18/10/2019

Crónica de la cena de nominados de Los 40 Music Awards, donde Rosalía estuvo muy presente… sin estar

13 septiembre, 2019

Anoche se celebró en el Florida Retiro de Madrid una cena para dar a conocer los nominados a la edición de este año de Los 40 Music Awards 2019, que se entregarán en noviembre. Había una concentración importante de estrellas del pop español de distintas generaciones, que tienen en común su importante vínculo con Los 40.

A nosotros nos tocó en nuestra mesa un ilustre invitado, Miki Núñez, hecho un manto de nervios porque apenas faltaban unas horas para el lanzamiento de su primer álbum, Amuza. Nervioso, nervioso estaba, pero también estuvo tan encantador como siempre. Eso sí, echando un ojo al móvil cada cinco minutos, incapaz de controlarse.

Tras un cóctel de bienvenida que invitaba a socializar (con la terraza de fumadores infinitamente más animada que el interior durante esa primera hora), llegó la hora de sentarse. Una cena presidida por una botella de tequila (para cinco personas) no podía resultar aburrida. Así que lo primero que hicimos fue brindar por la inminente salida del disco de Miki, por Los 40 Music Awards y por Shangay, claro. Tras brindar, eché un ojo a la mesa de al lado, donde teníamos a Carolina Durante, y su botella ya estaba casi liquidada…

Con el Florida Retiro decorado por animales y plantas creados por Okuda, la cena transcurrió plácidamente. Con Miki aprovechando cada oportunidad posible para salir a tomar el aire e intentar relajarse con amigas como Alba Reche, que hacían lo posible para echarle un cable. Descubrimos que Miki iba a titular su álbum Arbre (árbol en catalán), y como al final cambió de idea, lo que sí hizo fue tatuárselo en el brazo –ese brazo– izquierdo. Iba muy en sintonía con el deseo de Los 40 Music Awards de recordar su compromiso con el medio ambiente y la diversidad.

En uno de nuestros paseos antes del anuncio de los nominados, fuimos charlando con distintos artistas y comentando con ellos sus looks. Pol Granch triunfó con un colorido mono a rayas blancas y rojas. “Estoy en esa fina línea entre lo cool y el ridículo”, nos dijo entre risas. Pero iba estupendo, así que no cruzó esa línea, puede estar tranquilo. Mimi ‘Lola Índigo‘ se reía cuando le decían que iba estupenda. “¿Has visto los taconazos que llevo? ¡Si es que no sé andar cuando me quitas mis zapatillas… Espero no matarme”. No lo hizo, otra prueba superada. Aitana, siempre tan espontánea, agradecía los halagos a su look ,pero no podía ocultar sus nervios. No porque su amigo Miki estuviera a punto de publicar disco, sino porque aseguraba no tener claro si estaría nominada a los premios. Pues triunfó, ya que parte con cuatro nominaciones (las mismas que Rosalía).

Rosalía fue esa gran ausente que estuvo presente en todo momento. Rara era la conversación en la que no salía, y los vítores cuando fueron anunciadas sus candidaturas fueron tremendos. De momento, lo que escuché es que sí vendrá a la gala. Sería lo suyo, y ojalá se cumpla el rumor –que nos comentó alguien muy de fiar–.

La representación urbana fue importante, y lo cierto es que los artistas del género se mostraron como una piña durante toda la noche. A Rels B, Don Patricio y Alizzz, raro era verlos por separado. Y por allí andaban también Maikel Delacalle, Fusa Nocta, Lalo Ebratt o Paula Cendejas. La música urbana ha triunfado en las nominaciones y se agradece que, por fin, Los 40 se rindan a la evidencia.

Con los postres, empezó la breve gala con que se anunciaron las nominaciones. Mario Vaquerizo, ayudado por los locutores de Los 40 Dani Moreno y Cristina Bosca, fue paseando por las mesas en donde estaban muchos de los artistas con más posibilidades de optar a premio. Una vez decidió que no iba a respetar el guion que debía seguir, Mario se dedicó a repasar anécdotas que había vivido con todos ellos, y así nos fuimos enterado de qué le unía a Vanesa Martín –una furgoneta–, a Macaco –una profesora de canto– o a Aitana –la pasión por el plazo–. Por cierto, hay que destacar a Manuel Carrasco como ganador al estilismo –y peinado– más bizarro de la noche, que no influyó en su facilidad para acumular nominaciones (cuatro).

Una vez conocidos todos los nominados, se rindió un homenaje al artista que más números 1 y más récords acumula en los más de cincuenta años de historia de la cadena musical. Que es nada menos que Camilo Sesto; recordarle resultó muy emotivo, y fue el único momento en que Mario Vaquerizo se puso serio.

Una vez acabó el acto, tocaba seguir bebiendo. Solo los más atrevidos habían acabado la botella de tequila de sus mesas, así que quedaba hueco para seguir socializando mientras caía alguna –o varias copillas–. Blas Cantó era, probablemente, el más emocionado –o el que más lo demostraba– por su nominación. “Quién me lo iba a decir a mí hace un año, cuando vine a esta cena”. Así que sus brindis estaban justificados. Y por allí aparecía una y otra vez Miki, ya con su disco publicado, casi más nervioso que horas antes. Pero con la sonrisa permanente. Una tónica entre los invitados, porque lo cierto es que fue una noche de lo más divertida.

Ahora, a esperar a que llegue el 8 de noviembre para conocer a los ganadores en el Wizink Center. Parten como favoritos, además de Rosalía, Aitana y Manuel Carrasco, Leiva y los Jonas Brothers. ¿Habrá botella de tequila también en sus mesas esa noche?

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.