parece en exceso a Swish Swish de Katy Perry –ambas comparten un mismo sample, del tema What They Say, de la productora electrónica LGTBI Maya Jane Coles; que si Babylon es un calco de Vogue –de nuevo la sombra de Madonna, y es que ya circula hasta un mash-up de ambas–.

En fin, a Lady Gaga –que no piensa abandonar su carrera paralela como actriz– lo que le interesa es que se hable del disco, y desde luego lo está consiguiendo. Rain on Me, su colaboración con Ariana Grande, está siendo todo un éxito, y su dúo con Elton John –que muches daban por hecho que sería un baladón– ha dejado a todo el mundo sin peluca, con esa inspiración eurodance a lo Army of Lovers, bien de vocoder y hasta un guiño drum’n’bass.

Si Chromatica sirve para que sus little monsters se empapen de música de la era del french touch, y de clásicos de divas como Crystal Waters o Celeda, pues mira, mejor que mejor. Una cosa está muy clara: cuando volvamos a los clubs, canciones como Babylon van a provocar auténticos sofocos en las pistas de la nueva normalidad.

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.