28/05/2020

Así eran las concursantes de ‘OT 2017’ antes de entrar en la academia

13 julio, 2018

Son muchos los exconcursantes de OT que, tras su paso por la academia, se han hecho un hueco en el mundo de la música. Operación Triunfo (el título no puede ser más obvio) pretende que sus concursantes triunfen y sean estrellas. Sin embargo, esto es algo que los participantes del talent show llevan intentando años. Si no que se lo digan a Mireya, Ana Guerra, Miriam, Aitana o Amaia.

Hemos estado investigando y hemos encontrado documentos audiovisuales que prueban que los ex triunfitos llevan años luchando por alcanzar el éxito. Videoclips caseros, covers de canciones subidas a YouTube o actuaciones en bares para ganarse un dinerillo. Así es el pasado de las concursantes de OT.

Mireya Bravo, cambio de estilo y de estilismo

Mireya Bravo, la malagueña que dio el toque Fergó a esta última edición de Operación Triunfo, ya tenía experiencia en televisión porque había participado en el concurso musical de Canal SurSe llama copla.

Ahora se estrena con su primer álbum en solitario, Corazón vendío, cuyo single es un tema homónimo con un estilo musical muy distinto al que nos tenía acostumbrados. Ritmos latinos, base reguetonera y letra pegadiza son los ingredientes principales de esta nueva canción con la que nos sorprende Mireya.

Sin embargo, y por fuerte que parezca, este no es su primer videoclip. La Bravo grabó hace cinco añitos un vídeo versionando una de las canciones más míticas de Rocío Jurado, Se nos rompió el amor. No tiene ningún desperdicio. Y no es que ella cante mal, que de sobra ha demostrado que no, sino los planos, la forma en la que está grabado y la edición. Moviemaker y Paint dan mejores resultados si sabes encontrar los tutoriales adecuados en YouTube. Todo muy desastroso.

Si comparamos los dos videoclips (si es que al segundo se le puede llamar así), podemos ver muchos puntos en común por imposible que parezca. A Mireya no le quites los tacones ni los vestidazos porque esa no sería ella. Y si, vestidazos, en plural, porque en cuatro minutos de vídeo se cambia más de cinco veces de modelito. ¡Y qué modelitos! Hay que hacer una mención especial a los tirabuzones y la cinta del pelo que lleva cuando canta por la Jurado. Gracias a la vida y a su equipo de peluquería, en este último vídeo está mucho más sencilla, y eso la favorece.

Salvando las distancias y aplaudiendo el trabajazo que hay detrás del videoclip de Corazón vendío, echamos de menos algunos detalles que nos chirrían por cutres. ¿De verdad había que maniatarla con una bufanda del Primark? Un lazo de la mercería más cercana habría quedado mejor, pero vista la evolución de un videoclip y de otro, no nos podemos quejar. En este nuevo vídeo ya no hay rastro del zoom sin sentido, del tembleque de la cámara ni de las transiciones aleatorias, y se agradece.

Mireya, brava!

Ana Guerra, de la reina del pop a la Bikina

Ana Guerra es quizás la concursante que más estilos interpretó dentro de la academia de Operación Triunfo: bolero, balada, reguetón, pop, salsa…, con los que demostró su versatilidad. Cautivó al público y se convirtió en altanera, preciosa y orgullosa y dejó de ser Guerra para ser War, un nombre mucho más internacional. ¿Habrçia triunfado Ricky Martin si hubiese firmado su primer disco como Ricardo Martín? Probablemente no. Ya lo dijo Paquita Salas en su fashion drama, “Uno espera del nombre de una modelo un poquito de glamour…”. Pues lo mismo con todas las profesiones mediáticas.

Ana War de glamour va sobrada, no cabe duda. Sin embargo, a la Ana Guerra de hace unos añitos quizás sí que le faltaba un poco. En su último hit la vemos soltarse la melena junto a Juan Magán creando lo que podría ser la canción del verano.

Sin embargo, no hace tanto que la canaria estaba en las costas de su tierra intentando versionar una de las canciones más conocidas de La oreja de Van Gogh. Estilismo de los 2000 con el que probablemente se echara más de una “foto Tuenti” y bailecito tímido. Así es el vídeo con el que Ana Guerra se sentía “la reina del pop”.

Cualquiera diría que esta cantante es la misma que la que deslumbró a todos con sus actuaciones y números de baile en OT. Que alguien les diga a los editores de vídeos que dejen de usar transiciones predeterminadas porque ¡sorpresa! quedan fatal. Aunque el videoclip de Ni la hora tampoco nos encanta: poca variedad, mucha publi y demasiado simple para la que es la colaboración del momento, es evidente lo mucho que ha mejorado la Bikina.

“Lejos, ya no quedó ni el reflejo” de la Ana Guerra de aquellos años.

Miriam Rodríguez, hay algo en ella que no ha cambiado

Miriam Rodríguez, a la que llaman “la leona”, igual que el título del último trabajo de King Jedet, empezó siendo una de las menos queridas de la academia pero, contra todo pronóstico, acabó convirtiéndose en tercera finalista. Suponemos que por eso mismo la llaman “la leona”, porque supo comerse a casi todos sus compañeros. Aunque seguramente también por su pelo voluminoso y su obsesión por las chaquetas de domadora. Fue su prenda fetiche durante toda la edición.

Miriam siempre ha sido de montarse sus películas en casa. Desde el sofá y viendo la serie de FOX Vis a Vis, soñaba con formar parte de ella y acabó haciendo la canción oficial de la tercera temporada. Todo un éxito personal pero también profesional: ya lleva más de siete millones de reproducciones en YouTube y otras tantas en Spotify.

Un videoclip sencillo, muy a su estilo de guerrera y luchadora. Pero este no es el primer vídeo que protagoniza la gallega. Hace un par de años, Miriam grabó una canción propia y claro, quiso que esta tuviese sus imágenes. Me cansé de esperar, que así es como se llama la canción, está bastante mejor que lo que hemos podido ver de sus compañeras. Se nota que aún no había recibido clases de los Javis, y es que sus dotes de interpretación dejan un poco que desear, pero aun así se lleva nuestro aplauso.

Hay que tener en cuenta, todo sea dicho, que no hace tantos años de este vídeo. Nada que ver con Ana War o Mireya. Punto y minipunto para la leona.

Aitana Ocaña, it's all about the money, money, money

Aitana, la que fuera segunda finalista de OT 2017, es como Bisbal: la que más está triunfando. Después de sonar en todas las discotecas con su éxito compartido, Lo malo, y de irse a Los Ángeles a trabajar en su primer álbum, la catalana apunta maneras para ser la diva del pop que España se merece.

Aunque todavía no ha sacado ningún vídeo en solitario (estamos a la espera de que estrene el videoclip de Arde), sí que hemos podido ver cómo se defiende en un rodaje Aitana. Cuando grababa para la canción compuesta por Brisa Fenoy, se la veía más o menos suelta y natural, como es ella.

Nada demasiado distinto a lo que hemos podido encontrar sobre ella navegando por la red. Hace unos años, la ex triunfita subía un sencillo cover del primer hit de Jessie J, Price Tag. Cero adornos ni intentos fallidos de hacer un videoclip casero. Aitana se sentaba delante de la cámara con un fondo medio mono cantando. Guitarra y voz, nada más. Un acierto teniendo en cuenta que en ese momento ella no tenía a su disposición los medios de producción necesarios para montarse un set en casa. It’s all about the money, money, money.

Amaia Romero, dame un ukelele y moveré el mundo

Amaia de Navarra, de España y del mundo, la que fue la ganadora de esta última y renovada edición de Operación Triunfo, supo conquistar a la audiencia con su voz pero también con su humor sin intenciones. “¿Pero qué rollo surfero si yo soy de Pamplona?” o “Bua, me encanta mirar a los aspersores” son algunas de sus frases más míticas.

Es una ganadora de OT atípica. Ella es más indie y flamenca, más de actuaciones acústicas en festivales que de grandes performances en estadios. Le interesaba bastante poco Eurovisón, pero se codea con Rosalía, la artista alternativa del momento. Una bomba de relojería, vamos.

Aunque sí que grabó el videoclip de Tu canción junto a Alfred, preferimos analizar aquí sus actuaciones en directo, como el concierto que dio en el Primavera Sound.

Guitarra en mano y acompañada de una banda de músicos, supo cautivar al público que disfrutaba de uno de los festivales más importantes a nivel nacional. Sin embargo, la pamplonica siempre ha sido de instrumentos de cuerda y desde muy pequeña se veía su potencial.

Menos es más, y Amaia y Aitana lo han demostrado desde sus inicios. Cero rimbombancias y ediciones estrafalarias. Voz y un instrumento. ¿Será por eso por lo que las dos quedaron en primera y segunda posición respectivamente?

x

Shangay

Toda la actualidad LGTB + Cultura + Sexy + Ocio. Contenidos exclusivos cada semana en tu correo.