19/09/2021

Nuestros 20 protagonistas imprescindibles en 2020

18 diciembre, 2020

Doble mérito tienen los 20 personajes que desfilan en las próximas páginas. Porque 2020 ha sido un año extraño, muy distinto, histórico.

Como nos sucede todos los años, se han quedado muchxs fuera. Pero, sin duda, los 20 nombres que hemos seleccionado representan a la perfección las historias diversas que hemos compartido este año, a pesar de las circunstancias, relacionadas con la cultura, el entretenimiento y el activismo.

Historias de éxito, de compromiso, de superación, de orgullo y/o de concienciación que nos han inspirado y aliviado en este 2020 tan complejo.

Son 20 protagonistas de nuestra comunidad LGTBIQ+, y también aliadxs que han demostrado con sus palabras y sus acciones que lo son.

En nuestra web también puedes leer íntegros los reportajes que les hemos dedicado a lo largo de los últimos doce meses. A continuación resumimos –y celebramos– sus testimonios. 20 de 2020.

Eduardo López-Collazo

La Navidad está a la vuelta de la esquina, y con ella, de manera inevitable, vendrán reencuentros, cenas familiares, intercambios de regalos. Toda una serie de tradiciones que pueden poner en peligro la estabilidad de la pandemia de coronavirus. Para saber a qué atenernos, hemos hablado con Eduardo López-Collazo, físico nuclear, inmunólogo y director del Instituto de Investigaciones Sanitarias del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

Da gusto charlar con Eduardo López-Collazo y escuchar atentos todos sus conocimientos acerca del covid-19, por algo vuelve a ser uno de los gais más influyentes del año. “Siempre suelo estar entre los diez primeros y este año, justamente, me han echado para atrás”, cuenta entre risas. “Siempre he agradecido que escojan un científico para estar dentro de esta lista que normalmente cuenta con personas más visibles. Gracias a esto, muchas personas han salido del armario en el gremio”.

Tras la importante repercusión de su libro ¿Qué es el cáncer?, Eduardo López-Collazo ha publicado este 2020 sendos libros acerca de las dos mayores pandemias a las que nos hemos enfrentado, ¿Qué es el VIH? y Coronavirus ¿La última pandemia?

Pablo Alborán

Sí, Pablo Alborán ha salido del armario en 2020. Y que nadie nos venga con “a buenas horas” o “¿pero quedaba alguien que no lo supiera?”. Qué sabe nadie. Provocan rechazo esos comentarios, porque nunca es tarde si la dicha es buena; y sí, había gente que no sabía que es homosexual, algo que él hizo público en un vídeo que, como sus discos, destacaba por lo bien producido que está. Su declaración transmitía la sensación de ser algo muy meditado, y en absoluto hecha pública al azar en pleno mes del Orgullo LGTBI –que tuvimos que celebrar en casa–. Y nos ha enfrentado con un hecho clave: es evidente que la industria del entretenimiento sigue poniendo trabas a la diversidad, tiene miedo a que sus grandes estrellas puedan reportarles menos beneficios si son abiertamente LGTBIQ+. ¿A estas alturas?

Pablo Alborán ha afrontado el vértigo con una aparente calma, la misma que transmite siempre con su música. Ha decidido marcar él los tiempos; siempre lo ha hecho con sus lanzamientos musicales, y también con su salida del armario. Grandes referentes del colectivo también se tomaron su tiempo a la hora de dar el paso, de Ian McKellen a George Michael. Lo importante no es el cuándo en casos así, sino el cómo contribuyen a normalizar ciertas situaciones y estados con su visibilidad. Este 2020 va a ser inolvidable para Pablo Alborán por muchos motivos. Desde luego, el hecho de haber hablado públicamente de su homosexualidad será uno de ellos. El vértigo, ya solo en su música.

No pudo elegir mejor título para el álbum que ha publicado a pocas semanas de echar el cierre a este 2020, Vértigo. Por una vez, Alborán fue noticia, a nivel mundial, por cuestiones extramusicales. Su salida del armario le convirtió, de la noche a la mañana, en todo un referente de visibilidad LGTBIQ+.

Viggo Mortensen

Asegura Viggo Mortensen que siempre se implica todo lo necesario en las promociones de su película. Aunque esta vez ha sido especial, dado que Falling, que protagoniza, es su primera película como director –y productor, y guionista y autor de la banda sonora–“Creo en ella, y quiero que llegue a la gente”, afirmó al estrenarla. Falling es un drama familiar, inspirado por su familia (“a raíz de la muerte de mi madre, empecé a recordar cosas de mi infancia y me decidí a escribirla”), aunque ha querido dejar claro que es una historia de ficción. En su debut como director, se centra en la relación entre un padre misógino, violento, homófobo y machista, y John, su hijo, que, por el hecho de ser gay, ha vivido siempre castigado por él.

Quiso que su personaje fuese homosexual porque “añadiría otra capa a esta historia de confrontación, y crearía otro conflicto entre padre e hijo. Me gustó cómo se fue desarrollando, porque además tienen una hija adoptada, y latina”. Y no deja de hacer patente una reivindicación al mostrar a esa familia con dos padres. “No estoy diciendo que ese modelo de familia sea mejor que el que puedan crear dos personas heterosexuales. La diferencia tiene que ver con la comunicación entre sus miembros, el género es lo de menos. En esa casa se aman, se escuchan, se respetan, se disculpan… En la familia del patriarca de la película no hay flexibilidad, y sí falta de comunicación”.

Es un actor admirado en el mundo entero, y su participación en megaéxitos como El señor de los anillos le abrió las puertas de un público mucho más joven, que también le sigue. En 2020 se ha enfrentado a un gran reto, el estreno de su primera película como director, Falling, en la que interpreta a un hombre gay.

 

Manolo Caro

Tras la gran aventura que supuso La casa de las flores, el mexicano Manolo Caro cambió de registro en su miniserie Alguien tiene que morir. Para evitar comparaciones, decidió probar un nuevo género, rodeado de un grupo de actores entre los que están Carmen Maura, Cecilia Suárez, Ernesto Alterio, Alejandro Speitzer, el bailarín Isaac Hernández, Ester Expósito y Carlos Cuevas.

“Quería ambientarla en un momento de gran opresión social, recuerda. Tras trabajar con Verónica Castro, esta vez quiso disfrutar con otra grande como es Carmen Maura. “Me encanta darle su lugar a grandes ídolos”, confiesa. “Siempre que me preguntan con quién sueño con trabajar, nunca se me ocurren actores jóvenes, o de moda, pienso en las grandes estrellas con que crecí”. En esta miniserie ha querido visibilizar la homofobia que se sufría en la España franquista. “Para mí es importante alzar la voz ante cuestiones que me atañen, y ponerlas sobre la mesa”, explica. “No solo quería hablar de la opresión y la persecución a que sometían a las personas homosexuales en la España de los años 50, quería dejar claro que si miramos la situación en Rusia o en ciertos países de Latinoamérica, por ejemplo, es algo que sigue pasando”. Su intención es clara: “Crecí en un mundo en el que no había personajes en la ficción con los que me pudiera identificar. En México, los únicos personajes homosexuales que veía eran caricaturas”.

A pocos días de terminar el año, Manolo Caro lanzó una noticia bomba. Y es que su próximo proyecto será Érase una vez… pero ya no, la primera serie musical de Netflix en España, con un reparto que incluye a Daniela Vega, Rossy de Palma, Asier Etxeandia, Sebastián Yatra y Nia, la ganadora de OT 2020.

Itziar Castro

Le supo mal no poder dar el pregón en la calle, sintiendo el calor de la gente. Y también llevaba mal ser consciente de que no se podría besar la gente. Ha sido un año diferente, y el Orgullo de Madrid, también. Castro se mostraba orgullosa, valga la redundancia, de formar parte de un grupo de pregoneros diverso. “La lucha no es solo del colectivo, es global”, declaró. La actriz de Por H o por B nos contó que siempre ha sido visible. “Nunca tuve que decirle a mis padres o a mis amigos que era lesbiana. Mi familia siempre me hizo saber que era libre para hacer lo que quisiera, tanto a nivel personal como profesional. Cuando he tenido pareja, la he presentado en casa sin más. Y tengo una profesión en la que el colectivo LGTBI es muy visible, así que nunca he sentido ningún trauma”.

Se siente feliz de ser ejemplo de cómo la visibilidad siempre es positiva. “Lo más importante en esta vida es ser uno mismo”, declaró. “Si escondes cualquier cosa, sea tu orientación sexual o tu ideología política, al final te acabas engañando y terminas siendo infeliz. Cuanto mejor estemos con nosotros mismos, mejor nos relacionamos con el mundo”. Y si se siente bien consigo misma es porque es una mujer libre. “Nunca he tenido miedo porque me siento orgullosa de cómo soy. Y también porque he tenido siempre el apoyo de mi gente… Es una suerte muy grande”.

Fue unas de las pregoneras del MADO Madrid Orgullo 2020. Sin duda, una edición muy especial, marcada por la pandemia, en la que el pregón tuvo que emitirse vía streaming y no hubo celebración en las calles. Itziar Castro participó orgullosa, y supo transmitir sus mejores deseos sin perder la sonrisa en ningún

Sam Smith

El amor duele. Y fluye. Lo sabemos todes, y Sam Smith siempre encuentra inspiración en ese hecho. Si en discos anteriores cantaba al amor no correspondido, en esta ocasión ha declarado que Love Goes es su primer disco que habla del dolor tras una ruptura. El camino hasta este álbum no ha sido precisamente de rosas para Sam Smith. Recordemos que en primavera tenía que haber visto la luz To Die For, álbum que canceló en el último momento porque consideró que no era responsable lanzar un disco con ese título en tiempos de coronavirus. Así que quiso tomarse su tiempo para replantear su nuevo proyecto, convertido en Love Goes. Lo publicó recientemente, y decidió apostar, una vez más, por la balada sentimental y melancólica –que tan bien se le da– y no tanto por los temas bailables.

En una entrevista al Sunday Times británico, reveló que su dismorfia corporal fue el detonante de que se diera cuenta de que era no binario. Y asegura que le encanta pensar que su cuerpo ha jugado una parte importante en el proceso de tener clara su identidad de género. El exitoso artista de 28 años hace tiempo que no tiene ningún problema en hablar abiertamente de cuestiones como el género. Cuando hizo público que es una persona no binaria, dio muchísima visibilidad al tema de la identidad. Y, en cierto modo, Smith se ha convertido en abanderade de muchas personas no binarias que agradecen que este tema se trate por fin en medios generalistas.

Se ha abierto en canal este año, y ha querido compartir sus dudas y anhelos a través de sus redes sociales. La cuarentena le hizo replantearse el disco que iba a publicar, de manera que decidió retrasar su lanzamiento. Finalmente, en otoño de 2020 vio la luz Love Goes, un disco con el sello inequívoco de Sam Smith.

Joan Matabosch

El Teatro Real fue el primero del mundo en representar una ópera tras el confinamiento, La Traviata, el 1 de julio. Una quijotada que parecía de locos. Ahora es de los pocos, si no el único, que sigue con su curso habitual. Fue empeño personal de Joan Matabosch, su director artístico: “Tuvimos muy claro que era nuestra responsabilidad hacer todo lo posible para recuperar la normalidad cuanto antes. Desde luego, era crucial que el proceso se llevara a cabo con todas la medidas de seguridad para los implicados: coro, orquesta, técnicos del teatro, administrativos, actores, bailarines y público. Por eso se convocó a un comité de expertos integrado por destacados médicos epidemiólogos de diversos hospitales de Madrid. Con el apoyo y el entusiasmo de Gregorio Marañón (presidente del Teatro Real), Ignacio García-Belenguer (director general), Bernat Vidal (secretario general) y los equipos artísticos y técnicos que tengo el privilegio de liderar. Sin ellos nunca hubiéramos logrado la proeza de recuperar la actividad, y convertirnos en uno de los pocos teatros del mundo capaces de demostrar que se puede hacer. El otro motivo por el que dimos el paso fue por el respeto por los artistas y por el público. Ambos han puesto mucho de su parte. No ha sido fácil, pero hemos logrado subir al escenario una nueva producción de Rusalka que ha sido la envidia de muchos teatros”. Y ahora llega también un nuevo Don Giovanni. No es extraño que todo el planeta, con los teatros cerrados, esté mirando al Real.

No es exagerado: el mundo entero mira al Teatro Real para copiar su modo de seguir adelante en un momento crítico como este. Un teatro que, por otro lado, mantiene su compromiso LGTBI año tras año: “Abogamos siempre por la visibilización en nuestra programación. Como el estreno de Lessons In Love And Violence, de George Benjamin”.

Róisín Murphy

Róisín Murphy es una máquina. Lo tiene tan claro que ha titulado su más reciente álbum Róisín Machine. El disco más alabado por crítica y público desde Overpowered (2007). Un trabajo en el que celebra, con honestidad y gran inspiración, su amor por la música de baile en general, y la disco en particular.

Róisín Machine es un trabajo peculiar. En él, la Murphy ha sabido dar forma, junto a DJ Parrot, a una sesión non-stop en la que ha rescatado canciones como Simulation o Jealousy, que suenan perfectamente integradas en un disco que nos descubre joyas como Selfish Mademoiselle. Un trabajo que remató durante la cuarentena, un tiempo en el que se mantuvo especialmente activa, con impagables directos desde su casa que nos animaron muchos ratos durante esas complicadas semanas. “En el disco predomina un tono oscuro de principio a fin. Quise revisitar mis orígenes, y la escena de la que provengo, con una gran honestidad”, explica. “Hay canciones potentes en él que muestran lo apasionado que es el disco, y son a las que el público está respondiendo, porque vivimos en un momento de vacío y de ausencia de pasión en general. El álbum está pensado para que te introduzcas en él como si fueras a un club, cierres la puerta tras de ti y te sumerjas en la experiencia”. Murphy, que afirma que siempre se ha sentido drag queen, especifica: “Ese club imaginario al que me refiero es gay, por supuesto. Si escuchas mi disco y no eres gay, debes fingir que lo eres”.

Muy llamativo resulta que en el año en que apenas hemos podido bailar en clubs, hayan sido muchas las artistas que han lanzado trabajos impecables anclados en la música disco, el house y otros estilos electrónicos. Y es que en esta página también podrían haber encontrado su hueco Dua Lipa o Jessie Ware, por ejemplo.

Najwa

Se había hecho de rogar, pero a principios de este 2020 vio la luz Viene de largo. El primer álbum de Najwa en seis años. Encontró el proyecto que le apetecía defender, y así, cuando llegó la cuarentena, además de verla en series como Vis a vis: el oasis y La casa de papel, sus fans pudieron deleitarse con sus nuevas canciones. Solo le dio tiempo a hacer dos presentaciones, en Madrid y Barcelona, poco antes de que se declarara el estado de alarma. Resultaron perfectas para el momento que venía, por su punto apocalíptico. La entrevistamos cuando publicó el disco y, como es habitual en ella, nos regaló un puñado de declaraciones de esas que solo podrían salir de la boca de Najwa: “No pesan los kilos, pesan los años”, “Rosalía me pone las pilas”, “Que ahora caduque todo tan rápido me parece maravilloso”, “Críticas molestas me han hecho toda la vida, siempre me he sentido como una sparring”… Ahora queda comprobar si dará una segunda vida a estas canciones en 2021. Con Najwa, nunca se sabe.

Profética resultó una de las canciones de su último disco, publicado en febrero, Viene de largo. Su tema Madrid vacío se convirtió en un himno underground de la cuarentena, y un nuevo clásico en su trayectoria musical.

Melanie C

Melanie C ha apostado por el pop electrónico en su álbum homónimo, y la verdad es que le ha sentado de maravilla hacerlo. El deseo de seguir compartiendo mensajes de empoderamiento, una clave en su carrera desde que se encomendó al girl power, permanece intacto. Y ha evolucionado, al igual que ella, pero sigue siendo una de las señas de su identidad como artista. “Este disco ha sido mi salvación en plena pandemia”, nos confesó. “He estado muy activa en redes y me ha venido bien. Porque cuando paro, en ocasiones me entra el bajón. Estoy feliz de mantenerme ocupada”. Y nos aseguró que lo único que tuvo que hacer para plasmar su evolución como artista fue dejarse llevar por su corazón. “Quería que mi disco sonase muy positivo, y creo que ha salido en el momento perfecto, porque estamos viviendo tiempos duros. Me encanta ver cómo ayuda a la gente a distraerse”.

La Spice Girl se ha reconciliado con su pasado y celebra el momento de estabilidad en el que se encuentra con su octavo disco, homónimo, en que ha buscado cierta redención en la pista de baile.

Blas Cantó

No ha sido un año fácil para Blas Cantó. Aunque no nos cabe duda de que él ha salido fortalecido, a todos los niveles. Poco después de que se cancelase el festival de Eurovisión, que debía celebrarse en Róterdam, compartió en redes que había fallecido su padre, un golpe durísimo. Y su abuela también nos dejó poco antes de despedir el año. No pudo defender Universo en el eurofestival, pero sabe que tendrá una segunda oportunidad, con una nueva canción, en la edición de 2021. No siempre podemos disfrutar de segundas oportunidades en la vida, así que seguro que sabrá aprovechar ese regalo, en un año también en que ha utilizado sus redes sociales para mostrarse más comprometido que nunca y denunciar situaciones homófobas que, sin duda, no tienen cabida en su universo.

Ha hecho historia eurovisiva, aunque a su pesar. La irrupción de la pandemia obligó a suspender el festival de Eurovisión, en el que debía habernos representado, y su canción Universo se quedó en el limbo.

 

Gabriel J. Martín

En 2020, Gabriel J. Martín, todo un referente en psicología afirmativa gay, no solo vio cómo se incrementaban las peticiones de citas por parte de sus pacientes. La cuarentena causó estragos en muchos, pero también es cierto que la aparición de su último libro, Gay Sex, contribuyó a hacer mucho más amena y didáctica la desescalada para sus lectores. Este año lanzó su manual de sexo para hombres gais, y él mismo se planteó que era un libro que llegaba tarde –aunque más vale ahora que nunca–. “Si yo hubiera sabido hace veinte años lo que sé ahora, con lo que he aprendido escribiéndolo, mi vida sexual habría sido infinitamente mejor; me habría evitado la mitad de complejos y tonterías”. Es una apuesta más de Martín en su lucha por ayudarnos a liberarnos de muchos prejuicios que, sin duda, inhiben. “Hay que follar más alegremente”, nos dijo cuando le entrevistamos. Si es el consejo de un experto, habrá que intentar seguirlo.

Sus libros se han convertido en manuales imprescindibles para muchos lectores gais. Tan didácticos como divertidos, logra con ellos responder a cuestiones diversas que no pocos hombres gais se hacen en su día a día.

 

Algora

El primer single que lanzó de su último álbum, Drogas nuevas, es una de las mejores canciones de su carrera hasta ahora. Algora se mostraba especial-mente contento de Un extraño entre las rosas cuando nos lo presentó (“el más directo de mi carrera”). ¿De qué ha querido hablar en él? “De sentirse raro, solo y vacío en un mundo que va muy rápido, que te pertenece pero que a la vez sientes ajeno. Las rosas del título representan la urgencia, la belleza efímera”. Asegura que a través de la música ha ganado seguridad y ha ido sintiéndose menos raro, pero continúa denunciando la discriminación que en determinados sectores de la industria musical sufren los artistas LGTBI. No por ello se rinde, ni mucho menos. Acaba de lanzar Solo tengo ojos para ti, junto a Megane Mercury, y ha iniciado una campaña de crowdfunding para sacar adelante su próximo álbum, en el que ya tiene todas sus energías puestas.

No ha podido llegar a presentar en directo como le hubiera gustado su quinto álbum, Un extraño entre las rosas, así que ha decidido mirar hacia adelante y comenzar a trabajar en su próximo disco. Bien hecho.

Beatriz Luengo

El mismísimo Maluma se ha pronunciado sobre su (viral) versión de Hawái, que en solo tres días consiguió ocho millones de reproducciones: “Es mejor que la mía”, dijo entre risas el colombiano en Los 40 Principales. Y es que Beatriz Luengo –felizmente embarazada de su segunda hija, que se llamará Zoe– es también una de las reinas de los nuevos canales de comunicación. Su versión de Maluma no fue lo único suyo que se ha hecho viral en este 2020 que ahora termina. Durante el confinamiento aprovechó las redes sociales para estar cerca de su gente. Para nosotros grabó un maravilloso vídeo (que puedes ver en Shangay.com) con una sorprendente versión de Sámbame, de la recordada serie UPA Dance, y su libro arrasa online. “Ya va por la octava edición por como uso en las redes mis textos. Cada vez que pongo un post con algo del libro se coloca número 1; se están abriendo nuevos canales para la literatura”, nos dice feliz.

Las redes ‘soplan’ a su favor, y este año las encandiló con su respuesta a uno de los hits del año, Hawái de Maluma. Versionó para nosotros uno de sus clásicos en el Orgullo, y su último álbum acumula más de 100 millones de streams.

Stefano Sannino

Así, sin más, ‘el embajador’. Stefano Sannino fue mucho más que el embajador de Italia en España. Fue el gran embajador que la comunidad LGTBI ha tenido (y posiblemente tendrá) en España. Durante su ‘mandato’, la embajada estuvo abierta para todos, pero especialmente para la comunidad trans, con la que se volcó desde el primer día. Durante estos cuatros años, fueron muchas las personas transgénero que se codearon de tú a tú con representantes de los más altos sectores sociales, a los que pudieron contar de primera mano su realidad. En una de las fiestas por el Día Nacional de Italia, dedicó parte de su discurso a ese tema. Pero su labor estos años fue mucho más allá de lo que pasó entre las paredes del palacio de la embajada, donde propició la integración de muchas personas en el mundo laboral. Él no quiere que se sepa, y lo respetamos. Pero nuestra labor es informar a nuestros lectores de todo. Dicho está.

Su legado es imborrable. Su marcha, una verdadera pena. Tras cuatro años como embajador de Italia, Stefano se nos fue, y ahora ejerce sus funciones en Bruselas. Solo nos consuela que allí puede estar con su marido, Santiago

Mili Hernández

Mili Hernández, activista y fundadora de la librería Berkana en Chueca, ha soplado a finales de este 2020 las 25 velas con las que celebra el aniversario de la editorial Egales, la primera especializada en literatura LGTBI en España y Latinoamérica. “Cuando abrí la librería en 1993 me di cuenta de que las editoriales generalistas, salvo algunas excepciones, no tenían los libros que el colectivo requería. Las lectoras y los lectores buscaban una literatura donde encontrar respuestas a preguntas que todavía se hacía mucha gente. Así que no nos quedó más remedio que montar una editorial”, explica. La crisis del coronavirus le ha obligado a adaptarse y apostar más por la venta online, y aunque supone un bache más en el camino, Mili Hernández no se rinde. “Estamos utilizando mucho la imaginación. Seguimos resistiendo como podemos, y creo que vamos a poder seguir adelante”.

Mili continúa regentando junto a su mujer, Mar, la mítica librería Berkana. Un refugio de cultura LGTBI que incluso durante la pandemia ha continuado con su efervescente –y segura– actividad, apoyando la literatura queer.

Eduardo Navarrete

Este ha sido un año muy especial para el joven diseñador, que, como todo el mundo, se ha tenido que adaptar a las circunstancias, en muchos momentos complicadas. En el primer trimestre de 2020 participó en una campaña muy especial, una campaña solidaria llamada ‘Para corona la nuestra’, en colaboración con Apoyo Positivo. Diseñó una camiseta de edición limitada, y parte de sus beneficios iban destinados a ayudar a trabajadoras sexuales trans. Y en plena cuarentena fue pionero a la hora de diseñar mascarillas, que se convirtieron enseguida en artículos muy deseados, porque son inequívocamente Navarrete. Sin duda, un acierto por su parte. Como lo fue también apostar por una presentación online de su colección veraniega, porque el streaming se ha convertido en 2020 en el mejor aliado de los diseñadores para mostrar sus creaciones al mundo. Y Eduardo Navarrete siempre crea tendencia.

El diseñador no se ha dejado arrastrar por la apatía, ni mucho menos, en un 2020 que siempre será inolvidable. Al contrario, se crece ante las adversidades y lo ha demostrado en un año en el que se ha sabido reiventar.

 

Íñigo Aguas

Su debut en la ficción ha llegado en dos partes. La primera, Los cuerpos de la habitación roja, vio la luz en febrero, promocionada como la primera novela juvenil erótica y gay publicada en España. Llamó la atención la campaña, y ayudó, sin duda, lo fotogénico que es Íñigo Aguas, que tiene una cosa muy clara: “Que el lector se ponga cachondo con ella es un piropo”. Logró su objetivo con creces, y los muchos fans de su primera obra han tenido que esperar hasta finales de año para conocer el desenlace de la historia, que ha contado en su continuación, Los cuerpos de las últimas veces. Tan buena ha sido la recepción de ambas que recientemente se ha anunciado que Boomerang TV ha comprado los derechos de la bilogía, que se convertirá en una serie televisiva. Sin duda, es una gran noticia también por el hecho de que supondrá que aumente la visibilidad LGTBI en nuestra ficción. Cuanta más, mejor.

Podría trabajar perfectamente como modelo, pero a este joven estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas lo que le apasiona es la literatura. Y la bilogía que ha publicado este año ha sorprendido a muchos.

 

Joshua Velázquez

Se coronó como ganador de la tercera edición de Maestros de la costura cuando llevábamos poco más de dos semanas de confinamiento. Tal vez eso contribuyó a que esa final fuera la más vista de la historia del programa. El canario levantó el codiciado maniquí de oro; también se hizo con los 50.000 euros en metálico del premio y con un curso de Diseño de Moda en la Universidad Politécnica de Madrid (que actualmente está realizando). A sus 28 añitos, el aprendiz ha demostrado ser un conquistador nato que quiere consolidarse en el mundo de la moda. Pero también en la televisión, donde estamos convencidos de que va a seguir asomándose a menudo. Y aunque se define como un gay que siempre ha seguido sus “propios caminos y pensamientos” dentro el colectivo, no se quiere desentender de la lucha LGTBI. “Todo lo que sea ayudar a los demás y que esté en mi mano, lo voy a hacer”. ¡Bienvenido seas!

Además de la costura, a Joshua también le apasionan la música y los escenarios. “Canto y actúo…, a lo largo de mi vida he pasado un montón de castings. Si algo realmente te gusta, suma. Y si te hace sentir bien, debes hacerlo”.

Toni Acosta

Tiene muchos registros. Pero este año se ha consagrado como mucho más que una señora del (h)AMPA. Es toda una ‘reina del humor’ en el cine, el teatro, las redes, la radio o la televisión. Actriz de raza –con más de veinte años en los escenarios–, es ahora cuando todos quieren tener a Toni Acosta. Nosotros podemos presumir tener a una ‘chica Shangay’ en la familia. Por eso nos fuimos con ella a La Palma para nuestro Shangay Voyager de otoño: Allí nos desveló su secreto: “Siempre quise ser una actriz todoterreno, tocar todos los palos. Me gustan todos los medios, no quiero renunciar a ninguno. Es cierto que, a los que teníamos inquietudes más allá del audiovisual convencional, el confinamiento nos dio una ventanilla para acompañar a la gente, como pasó con el programa de radio que hacemos Silvia Abril y yo. Esto es lo que siempre he querido hacer”.

Mujer positiva, está en su momento de gracia: “El confinamiento nos ha quitado muchas cosas, pero también nos ha servido para recuperar otras. Mi relación con Shangay es una de ellas. He eliminado los malos rollos de mi vida”.

También te gustará leer

Christina Aguilera: 40 años en 40 gifs

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.